Na­die me­re­ce na­da

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Relatos De Verán -

Es­toy cansado. To­do el día tra­ba­jan­do y no ten­go tiem­po ni pa­ra gas­tar un po­co de di­ne­ro. Tan­to di­ne­ro. Tan­to di­ne­ro que ya no sé qué ha­cer con él. Una ha­bi­ta­ción de mi ca­sa lle­na de di­ne­ro. Al prin­ci­pio co­lo­ca­ba los bi­lle­tes por va­lor y nú­me­ro de se­rie, al­go que me en­tre­te­nía y ha­cía pa­sar lar­gas no­ches sin dor­mir has­ta lo­grar el or­den co­rrec­to. Pe­ro la ha­bi­ta­ción se va ha­cien­do pe­que­ña y no pa­ro de tra­ba­jar. No pue­do pa­rar. Y aun en­ci­ma mi sen­ti­mien­to de po­bre­za cre­ce a me­di­da que cre­ce el mon­tón.

Es una ex­tra­ña sen­sa­ción que no tie­ne cu­ra pa­ra mí. De pe­que­ño ad­qui­rí la ob­se­sión de acu­mu­lar di­ne­ro y ya lo ha­cía a es­pal­das de mis her­ma­nos y padres. Le­yen­do los cuen­tos del Pa­to Do­nald fue dan­do for­ma a la idea. El Tío Gi­li­to te­nía un gran edi­fi­cio blin­da­do lleno de di­ne­ro.

El pro­ble­ma es muy gra­ve por­que el es­pa­cio de la ha­bi­ta­ción se aca­ba y aho­ra ya no ten­go tan­ta ener­gía co­mo pa­ra man­te­ner el es­cru­pu­lo­so or­den de los bi­lle­tes, y, cuan­do lle­go a ca­sa con más di­ne­ro, sen­ci­lla­men­te lo arro­jo aden­tro de la ha­bi­ta­ción con ai­re mo­les­to y des­ga­na. Na­die sa­be na­da de es­te pro­ble­ma por­que vi­vo so­lo y man­ten­go la ha­bi­ta­ción ce­rra­da con lla­ve.

Hoy le ha­blé del pro­ble­ma a la ca­ma­re­ra co­lom­bia­na del bar don­de to­das las tar­des to­mo el ca­fé y se ofre­ció a lle­var­me un or­den. Co­la­bo­rar. Pe­ro no. Tam­po­co. No ten­go hi­jos, no ten­go fa­mi­lia, no ten­go ami­gos y nin­gu­na ami­ga me re­sul­ta só­li­do pi­lar pa­ra tal he­ren­cia.

Voy to­man­do con­cien­cia de que un día to­do es­to se va a aca­bar. Aun­que per­ma­nez­co aten­to a las no­ti­cias que anun­cian la po­si­bi­li­dad de al­can­zar la vi­da eter­na. En pre­vi­sión de no po­der al­can­zar­la, he com­pra­do ya va­rias la­tas de ga­so­li­na y fós­fo­ros en abun­dan­cia pa­ra, cuan­do lle­gue el mo­men­to, y jus­to un se­gun­do an­tes de que mi co­ra­zón di­ga bas­ta, ac­ti­va­ré la des­truc­ción. Na­die me­re­ce na­da.

MI­GUEL ÁN­GEL ALON­SO ME­LE­RO 56 años. Cu­lle­re­do. Eco­no­mis­ta y ar­tis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.