«Si vol­ve­mos a lle­gar a la pe­núl­ti­ma jor­na­da su­frien­do, se­ría un fra­ca­so»

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Deportes - A. CENTENO

Tie­ne cla­ro las me­tas del club, có­mo quie­re ju­gar y cuá­les son las ar­mas que po­dría te­ner a su dis­po­si­ción. Por es­te mo­ti­vo, Pe­pe Mel, aun­que en­tien­de que el ob­je­ti­vo prio­ri­ta­rio, es la per­ma­nen­cia, es cons­cien­te de que, des­pués de tres años de su­fri­mien­to, no va­le a cual­quier pre­cio.

—Los úl­ti­mos años, el to­pe sa­la­rial ha mar­ca­do la cla­si­fi­ca­ción. El del Dé­por de es­te año po­dría es­tar so­bre el pues­to ca­tor­ce, ¿tie­ne plan­ti­lla acor­de?

—Pues si no que­re­mos de­jar mal al pre­si­den­te, ten­dre­mos que que­dar, al me­nos, en ese pues­to (se ríe). Pe­ro es que es­ta­mos vien­do có­mo se re­fuer­zan otros con más po­ten­cial, y el Dé­por tie­ne que se­guir es­pe­ran­do. Lo que no po­de­mos es lle­gar otra vez a la pe­núl­ti­ma jor­na­da de Li­ga su­frien­do. Eso se­ría te­rri­ble y la gen­te no lo en­ten­de­ría.

—¿Us­ted cree que si el equi­po es­tá su­frien­do en la pe­núl­ti­ma jor­na­da, us­ted se­gui­ría sien­do el en­tre­na­dor?

—Es­tá cla­ro que es­to es fút­bol. Pe­ro sea yo o quién sea el en­tre­na­dor. Ten­go cla­ro que lle­gar a la úl­ti­ma jor­na­da su­frien­do, se­ría un fra­ca­so. Y eso te­ne­mos que evi­tar­lo.

—¿Qué le ha pa­re­ci­do la elec­ción de los ca­pi­ta­nes?

—Pues es lo que los chi­cos que­rían y me pa­re­ce bien. Yo lo que de­sea­ba es que se im­pli­ca­ran y he vis­to im­pli­ca­ción. Por ejem­plo, que Sid­nei ha­ya da­do un pa­so al fren­te y asu­mi­do la res­pon­sa­bi­li­dad de lle­var el bra­za­le­te es una se­ñal de que es­tá cen­tra­do en ha­cer una bue­na tem­po­ra­da y po­der vol­ver a so­nar el año que vie­ne pa­ra los me­jo­res clu­bes. Creo que hay bue­nos ca­pi­ta­nes.

—Us­ted eli­gió a Mos­que­ra, ¿por qué?

—Pues por­que reúne to­das las cua­li­da­des que con­si­de­ro idó­neas. Es un po­co el re­su­men de mu­chas co­sas. Es un fut­bo­lis­ta que­ri­do en el ves­tua­rio, por el pú­bli­co, có­mo­do en el club, que des­de el pri­mer día que lle­gué di­je que sen­tía pre­di­lec­ción por él por lo fut­bo­lís­ti­co. Ade­más, na­ció en A Co­ru­ña. Pien­so que tie­nes que te­ner ca­pi­ta­nes que, nor­mal­men­te, es­tén en el on­ce.

—La ca­pi­ta­nía era una de las ta­reas pa­ra la pre­tem­po­ra­da.

—Sí. Y ha­cer gru­po. Cuan­do es­tás del 10 pa­ra aba­jo son los gru­pos los que pre­va­le­cen, los que triun­fan. La fuer­za del gru­po es la que con­si­gue co­sas. Lo nor­mal es que com­pi­ta­mos con Ei­bar, Ala­vés, Le­ga­nés, Gi­ro­na, Le­van­te… Equi­pos que son fa­mi­lias, que con­si­guen las co­sas jun­tos. Y, bueno, es al­go que te­ne­mos que ten­der a con­se­guir. Por eso, que­ría ver có­mo se desa­rro­lla­ba el te­ma de los ca­pi­ta­nes, que­ría la con­vi­ven­cia, te­ner ju­ga­do­res aquí… Te­ne­mos que in­vo­lu­crar a to­dos en un pro­yec­to co­mún. Que se ol­vi­den co­sas que ha­yan po­di­do su­ce­der en el pa­sa­do y ca­mi­nar jun­tos. De ahí tam­bién el he­cho de ha­ber traí­do a la psi­có­lo­ga Pa­tri­cia Ra­mí­rez a la pre­tem­po­ra­da a dar un par de char­las.

