Bar­ce­lo­na 92

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Galicia - Luís Pou­sa

Vi­ví en Bar­ce­lo­na en­tre 1994 y 1996, cuan­do la ciu­dad to­da­vía es­ta­ba fu­man­do un lar­go pi­ti­llo pos­coi­tal tras el subidón co­lec­ti­vo de los Jue­gos Olím­pi­cos. Es­tos días, en el clá­si­co ejer­ci­cio de nos­tal­gia de un país que no sé cuán­tas le­yes edu­ca­ti­vas des­pués si­gue año­ran­do la EGB, las te­les es­cu­pen una y otra vez las imá­ge­nes de Mont­juïc. Éra­mos tan jó­ve­nes y fe­li­ces, pa­re­cen de­cir los te­le­dia­rios. El prín­ci­pe era el aban­de­ra­do, los re­yes to­da­vía no eran emé­ri­tos, las in­fan­tas llo­ra­ban de pu­ra ale­gría, Ca­ta­lu­ña y Es­pa­ña se ama­ban —«amics per sem­pre», can­ta­ban Los Ma­no­los— y Pu­jol re­fun­fu­ña­ba en la tri­bu­na por­que el al­cal­de Ma­ra­gall era el gran pro­ta­go­nis­ta de un es­pec­tácu­lo glo­bal don­de el uni­ver­so des­cu­brió al dream team de Jor­dan, John­son y Bird.

25 años des­pués, aque­lla Bar­ce­lo­na ha si­do des­ba­ra­ta­da. La vi­da y, en al­gún ca­so, los tri­bu­na­les han pa­sa­do por en­ci­ma de mu­chos de los in­qui­li­nos de aquel pal­co. Y un na­cio­na­lis­mo cu­tre de te­rru­ño y clan in­ten­ta apo­de­rar­se de su al­ma. Por eso, los ví­deos de Bar­ce­lo­na 92 me re­cuer­dan la es­ce­na final de Ame­ri­can Beauty, cuan­do Ke­vin Spa­cey ya sa­be que ha muer­to y nos cuen­ta có­mo es ese úl­ti­mo se­gun­do an­tes del fin. Un se­gun­do, ma­ti­za, que no es un se­gun­do en ab­so­lu­to, sino un «océano de tiem­po». En­ton­ces ve­mos a Spa­cey de ni­ño, tum­ba­do so­bre la hier­ba en el cam­pa­men­to de los boy scouts, ob­ser­van­do es­tre­llas fu­ga­ces; y las ma­nos de su abue­la; y el co­che de su pri­mo Tony; y a su hi­ja, Jenny, dis­fra­za­da de ha­da an­tes de es­cu­pir­le su ado­les­cen­cia en la ca­ra; y a su mu­jer, Ca­ro­li­ne, mu­cho an­tes de que su ma­tri­mo­nio se fue­se por el desagüe.

To­do pa­re­ce ha­ber ido a peor des­de los ví­deos de Bar­ce­lo­na 92, pe­ro co­mo di­ce Ke­vin Spa­cey, no po­de­mos sen­tir más que gra­ti­tud por ca­da ins­tan­te de nues­tra es­tú­pi­da e in­sig­ni­fi­can­te vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.