Por­tu­ga­le­te, Ro­ma, Se­go­via y Be­na­ven­te sin sa­lir de Ga­li­cia

La ro­ca más fa­mo­sa es la Pe­na de Ana­mán, en En­tri­mo, gua­ri­da del que fue el Ro­bin Hood ga­lle­go

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Galicia - TA­MA­RA MONTERO

Ru­ta de Por­tu­ga­le­te a Se­go­via. Es un tra­yec­to largo, así que mejor ha­cer pa­ra­das. En Noia, en La­lín y en Mon­te­rro­so. Sí. De Por­tu­ga­le­te a Se­go­via es mejor ir por el co­rre­dor de Noia y por la au­to­vía de La­lín. Por­tu­ga­le­te, el de Mu­ros, por­que des­de el de Car­ba­lle­da no hay ni que ha­cer pa­ra­das. Se po­ne uno en ape­nas una ho­ra. Cien ki­ló­me­tros por el co­rre­dor de Mon­for­te. No ha­brá acue­duc­to. Por­que Se­go­via es­tá en O Cor­go. Co­mo Ro­ma en Bar­ba­dás y Exip­to en Boi­ro. Son so­lo al­gu­nas de las coin­ci­den­cias cu­rio­sas que se dan en el vas­to pa­tri­mo­nio to­po­ní­mi­co de es­te país, del que sue­le sa­lir­se ha­cien­do una pa­ra­da en Be­na­ven­te. El de Za­mo­ra. Por­que el nues­tro es­tá en San­tia­go.

San­tia­go de Com­pos­te­la. Que po­co tie­ne que ver con ese cam­po de es­tre­llas que aler­tó a Paio de que allí, jus­to allí, es­ta­ba el Após­tol. Com­pos­te­la. Qui­zá de com­po­ne­re, de co­mo la ciu­dad, tan be­lla­men­te com­pues­ta, fue cre­cien­do, com­po­nién­do­se, al­re­de­dor de la ca­te­dral. O qui­zá com­pos­ta, de don­de de­ri­va el com­post. San­tia­go, an­tes de ser San­tia­go, mu­cho an­tes de ser San­tia­go, era un lu­gar de en­te­rra­mien­to. Sa­quen sus pro­pias con­clu­sio­nes.

Ga­li­cia es­tá es­cri­ta. En cual­quier es­qui­na. So­bre cual­quier pie­dra. Ba­jo cual­quier ár­bol. Den­tro de to­das las ca­sas. Es­tá es­cri­ta con esa ne­ce­si­dad im­pe­rio­sa de nom­brar­lo to­do. De dar nombre a lo que exis­te. Y a lo que cree que exis­te. En So­mo­zas es­tá A Ser­pe. Que se ha­ce Ca­mi­ño. Ca­mi­ño da Ser­pe, en Pa­der­ne. En Ba­rrei­ros lo que tie­nen es un Re­go. Da ser­pe. Que en cam­bio mu­da a Pozo o Fur­na —sí, da Ser­pe— en Vi­go. Vein­ti­séis to­pó­ni­mos re­la­cio­na­dos con uno de los se­res de la mi­to­lo­gía ga­lle­ga arro­ja el bus­ca­dor de la Xun­ta. Mou­ros, los otros per­so­na­jes re­cu­rren­tes en el pen­sa­mien­to má­gi­co de es­te rin­cón atlán­ti­co, hay al­gu­nos más. So­bre el te­rri­to­rio hay es­par­ci­dos 347 nom­bres, ya sea Ai­ra dos Mou­ros, o Co­va dos Mou­ros, o Arca dos Mou­ros, o Ca­sa dos Mou­ros. O Pe­na dos Mou­ros.

Por­que se­rá por pe­nas en Ga­li­cia. Muchas. Pe­na Tre­vin­ca. Pe­na da Au­ga. A Pe­na. Sim­ple­men­te A Pe­na. Aun­que la pe­na más fa­mo­sa de esos cien­tos de pe­nas que han ido nom­bran­do ge­ne­ra­cio­nes de ga­lle­gos es la Pe­na de Ana­mán. En En­tri­mo. Una pe­na jus­to en la lí­nea. En la Raia. La Raia Se­ca. La Pe­na de Ana­mán era la gua­ri­da del Ro­bin Hood ga­lle­go. Xan das Con­gos­tras. El ban­do­le­ro eterno, que ac­tuó des­de el si­glo XVI has­ta el XIX. Pa­ra unos era ga­lle­go, de Pereira. Pa­ra otros por­tu­gués. Le gus­ta­ba so­bre to­do ro­bar a los cu­ras. Y fue apre­sa­do, jun­to a su ban­da, en el lu­gar de A Pi­ca­da. Ca­ye­ron ba­jo las ma­llas de una pa­rra cuan­do vol­vían de sa­quear la rec­to­ral de Te­rra­chán. Así que «Os po­bres non o tem/ e os ri­cos non o dan;/ quen qui­xer asen­tar pra­za/ ve­ña á Pe­na de Ana­mán».

De va­cas, ga­llos y ma­res

Si un lu­gar en el que hay mu­chos car­ba­llos aca­bó, ine­vi­ta­ble­men­te, lle­van­do el nombre de Car­ba­llal que­da cla­ro que la va­rie­dad de fau­na y de flo­ra que hay en Ga­li­cia te­nía que re­fle­jar­se en esa ob­se­sión por dar nombre a to­dos lo que con­for­ma la vi­da co­ti­dia­na. Así que don­de hu­bo —por­que ya no que­dan ape­nas— mu­chos osos, al fi­nal aca­bó lla­mán­do­se Osei­ra. En Fe­rrol exis­te A Va­ca. Y en Bar­ba­dás y Friol vi­ven en Ca­be­za da Va­ca. Las va­cas van a mo­rir al Cam­po­san­to das Va­cas, en Por­to do Son. Ca­si dos­cien­tos to­pó­ni­mos ha­cen re­fe­ren­cia a las va­cas.

Un bos­que de Coi­rós y unos pra­dos de A Mez­qui­ta fue­ron bau­ti­za­dos co­mo Ra­bo de Ga­lo. En el con­ce­llo ou­ren­sano, con­cre­ta­men­te en la pa­rro­quia de Cas­tro­mil, cer­ca de esos pas­tos tie­ne que ha­ber for­zo­sa­men­te una po­za y un re­ga­to. Por­que allí es­tán tam­bién Pozas de Ra­bo de Ga­lo y Re­guei­ro de Ra­bo de Ga­lo.

Y tam­bién po­ne­mos nom­bres al mar. Las ma­ris­ca­do­ras han bau­ti­za­do las lei­ras do mar que que­dan al des­cu­bier­to cuan­do ba­ja la ma­rea. Ca­da pie­dra, ca­da ban­co, ca­da es­co­llo es úni­co. Y tie­ne su nombre.

PI­LAR CANICOBA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.