—En­tien­do que se­gui­rá ha­bien­do asa­dos du­ran­te la tem­po­ra­da.

—No sé si asa­dos o qué, pe­ro eso es al­go que me lla­mó mu­cho la aten­ción a mí y a Ro­ber­to Ríos cuan­do lle­ga­mos. Es­ta­mos acos­tum­bra­dos del sur, quizá por la me­teo­ro­lo­gía, a que ha­bía mu­chas ce­nas, co­mi­das... Eso une mu­cho. Por ejem­plo, que un jue­ves sal­ga la plan­ti­lla a ce­nar, aun­que lue­go se to­men unas co­pas, no es ma­lo, es bueno. Crea com­pli­ci­dad y eso se tras­la­da lue­go al campo. Que­re­mos po­ten­ciar eso mu­cho más. En­tien­do que ahí ra­di­ca el éxi­to de los equi­pos pe­que­ños y te­ne­mos que apro­ve­char­nos de to­das las ar­mas que es­tén a nues­tra dis­po­si­ción pa­ra ir ara­ñan­do pun­tos. Sen­ta­do en un si­llón del At­ti­ca21 de Vi­lal­ba, Pe­pe Mel ha­bla con ilu­sión y no rehú­ye nin­gún te­ma. Mu­chos son los nom­bres pro­pios de la tem­po­ra­da y de su plan­ti­lla y no evi­ta re­fe­rir­se a nin­guno.

—Di­jo que que­ría dos la­te­ra­les de di­fe­ren­tes ca­rac­te­rís­ti­cas y pa­ra la de­re­cha le han traí­do uno si­mi­lar a Juan­fran.

—Pe­ro es que pa­ra ahí te­nía­mos otro co­mo bus­ca­ba yo, que era Ró­ber. Yo que­ría que Ró­ber fue­ra ese la­te­ral de con­di­cio­nes más de­fen­si­vas pa­ra po­der usar en de­ter­mi­na­das si­tua­cio­nes. Por eso, res­pe­to su de­ci­sión, pe­ro creo que se equi­vo­có. Le di­je que iba a te­ner mu­cho pro­ta­go­nis­mo y mi­nu­tos, pe­ro él qui­so re­gre­sar a Le­van­te. Le ga­ran­ti­zo que aquí iba a te­ner más pro­ta­go­nis­mo del que pen­sa­ba e iba a cre­cer co­mo fut­bo­lis­ta.

—Pa­se­mos al pues­to de cen­tral, Sid­nei, Schär, Arri­bas y Al­ben­to­sa. Pa­re­ce mu­cho ga­llo pa­ra tan po­co ga­lli­ne­ro.

—Pues si yo ten­go mu­cho ga­llo, ima­gí­ne­se cuan­do un en­tre­na­dor lle­ga al Madrid, que tie­ne 25. Si quie­res com­pe­tir con los me­jo­res, tie­nes que en­tre­nar a los me­jo­res. Aho­ra, les to­ca a ellos en­ten­der que el re­gla­men­to so­lo me per­mi­te con­vo­car 18 y que jue­guen 11 con tres cam­bios. El que quie­ra ju­gar siem­pre ten­drá que de­mos­trár­me­lo en los en­tre­na­mien­tos. El pro­ble­ma es mío. Me pa­gan pa­ra to­mar de­ci­sio­nes, así que no me preo­cu­pa. Y el que quie­ra ju­gar, ya sa­be.

—¿Ha­brá ba­jas o des­car­tes res­pec­to a los que es­tán en Vi­lal­ba?

—Por mi par­te no. So­lo hay que de­fi­nir el pa­pel de Bi­cho y de Edu Ex­pó­si­to. El res­to, cuen­to con to­dos. Si vie­ne otro por­te­ro, pues ten­dre­mos que es­tu­diar a ver si se va Rubén o Ty­ton, por­que Fran­cis se­rá el tercero. En cuan­to al res­to... Hay ju­ga­do­res co­mo Bor­ja Va­lle que se han ga­na­do con su tra­ba­jo dispu­tar la tem­po­ra­da con no­so­tros.

CAR­LOS CAS­TRO

El téc­ni­co ma­dri­le­ño, da ins­truc­cio­nes en A Ma­da­le­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.