Vien­tos

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Barbanza - Ma­xi Ola­ria­ga

Mi­guel Her­nán­dez se ali­men­ta­ba de los vien­tos del pue­blo y sus co­plas in­cen­dia­das po­drían aún hoy ha­cer­nos vo­lar en­tre las águi­las y las go­lon­dri­nas si de ver­dad bus­cá­ra­mos la li­ber­tad y el sen­ti­do de la vi­da. Pe­ro hay otros vien­tos. Vien­tos du­ros, vio­len­tos. Ca­ba­llos sal­va­jes que ha­cen bai­lar so­bre su lomo in­to­ca­ble a los ma­ri­ne­ros iner­mes que fían su sal­va­ción al man­to sa­gra­do de la Vir­gen del Carmen. Vien­tos, vien­tos, vien­tos. Vien­tos du­ros, vio­len­tos. Ga­ler­nas en­lo­que­ci­das que par­ten en dos la na­ve de nues­tro pe­cho y, co­mo la Gran Moby Dick, ha­cen as­ti­llas las cua­der­nas, los más­ti­les y los apa­re­jos que sos­tie­nen nues­tras vi­das. Hay vien­tos tó­xi­cos y le­ta­les que des­de el fon­do de la ca­ver­na hu­ma­na, abrién­do­se pa­so vio­len­ta­men­te a tra­vés de la la­rin­ge, sa­len al ex­te­rior por bo­cas en las que na­ve­gan len­guas pu­tre­fac­tas, anun­cian­do calumnias ho­rri­bles des­ti­na­das, por en­vi­dia o so­ber­bia, a aca­bar con la vi­da de al­mas aje­nas.

Es­tos úl­ti­mos vien­tos na­ve­gan so­bre la geo­gra­fía hos­til de los hi­pó­cri­tas abra­san­do las co­se­chas im­po­lu­tas de las eras ve­ci­nas. De­ca­pi­tan los fru­ta­les, agos­tan las ro­sas y pu­dren has­ta la raíz la ver­de hier­ba que ilu­mi­na las pra­de­ras en las que Dios se mi­ra ca­da ma­ña­na pa­ra pei­nar su lim­pia ca­be­lle­ra de es­tre­llas. Re­fu­giar­se en puer­to, co­mo ha­cen los vie­jos pa­tro­nes, tal vez sea lo pru­den­te, lo con­ve­nien­te, lo obli­ga­do. Pe­ro esa chis­pa de glo­ria que la­te den­tro del yo, or­de­na se­guir el ver­so del poe­ta y su­ble­var­se y, por una vez, des­en­mas­ca­rar a los cau­san­tes de tan­ta tem­pes­tad y tan­to nau­fra­gio. Por tan­to, proa a ese vien­to has­ta tras­pa­sar su co­ra­zón y va­rar por fin en las dul­ces pla­yas del Edén.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.