Ma­tan­do el fu­tu­ro

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Relatos De Verán - BER­TO PI­RA­TA 46 años. Vi­go. Fon­ta­ne­ro.

Mah­mud, con sus ocho años de vi­da y más de dos­cien­tos de su­fri­mien­to, siem­pre ju­ga­ba con su co­me­ta, a pe­sar de que su ciu­dad se en­con­tra­ba ba­jo bom­bar­deos cons­tan­tes. Él sa­bía que so­lo po­día ha­cer vo­lar su co­me­ta des­pués de co­mer, era la ho­ra en que los avio­nes de­ja­ban de echar esas car­gas de la muer­te que los ma­yo­res lla­ma­ban bom­bas.

De ma­ña­na y de noche se ocul­ta­ba en el re­fu­gio an­ti­aé­reo, un es­pa­cio de al­mas muer­tas, de tris­te­zas amon­to­na­das y de ten­sio­nes in­so­por­ta­bles. Ya pa­sa­ra mu­cho tiem­po des­de que se de­ja­ran de oír ri­sas en su ciu­dad.

Cuan­do ha­cía vo­lar su co­me­ta, so­lo mi­ra­ba pa­ra ella, ja­más lo ha­cía al sue­lo o al ni­vel de sus ojos, sa­bía que to­do es­ta­ba des­trui­do, edi­fi­cios muer­tos, co­ches cal­ci­na­dos y char­cos de san­gre eran ac­to­res de un pai­sa­je de­sola­dor.

Mi­ra­ba al cie­lo, de un azul her­mo­so, con nu­bes de hu­mo que se ase­me­ja­ban a las de ver­dad, un si­len­cio atro­na­dor que le rom­pía el al­ma y un mar de que­ji­dos a su al­re­de­dor que él no es­cu­cha­ba.

To­das las tar­des ha­cía vo­lar su co­me­ta, so­ña­ba, res­pi­ra­ba y en­via­ba un men­sa­je de paz a un mun­do ca­da vez más odio­so.

Has­ta el día que al­guien equi­vo­có el ho­ra­rio de los bom­bar­deos y la co­me­ta vo­ló ha­cia el in­fi­ni­to, aban­do­na­da de las ma­nos de Mah­mud, cu­yo cuer­po es­ta­ba iner­te en­tre los es­com­bros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.