Un vo­lun­ta­rio re­ci­be 22 pi­ca­du­ras de ve­lu­ti­na al in­ten­tar re­ti­rar un ni­do

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Galicia - IN­MA EIROÁ

Tres vo­lun­ta­rios de Pro­tec­ción Ci­vil de Ou­rol (Lu­go) que se dis­po­nían a re­ti­rar un ni­do si­tua­do a unos 20 me­tros de al­tu­ra en un eu­ca­lip­to, en la zo­na de Cer­di­do (Me­ri­lle-Ou­rol) fue­ron ata­ca­dos por las avis­pas asiá­ti­cas que con­te­nía.

Jo­sé Ra­món Arís, res­pon­sa­ble del ser­vi­cio, ayu­da­ba a otros dos com­pa­ñe­ros cuan­do ocu­rrió el ata­que. Cuen­ta que Ja­vier Díaz, el más ex­per­to de to­dos en es­tas ta­reas y afi­cio­na­do a la es­ca­la­da, tre­pó por el eu­ca­lip­to don­de es­ta­ba el ni­do, pa­ra servir de pun­to de apoyo a la pér­ti­ga que ma­ne­ja­ba el ter­ce­ro del gru­po, Mi­guel Va­re­la, pa­ra ino­cu­lar el ve­neno. No lle­ga­ron a cul­mi­nar el trabajo por­que cuan­do el es­ca­la­dor se en­con­tra­ba a unos 12 me­tros de al­tu­ra las avis­pas sa­lie­ron del ni­do, pi­cán­do­lo has­ta 22 ve­ces en las ro­di­llas, en las nal­gas y las pier­nas. El grue­so de pi­co­ta­zos se con­cen­tra­ba en las ro­di­llas: «Gra­cias que non caeu, aguan­tou con frial­da­de o ata­que e bai­xou rá­pi­do, des­li­zán­do­se po­la ár­bo­re co­mo fan os bom­bei­ros po­la ba­rra. Des­pois em­pe­za­mos a co­rrer e per­se­guí­ro­nos ata o co­che. A Mi­guel pi­couno un­ha na fron­te, o úni­co que se li­brou fun eu», ex­pli­có Arís.

«Se­guí­ro­nos ata den­tro do vehícu­lo, ti­ve­mos que sa­car­lle a Ja­vier da rou­pa as que que­da­ron en­gan­cha­das e se­guían re­pe­tin­do a pi­ca­du­ra. As aves­pas da­quí pi­can un­ha vez, pe­ro es­tas te­ñen un agui­llón tan for­te e gran­de que o fan va­rias ve­ces e aín­da que nas pi­ca­das se­guin­tes xa ca­si non lles que­da ve­leno, fan moi­to dano, a fe­ri­da é do­lo­ro­sí­si­ma. Por sor­te ningún é alér­xi­co», se­ña­la el res­pon­sa­ble de la agru­pa­ción ou­ro­len­se.

Se­gui­da­men­te pu­die­ron sa­lir del lu­gar dan­do mar­cha atrás. La zo­na te­nía un ac­ce­so com­pli­ca­do y ha­bían uti­li­za­do una pick up, pa­ra lle­gar allí; en ella tras­la­da­ron al acri­bi­lla­do com­pa­ñe­ro al PAC de Vi­vei­ro pa­ra ser aten­di­do. Por el ca­mino in­ten­ta­ban ate­nuar­le los do­lo­res con un pro­duc­to que lle­van siem­pre pa­ra las pi­ca­du­ras. Al lle­gar al cen­tro sa­ni­ta­rio le ad­mi­nis­tra­ron dos in­yec­cio­nes, una de cor­ti­coi­des y otra de an­ti­his­ta­mí­ni­co.

No se les ol­vi­da­rá lo ocu­rri­do. Cur­ti­dos en es­tas ta­reas, tras re­ti­rar más de 500 ni­dos de avis­pa ve­lu­ti­na des­de que es­ta es­pe­cie in­va­so­ra se de­tec­tó en el mu­ni­ci­pio ma­ri­ñano, nun­ca se ha­bían en­fren­ta­do a una si­tua­ción se­me­jan­te. Cuen­ta Arís que, co­mo mu­cho, cuan­do re­ti­ran un ni­do su­fren al­gu­na pi­ca­du­ra de re­bo­te de al­gu­na avis­pa que se que­da fue­ra y se to­pa sin el ni­do. Cree que el mar­tes ata­ca­ron al sen­tir las vi­bra­cio­nes que pu­do pro­vo­car el com­pa­ñe­ro en el ár­bol cuan­do tre­pa­ba por el tron­co. Fue­ron a las zo­nas me­nos pro­te­gi­das: «Te­ñen co­mo in­fra­rro­jos e no­tan a ca­lor, no­tan a par­te con me­nos rou­pa e alí van pi­car», afir­ma.

Un hom­bre mues­tra un ni­do de ve­lu­ti­na en Vi­la­gar­cía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.