Nue­va di­mi­sión en el PSOE

El his­tó­ri­co so­cia­lis­ta as­tu­riano An­to­nio Tre­vín si­gue los pa­sos de Eduar­do Ma­di­na y tam­bién anun­cia que de­ja el ac­ta de dipu­tado por dis­cre­pan­cias con Pe­dro Sán­chez

La Voz de Galicia (Barbanza) - - España - ENRIQUE CLEMENTE

El pri­me­ro que dio el pa­so fue Eduar­do Ma­di­na. Ayer lo hi­zo An­to­nio Tre­vín, que tam­bién di­mi­te co­mo dipu­tado. Am­bos se sig­ni­fi­ca­ron por su apo­yo ac­ti­vo a Su­sa­na Díaz en las pri­ma­rias, en las que la pre­si­den­ta an­da­lu­za sa­lió cla­ra­men­te de­rro­ta­da. El go­teo de re­nun­cias son un re­fle­jo de las he­ri­das que que­da­ron abier­tas tras el con­gre­so fe­de­ral en el que Pe­dro Sán­chez re­fren­dó su li­de­raz­go. Tan­to Ma­di­na co­mo Tre­vín ha­bían si­do re­le­ga­dos por la nue­va di­rec­ción so­cia­lis­ta.

El ex­pre­si­den­te del Prin­ci­pa­do de As­tu­rias anun­ció ayer que en sep­tiem­bre de­ja­rá su ac­ta des­pués de seis años en el Con­gre­so por dis­cre­pan­cias con la lí­nea po­lí­ti­ca que es­tá si­guien­do el par­ti­do con Sán­chez al fren­te. Tre­vín jus­ti­fi­có su re­nun­cia por el cambio en la «es­tra­te­gia par­la­men­ta­ria» que ha lle­va­do a ca­bo la nue­va di­rec­ción, que, di­jo, con­si­de­ra le­gí­ti­mo tras la vic­to­ria de Sán­chez, pe­ro no com­par­te. Por tan­to, «lo más ho­nes­to es dar un pa­so atrás», pa­ra em­pren­der «una nue­va eta­pa per­so­nal y pro­fe­sio­nal».

Con­fron­ta­ción

Aun­que, aña­dió, que por leal­tad al par­ti­do se­gui­rá de­fen­dien­do sus con­vic­cio­nes in­ter­na­men­te co­mo mi­li­tan­te de ba­se, por­que «el PSOE es un ins­tru­men­to im­pres­cin­di­ble en la ar­qui­tec­tu­ra po­lí­ti­ca e ins­ti­tu­cio­nal de Es­pa­ña y pa­ra la de­fen­sa de los tra­ba­ja­do­res y co­lec­ti­vos con más di­fi­cul­ta­des so­cia­les y eco­nó­mi­cas». Tre­vín ale­gó tam­bién que tam­po­co le gus­ta la nue­va cul­tu­ra po­lí­ti­ca que se es­tá ins­tau­ran­do en el PSOE, don­de la fra­ter­ni­dad en­tre mi­li­tan­tes, que siem­pre ha si­do unas de sus se­ñas de iden­ti­dad, es­tá sien­do sus­ti­tui­da por la con­fron­ta­ción.

El po­lí­ti­co as­tu­riano afir­mó que no quie­re con­ver­tir­se «en una mo­les­tia pa­ra su pro­pio gru­po» por-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.