«Quie­ro que es­te Dé­por sea re­co­no­ci­ble por te­ner un plan y ju­gar buen fút­bol»

El téc­ni­co apues­ta por un equi­po con iden­ti­dad en el que «el co­rrer ya se le pre­su­po­ne»

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Deportes - ALEXANDRE CENTENO

Lle­gó con la ne­ce­si­dad de an­te­po­ner el re­sul­ta­do al es­ti­lo. El equi­po ne­ce­si­ta­ba pun­tos y los lo­gró. Pe­ro ya la pa­sa­da tem­po­ra­da ad­ver­tía de que «es­te no es el Dé­por que yo quie­ro». Es­te año, con la ven­ta­ja de po­der tra­ba­jar con el gru­po des­de pre­tem­po­ra­da, Pe­pe Mel en­tien­de que la exi­gen­cia de­be ser ma­yor y así se la mar­ca. Pro­me­te buen fút­bol, no exen­to de se­rie­dad de­fen­si­va, por­que ase­gu­ra que «el co­rrer ya se le pre­su­po­ne al equi­po».

—¿Qué sen­sa­cio­nes tie­ne en es­te tra­mo final de pre­pa­ra­ción?

—La ver­dad es que la pre­tem­po­ra­da es­tá trans­cu­rrien­do co­mo ha­bía­mos pre­vis­to. Los pri­me­ros ocho par­ti­dos eran una prue­ba con­tra tres equi­pos de Se­gun­da B y el res­to de Ter­ce­ra pa­ra pro­bar el ata­que, la for­ma de sa­car la pe­lo­ta. Fui­mos de me­nos a más. En esa par­ce­la el equi­po va de me­nos a más… El si­guien­te fue el que peor nos sa­lió, el pri­me­ro pa­ra tra­ba­jar la de­fen­sa, pe­ro unos días des­pués, con­tra el Oviedo, re­cu­pe­ra­mos sen­sa­cio­nes de­fen­si­vas. El cómpu­to glo­bal de to­do nos ha­ce ver que el equi­po es­tá por el ca­mino co­rrec­to. Lue­go lle­gó el par­ti­do más im­por­tan­te pa­ra to­do de­por­ti­vis­ta, el Te­re­sa He­rre­ra, on­ce pa­ra on­ce, el equi­po lle­vó el pe­so, ge­ne­ró oca­sio­nes de gol… Nos sir­vió co­mo cómpu­to glo­bal pa­ra to­do. A fal­ta de un par­ti­do, el Dé­por es­tá pa­ra com­pe­tir, aun­que hay mu­cho que pu­lir.

—Des­pués de mu­cha prue­ba con un 4-3-3, ju­gó el Te­re­sa He­rre­ra con un 4-2-3-1 y anun­ció que se­rá el es­que­ma en al Li­ga.

—Sí por­que, co­mo us­ted di­ce, tras pro­bar mu­cho he vis­to que el sis­te­ma que me­jor se adap­ta al equi­po, y no es por­que sea el que más me gus­ta a mí de siem­pre, es el de dos fut­bo­lis­tas abier­tos, dos me­dio­cen­tros, un en­gan­che que pue­de ac­tuar de de­lan­te­ro y un hom­bre arri­ba.

—Ha­bla­ba en la rue­da de pren­sa tras el Te­re­sa He­rre­ra de ju­gar ale­gre.

—Y lo sigo di­cien­do. Es­te equi­po en Ria­zor tie­ne que ser un equi­po ale­gre. Lo ha si­do por mo­men­tos, pe­ro aho­ra con más fre­cuen­cia. De to­dos mo­dos, nues­tra asig­na­tu­ra pen­dien­te son los par­ti­dos fue­ra de ca­sa. Hay un da­to sig­ni­fi­ca­ti­vo y es que de los úl­ti­mos 57 en­cuen­tros dispu­tados por el De­por­ti­vo a do­mi­ci­lio en Pri­me­ra so­lo ga­nó 7. Los nú­me­ros ha­blan por sí so­los. No es al­go que me in­ven­te yo.

—¿Y eso có­mo se so­lu­cio­na? ¿En­ce­rrán­do­se más fue­ra de ca­sa?

—En ab­so­lu­to. Yo lo que tra­to de con­ven­cer a los fut­bo­lis­tas es que el equi­po más atre­vi­do y va­lien­te que he vis­to en Ria­zor es el que quie­ro ver fue­ra de Ga­li­cia. En­tien­do que lle­ga un mo­men­to en el que la ne­ce­si­dad obli­ga. Y el año pa­sa­do nos pa­só. Pe­ro em­pe­zan­do de ce­ro no po­de­mos per­mi­tir­nos eso. Me gus­ta­ría man­dar­le un men­sa­je a la gen­te de que el equi­po lo va a in­ten­tar. Pe­ro lo va a in­ten­tar no so­lo con el ar­gu­men­to de co­rrer y lu­char, por­que eso se da por su­pues­to, Lo in­ten­ta­rá con el ar­gu­men­to de ju­gar al fút­bol, una ru­ta tra­za­da, un plan. Quie­ro que es­te Dé­por sea re­co­no­ci­ble por te­ner un plan y ju­gar buen fút­bol.

—Pre­sión arri­ba, más ha­cia el me­dio del campo... ¿Cuál va a ser esa se­ña de iden­ti­dad?

—Hay es­pa­cio pa­ra to­do. Un equi­po no pue­de pre­sio­nar los 90 mi­nu­tos. So­lo pue­den ha­cer­lo aque­llos que ten­gan la po­se­sión el se­sen­ta o se­ten­ta por cien­to del tiem­po. Y no va a ser nues­tro ca­so. Pe­ro es­ta­mos tra­ba­jan­do pa­ra cam­biar ese chip. Es­te Dé­por su­fre mu­cho sin ba­lón y hay que evi­tar­lo.

—Ha­bla de una es­pe­cie de re­se­tea­do, pe­ro los ju­ga­do­res si­guen sien­do los mis­mos.

—Son los mis­mos, pe­ro al em­pe­zar de ce­ro to­do cam­bia. To­dos em­pe­za­mos de ce­ro, in­clu­so el cuer­po téc­ni­co. Hay que te­ner en cuen­ta que cuan­do lle­ga­mos, te­nía­mos par­ti­do do­min­go-miér­co­les-do­min­go-miér­co­les... Lue­go un pa­rón en el que se fue­ron los in­ter­na­cio­na­les y no pu­di­mos tra­ba­jar na­da. Me adap­té to­do lo que pu­de. Pe­ro aho­ra sí em­pe­za­mos de ce­ro y ya no hay nin­gún ti­po de ex­cu­sa.

CAR­LOS CAS­TRO

El en­tre­na­dor del equi­po blan­quia­zul, en el ho­tel At­ti­ca21 de Vi­lal­ba don­de se en­cuen­tra con­cen­tra­do el De­por­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.