Ber­lín crea una uni­dad po­li­cial pa­ra di­ri­gir la lu­cha an­ti­te­rro­ris­ta

Un con­duc­tor men­tal­men­te ines­ta­ble cau­sa la alar­ma en Bruselas

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional -

Ale­ma­nia se es­tá pre­pa­ran­do pa­ra un es­ce­na­rio co­mo el de los aten­ta­dos coor­di­na­dos de Pa­rís y Bruselas. Y pa­ra di­ri­gir y coor­di­nar la res­pues­ta de las fuer­zas de se­gu­ri­dad en ca­so de un ata­que te­rro­ris­ta múl­ti­ple pu­so en mar­cha ayer una nue­va di­rec­ción de la Po­li­cía Fe­de­ral.

El mi­nis­tro de In­te­rior, Tho­mas de Mai­ziè­re, in­di­có que las fuer­zas de se­gu­ri­dad de­ben adap­tar­se a los cam­bios que se han pro­du­ci­do en los úl­ti­mos años con la lle­ga­da del te­rro­ris­mo yiha­dis­ta a Eu­ro­pa. Los ope­ra­ti­vos son mu­chos más «com­ple­jos» cuan­do se ha de res­pon­der a va­rios ata­can­tes con di­fe­ren­tes ti­pos de ar­ma­men­to y en múl­ti­ples lo­ca­li­za­cio­nes, in­for­ma Colpisa.

El pre­si­den­te de la Di­rec­ción 11, Olaf Lind­ner, has­ta aho­ra co­man­dan­te de la uni­dad an­ti­te­rro­ris­ta GSG9, ha­bló por su par­te de un «de­ci­si­vo pri­mer pa­so» den­tro de un «lar­go ca­mino» por «te­rri­to­rio des­co­no­ci­do». La Di­rec­ción 11 cuen­ta aho­ra con unos 60 em­plea­dos, que lle­ga­rán a ser 300 cuan­do es­té a pleno ren­di­mien­to. Esta uni­dad se va a en­car­gar de di­ri­gir ope­ra­ti­vos com­ple­jos en ca­so de ata­ques yiha­dis­tas, así co­mo de coor­di­nar la res­pues­ta de las fuer­zas de se­gu­ri­dad, ex­pli­có el pre­si­den­te de la Po­li­cía Fe­de­ral, Die­ter Ro­mann.

Ber­lín de­ci­dió la crea­ción de esta nue­va di­rec­ción tras el ju­lio ne­gro de 2016. En me­nos de dos se­ma­nas Ale­ma­nia su­frió los dos pri­me­ros aten­ta­dos yiha­dis­tas, aun­que las úni­cas dos víc­ti­mas fue­ron los ata­can­tes, y un ti­ro­teo en Mú­nich, en el que un jo­ven de 18 años ma­tó a nue­ve per­so­nas en un cen­tro co­mer­cial.

Alar­ma en Bruselas

La aler­ta te­rro­ris­ta so­nó de nue­vo en Bruselas, des­pués de que la po­li­cía bel­ga per­si­guie­ran y abrie­ra fue­go con­tra un vehícu­lo sos­pe­cho­so cu­yo con­duc­tor ase­gu­ró que lle­va­ba ex­plo­si­vos. Al­go que re­sul­tó ser fal­so. Tras una per­se­cu­ción de me­dia ho­ra por el barrio de Mo­len­beek, los agen­tes in­ter­cep­ta­ron el co­che y de­tu­vie­ron a un hom­bre, iden­ti­fi­ca­do co­mo Jean-Clau­de Ns­hu­ti, de 36 años. Na­ci­do en Ruan­da, Ns­hu­ti re­si­dió en Bél­gi­ca has­ta que el 2009 se ins­ta­ló en Ale­ma­nia. Se­gún el fis­cal de Bruselas, es un hom­bre men­tal­men­te ines­ta­ble y un to­tal des­co­no­ci­do pa­ra los ser­vi­cios bel­gas.

El suceso tu­vo lu­gar a las 17.00 ho­ras cuan­do una pa­tru­lla co­men­zó a per­se­guir a un vehícu­lo que se ha­bía sal­ta­do un se­má­fo­ro en ro­jo en An­der­lecht. Los agen­tes abrie­ron fue­go con­tra las rue­das del co­che al no obe­de­cer el al­to y cho­car con­tra un co­che pa­tru­lla. Pe­se a ello, con­ti­nuó ca­mino ha­cia Mo­len­beek, don­de fue in­ter­cep­ta­do so­bre las 17.30 ho­ras. Los ar­ti­fi­cie­ros com­pro­ba­ron que la ame­na­za del de­te­ni­do era fal­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.