Ke­nia vo­ta en­tre el fer­vor de­mo­crá­ti­co y el miedo a nue­vos dis­tur­bios ét­ni­cos

Las en­cues­tas au­gu­ran un em­pa­te téc­ni­co en­tre el pre­si­den­te y el lí­der opo­si­tor

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional - JA­VIER CAS­TRO, R. P.

Ke­nia ama­ne­ció ayer di­vi­di­da en­tre el en­tu­sias­mo y la des­con­fian­za. Ba­jo una fi­na capa de llu­via y tem­pe­ra­tu­ras tem­pla­das, mi­les de per­so­nas se agol­pa­ron des­de pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na fren­te a uno de los 40.883 cen­tros ha­bi­li­ta­dos pa­ra ejer­cer su de­re­cho al vo­to en las sex­tas elec­cio­nes de­mo­crá­ti­cas del país. El es­cá­ner bio­mé­tri­co, que ya dis­pa­ró en el 2013 el te­mor a un frau­de elec­to­ral, vol­vió a dar pro­ble­mas y a pro­lon­gar las co­las, al­gu­nas de has­ta nue­ve ho­ras de du­ra­ción, sin per­tur­bar por ello el desa­rro­llo de una jor­na­da pa­cí­fi­ca. Las vo­ta­cio­nes con­ta­ron con la vi­gi­lan­cia de 5.000 ase­so­res in­ter­na­cio­na­les y al­re­de­dor de 180.000 agen­tes de se­gu­ri­dad.

Exis­te otra Ke­nia, la de quie­nes tie­nen muy vi­vo el re­cuer­do de los dis­tur­bios ét­ni­cos del 2007 e hi­cie­ron aco­pio de ví­ve­res pa­ra huir de las gran­des ciu- da­des an­tes de la ci­ta elec­to­ral. Nin­guno de los dos can­di­da­tos a la pre­si­den­cia, el ac­tual man­da­ta­rio Uhu­ru Ke­nia­ta y el lí­der opo­si­tor Raio­la Odin­ga, se ha com­pro­me­ti­do a aca­tar los re­sul­ta­dos de los co­mi­cios. Am­bos se ven vic­to­rio­sos y se­gu­ros de sí mis­mos, pe­ro los pro­nós­ti­cos no arro­jan un re­sul­ta­do cla­ro. Pa­ra ser pre­si­den­te se de­be ob­te­ner un 50 % de los vo­tos más uno, siem­pre y cuan­do un 25 % pro­ven­ga de la mi­tad de los 47 con­da­dos que for­man Ke­nia. Si nin­guno cum­ple los re­qui­si­tos, tal y co­mo va­ti­ci­nan las en­cues­tas, ha­brá una se­gun­da vuel­ta, la pri­me­ra en la his­to­ria del país.

Tras de­po­si­tar su vo­to, el pre­si­den­te Ke­nia­ta se mos­tró muy tran­qui­lo. «Creo que los ke­nia­nos tie­nen la ca­pa­ci­dad de ele­gir y re­fle­xio­nar so­bre la di­rec­ción que quie­ren que to­me­mos», se­ña­ló.

Odin­ga re­cha­zó ha­cer de­cla­ra­cio­nes. Ad­mi­tió que so­lo te­nía un dis­cur­so pa­ra des­pués de las elec­cio­nes: el de la vic­to­ria.

Ade­más del pre­si­den­te, los 19,6 mi­llo­nes de ke­nia­nos lla­ma­dos a las ur­nas ele­gían ayer a 67 se­na­do­res, 349 dipu­tados y 47 go­ber­na­do­res.

La som­bra del frau­de

En el 2007, los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les desem­bo­ca­ron en dos me­ses de vio­len­cia ét­ni­ca que cau­sa­ron más de 1.100 muer­tos y 600.000 des­pla­za­dos. Aho­ra, Uhu­ru Ke­nia­ta y Raio­la Odin­ga, hi­jos de los padres fun­da­do­res del país, Jo­mo Ke­nia­ta y Ogin­ga Odin­ga, acu­den por se­gun­da vez con­se­cu­ti­va a las elec­cio­nes des­pués de me­ses de cru­ces de acu­sa­cio­nes y de des­pre­cios. En el 2013, Ke­nia­ta ga­nó por un 50,03 % de los vo­tos y Odin­ga de­nun­ció irre­gu­la­ri­da­des, un he­cho des­es­ti­ma­do fi­nal­men­te por el Tri­bu­nal Su­pre­mo.

Mu­chos ciu­da­da­nos con­si­de­ran que los ki­ku­yu, la et­nia a la que per­te­ne­ce Ke­nia­ta, do­mi­nan de fac­to el país. Odin­ga, un luo, re­ci­be apo­yos de di­fe­ren­tes tri­bus con­tra­rias al pre­si­den­te.

Ke­nia no es un país más en la geo­gra­fía de Áfri­ca Orien­tal. Es el Es­ta­do más desa­rro­lla­do de la re­gión, con una ta­sa de cre­ci­mien­to anual del 6 % y que cuen­ta con im­por­tan­tes in­fra­es­truc­tu­ras, co­mo el tren que une Nairobi y Mom­ba­sa.

El man­da­ta­rio sa­có pe­cho de su ges­tión du­ran­te la cam­pa­ña, pe­ro el ba­lan­ce glo­bal re­sul­ta po­lé­mi­co. No ha lu­cha­do por com­ba­tir la co­rrup­ción en­dé­mi­ca del país, que lo si­túan co­mo el tercero más co­rrup­to del mun­do; los pro­duc­tos bá­si­cos se han en­ca­re­ci­do a raíz de la se­quía de fe­bre­ro y el te­rro­ris­mo yiha­dis­ta con­ti­núa azo­tan­do los te­rri­to­rios del no­res­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.