Ma­dre per­fec­ta, yo y la so­le­dad

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Al Sol - INÉS REY Ca­ri­ño Or­ti­guei­ra O Vi­ce­do

En­tre la ma­ter­ni­dad y el sín­dro­me del ni­do va­cío trans­cu­rren, con las nue­vas ten­den­cias de­mo­grá­fi­cas, en­tre 35 y 40 años en los que no vuel­ves a sen­tir­te so­la nun­ca por­que tu pa­pel de ma­dre im­pli­ca la pér­di­da ab­so­lu­ta de in­ti­mi­dad. Con mi pri­me­ra neu­ro­sis pos­par­to, arras­tra­ba la cu­na has­ta la mi­tad del pa­si­llo y me du­cha­ba con la puer­ta abier­ta, pa­ra vi­gi­lar que el ni­ño res­pi­ra­ra. Cuan­do na­ció mi se­gun­da hi­ja y me di cuen­ta de que los ni­ños res­pi­ra­ban igual aun­que yo es­tu­vie­ra en la du­cha, ya era de­ma­sia­do tar­de. Ha­bía­mos crea­do un víncu­lo tan fuer­te en­tre los tres, que has­ta no ha­ce mu­cho iba a ha­cer pis con mis hi­jos aga­rra­dos a mi mano, por­que to­do el uni­ver­so in­fan­til sa­be que los mons­truos ata­can cuan­do ma­má se me­te 30 se­gun­dos en el ba­ño. Aho­ra en­tran y sa­len en mi in­ti­mi­dad cuan­do les da la ga­na, apro­ve­chan­do que en mi ob­se­sión por­que res­pi­ra­ran prohi­bí los ce­rro­jos en to­da la ca­sa. No ha­ce mu­cho me es­ta­ba du­chan­do tan tran­qui­la, cuan­do se abrió de gol­pe la puer­ta del ba­ño y oí el gri­to de gue­rra: «Ma­má, ma­gia po­ta­gia, pa­ta de cabra, se ha­ce de noche». Me que­dé a os­cu­ras, pen­san­do en sa­lir a en­cen­der la luz y elec­tro­cu­tar­me o de­jar­me guiar por la in­tui­ción. Esta me fa­lló y me la­vé el pe­lo con el ex­fo­lian­te de cuer­po y el cuer­po con el cham­pú vo­lu­men to­tal. Pa­sé una se­ma­na sin dor­mir por si los anuncios eran cier­tos y me que­da­ba cal­va y «mul­ti­pli­ca­ba mi vo­lu­men por sie­te, con una den­si­dad ex­tre­ma en una di­men­sión no co­no­ci­da». De va­ca­cio­nes, la co­sa se com­pli­ca to­da­vía más. Por ejem­plo, el vier­nes pa­sa­do llo­vía tan­to que mi ma­ri­do de­ci­dió ir de ex­cur­sión al cen­tro co­mer­cial, la mis­ma idea que tu­vo el res­to de ha­bi­tan­tes del pue­blo, Ma­dre Per­fec­ta y su pro­le in­clui­da. Mis hi­jos y los su­yos gri­ta­ban co­mo lo­cos y en­ce­rra­dos allí la at­mós­fe­ra em­pe­zó a ser irres­pi­ra­ble. Has­ta que vi aque­lla tien­da de cam­pa­ña 3.0, con su por­che amue­bla­do y dor­mi­to­rio com­ple­to, so­fá de cám­ping in­clui­do. Me me­tí den­tro y ce­rré la cre­ma­lle­ra. So­la. Por fin. Has­ta que al­guien tu­vo la mis­ma idea que yo. «Ne­ce­si­to es­tar so­la», me di­jo an­gus­tia­da. «Yo tam­bién», res­pon­dí. «¿Te im­por­ta si me que­do aquí con­ti­go y es­ta­mos so­las jun­tas?». Me pa­re­ció la me­jor idea del mun­do. Ma­dre Per­fec­ta, yo y la so­le­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.