Pa­seo de oro pa­ra el su­ce­sor

Van Nie­kerk, lla­ma­do a re­em­pla­zar a Bolt co­mo icono, ga­na con co­mo­di­dad los 400 me­tros y apun­ta al do­ble­te de Michael John­son en 1995

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Deportes - X. R. CAS­TRO

Van Nie­kerk es­tá lla­ma­do a su­ce­der a Usain Bolt co­mo el nue­vo icono del atle­tis­mo y co­mo tar­je­ta de pre­sen­ta­ción na­da me­jor que emu­lar al mí­ti­co Michael John­son col­gán­do­se un oro en el 200 y el 400, al­go que so­lo pu­do ha­cer el ame­ri­cano en 1995 en Go­tem­bur­go. El sud­afri­cano hi­zo ayer la mi­tad del tra­ba­jo ca­si sin des­pei­nar­se. Ga­nan­do el 400 con una mar­ca de 43.98 se­gun­dos sin que nin­guno de sus ri­va­les fue­ra ca­paz de in­co­mo­dar­le. Un pa­seo al que ayu­dó la au­sen­cia del bot­suano Isaac Mak­wa­la, a quien la IAAF no le de­jó par­ti­ci­par, ni en­trar al es­ta­dio, pe­se a es­tar re­cu­pe­ra­do de una in­to­xi­ca­ción ali­men­ti­cia. El pro­ble­ma, que se­gún la nor­ma­ti­va bri­tá­ni­ca te­nía que es­tar ais­la­do du­ran­te 48 ho­ras.

Van Nie­kerk es­tá lla­ma­do a pro­ta­go­ni­zar una nue­va épo­ca. Es el hom­bre or­ques­ta de la ve­lo­ci­dad. Ca­paz de ba­jar de los 10 se­gun­dos en los 100, de los 20 en los 200 y de los 44 en el 400. A con­se­guir se­me­jan­tes mar­cas le ayu­dan las am­plias tem­po­ra­das que se pa­sa en Ja­mai­ca en­tre­nan­do al la­do de Bolt. El Re­lám­pa­go le ha se­ña­la­do co­mo su­ce­sor y el sud­afri­cano ha re­co­gi­do el tes­ti­go. En la final de 400 co­rrió con una fa­ci­li­dad pas­mo­sa, de­mos­tran­do en ca­da zan­ca­da que no te­nía ri­val y te­nien­do la ca­rre­ra li­te­ral­men­te ga­na­da cuan­do en­fi­ló la úl­ti­ma rec­ta de la prue­ba de la vuel­ta al es­ta­dio. La más du­ra de co­rrer por la acu­mu­la­ción Van Nie­kerk no es­tu­vo na­da ex­pre­si­vo en la ce­le­bra­ción del triun­fo en el 400 me­tros. del áci­do lác­ti­co. No obs­tan­te, el cam­peón lle­gó tan fres­co mien­tras to­dos sus ri­va­les se ti­ra­ron al sue­lo, de un mo­do li­te­ral, tras cru­zar la me­ta.

En el in­con­tes­ta­ble triun­fo siem­pre que­da­rá la du­da de qué hu­bie­ra pa­sa­do si la IAAF de­ja­se co­rrer a Isaac Mak­wa­la, que apa­re­cía co­mo des­ca­li­fi­ca­do por ver­se in­vo­lu­cra­do en una gas­tro­en­te­ri­tis que afec­tó a unos trein­ta atle­tas y que fue de­tec­ta­da en el To­wer Ho­tel de Lon­dres que al­ber­ga a al­gu­nas de las de­le­ga­cio­nes. El ba­ci­lo des­cu­bier­to es no­ro­vi­rus (cau­sa más ha­bi­tual de gas­tro­en­te­ri­tis y diarrea).

Mak­wa­la co­men­tó que es­ta­ba en con­di­cio­nes de co­rrer pe­ro que no pu­do ha­cer­lo por las nor­mas sa­ni­ta­rias. «Po­dría ha­ber co­rri­do, he ca­len­ta­do bien y es­ta­ba lis­to pa­ra co­rrer, me sien­to lis­to pa­ra co­rrer», co­men­tó el bot­suano, que di­jo sen­tir­se de­sola­do. El atle­ta in­ten­tó sin éxi­to ac­ce­der a la zona de ca­len­ta­mien­to, pe­ro el ser­vi­cio de se­gu­ri­dad le ne­gó la en­tra­da. Isaac ya no pu­do com­pe­tir en las se­ries del 200 del lu­nes por el mis­mo mo­ti­vo. Lo que de­ja otra prue­ba huér­fa­na.

Por otra par­te la sor­pre­sa de la jor­na­da sal­tó en la final del 800 me­tros que ga­nó el fran­cés Pierre-Am­broi­se Bos­se con un ata­que lar­go im­pre­sio­nan­te.

Mak­wa­la no pu­do co­rrer la final por ser uno de los 30 afec­ta­dos por una gas­tro­en­te­ri­tis

GLYN KIRK AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.