Mue­re en To­ques un hom­bre de 38 años tras ser em­bes­ti­do por un buey de la gran­ja don­de tra­ba­ja­ba

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Galicia -

Un hom­bre de 38 años per­dió la vi­da ayer tras ser em­bes­ti­do por el buey de la ca­ba­ña de va­cas que con­du­cía en el mu­ni­ci­pio co­ru­ñés de To­ques, de don­de era na­tu­ral. El fa­lle­ci­do es Ser­gio Prieto San­tos. El su­ce­so ocu­rrió ha­cia el me­dio­día en la pa­rro­quia de Vi­lou­riz; con­cre­ta­men­te, en el lu­gar de Goiás, don­de se en­cuen­tra la ga­na­de­ría pa­ra la que tra­ba­ja­ba la víc­ti­ma. Has­ta el lu­gar del su­ce­so se des­pla­zó per­so­nal sa­ni­ta­rio del cen­tro de sa­lud de To­ques, mo­vi­li­za­do por el 061, tras el avi­so del 112 Ga­li­cia.

El ser­vi­cio de emer­gen­cias de la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma re­ci­bió la voz de alar­ma de un par­ti­cu­lar, que pre­ci­só que la víc­ti­ma se en­con­tra­ba en es­ta­do in­cons­cien­te. Mo­men­tos an­tes, el pro­pio fa­lle­ci­do lla­mó por te­lé­fono mó­vil a una ve­ci­na del lu­gar en el que ocu­rrie­ron los he­chos pa­ra aler­tar­la de lo que aca­ba­ba de su­ce­der­le y pe­dir au­xi­lio, se­gún con­fir­mó el al­cal­de de To­ques, Jo­sé Án­gel Pe­nas. En el mo­men­to en el que re­ci­bió la em­bes­ti­da del ani­mal, Ser­gio Prieto, ca­sa­do y con una hija me­nor, se en­con­tra­ba so­lo, por lo que se des­co­no­cen las cir­cuns­tan­cias en las que se pro­du­je­ron los he­chos.

Des­de el ser­vi­cio de emer­gen­cias del 112 se dio avi­so a la Guar­dia Ci­vil, que mo­vi­li­zó efec­ti­vos has­ta Goiás, una al­dea con ape­nas ve­ci­nos. Unas cua­tro ca­sas hay ha­bi­ta­das en el lu­gar, adon­de el 061 tam­bién te­nía pre­vis­to mo­vi­li­zar el he­li­cóp­te­ro me­di­ca­li­za­do de emer­gen­cia pa­ra agi­li­zar el tras­la­do de la víc­ti­ma al hos­pi­tal. La sa­li­da se sus­pen­dió fi­nal­men­te al ha­ber con­fir­ma­do los sa­ni­ta­rios des­pla­za­dos pa­ra aten­der al hom­bre su fa­lle­ci­mien­to. El cuer­po sin vi­da de Ser­gio Prieto, que re­si­día en una al­dea de Me­li­de con su mu­jer e hija, per­ma­ne­ció en el lu­gar de los he­chos has­ta apro­xi­ma­da­men­te las dos y me­dia de la tar­de. Fue cuan­do se per­so­nó el juez y or­de­nó le­van­tar el ca­dá­ver, tras­la­da­do a San­tia­go pa­ra prac­ti­car­le la au­top­sia.

El su­ce­so cau­só una gran con­mo­ción en la zo­na, es­pe­cial­men­te en Go­lán, la pa­rro­quia me­li­den­se don­de re­si­día la víc­ti­ma, y en Man­goei­ro, la pa­rro­quia de To­ques de don­de era na­ti­vo y en la que re­si­den sus pa­dres. El re­gi­dor de ese úl­ti­mo con­ce­llo ex­pre­só su pe­sar por lo su­ce­di­do, así co­mo sus con­do­len­cias a la fa­mi­lia, muy co­no­ci­da y apre­cia­da en­tre los ve­ci­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.