Ma­trí­cu­la y se­gu­ro pa­ra las bi­ci­cle­tas

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión -

AL DÍA JOR­GE DEL CO­RRAL

Pue­do de­cir sin jac­tan­cia y tam­bién sin ru­bor que me ha atro­pe­lla­do una bi­ci­cle­ta en una ca­lle mien­tras cru­za­ba un pa­so de ce­bra. La ci­clis­ta no hi­zo ningún in­ten­to por pa­rar o es­qui­var­me cuan­do me vio a más de ocho me­tros de dis­tan­cia. Avan­zó se­gu­ra ha­cia mí, desafian­te, mien­tras, po­si­ble­men­te, pen­sa­ba que era ella la que te­nía de­re­cho y yo quién de­bía apar­tar­me de su tra­yec­to­ria o abs­te­ner­me de cru­zar. Cuan­do me em­bis­tió co­mo un to­ro, ni se in­mu­tó. Se dio a la fu­ga muy ufa­na y yo me que­dé com­po­nien­do mi fi­gu­ra y lim­pián­do­me los pan­ta­lo­nes, mien­tras unos cuan­tos pea­to­nes si­guie­ron su ca­mino y otros tan­tos se so­li­da­ri­za­ron con­mi­go e in­cre­pa­ron a la pre­po­ten­te.

¿A quién re­cla­mo?, ¿có­mo co­noz­co la iden­ti­dad de la ci­clis­ta y có­mo iden­ti­fi­co la bi­ci­cle­ta? En los años se­sen­ta del si­glo pa­sa­do, al­gu­nos ayun­ta­mien­tos, co­mo el de Va­lla­do­lid, lle­ga­ron a exi­gir ma­trí­cu­la a las bi­ci­cle­tas pa­ra co­brar­les un im­pues­to. La nor­ma no se ex­ten­dió a la to­ta­li­dad de los mu­ni­ci­pios y de­ca­yó allí don­de la hu­bo, por­que se aca­bó de­fi­nien­do a la bi­ci­cle­ta co­mo ar­ticu­lo de ocio y no de trans­por­te. Co­bran­do a los Seat 600 y a la in­ci­pien­te mo­to­ri­za­ción, las ar­cas mu­ni­ci­pa­les em­pe­za­ban a lle­nar­se. Aho­ra, mu­chos ayun­ta­mien­tos la de­fi­nen co­mo un nue­vo sis­te­ma de trans­por­te: sano, no con­ta­mi­nan­te y ágil en el dé­da­lo del fa­rra­go­so trá­fi­co. Y pa­ra fa­vo­re­cer­la no du­dan en cons­truir in­fra­es­truc­tu­ras es­pe­cí­fi­cas pa­ra los ci­clis­tas, aun­que lue­go cir­cu­len por don­de quie­ren y sin que los po­li­cías mu­ni­ci­pa­les ha­gan al­go por im­pe­dir­lo. Y yo me pre­gun­to: si efec­ti­va­men­te ha vuel­to a ser un me­dio de trans­por­te, ?por qué no se le obli­ga a lle­var ma­trí­cu­la pa­ra que pa­gue im­pues­to de cir­cu­la­ción co­mo cual­quier me­dio de trans­por­te, al igual que se exige a otros vehícu­los de dos rue­das? y ¿por qué no se com­pe­le a su con­duc­tor a sus­cri­bir un se­gu­ro de responsabilidad ci­vil pa­ra cu­brir los da­ños que cau­se a ter­ce­ros?

Yo soy ci­clis­ta, pe­ro de pa­seo y ocio. Uti­li­zó una eléc­tri­ca de ayu­da a la pe­da­la­da que me per­mi­te ha­cer cer­ca de 80 ki­ló­me­tros dia­rios sin su­frir ni echar el bo­fe. Lle­vo el cas­co obli­ga­to­rio, circu­lo por la cal­za­da y en el sen­ti­do del trá­fi­co, me pa­ro en los se­má­fo­ros y ce­do la mar­cha en los pa­sos de ce­bra y en los cru­ces, tal co­mo me obli­ga el có­di­go de cir­cu­la­ción. No soy ningún án­gel, pe­ro me irri­ta, co­mo a mu­chos, que al­gu­nos, va­rios, de­ma­sia­dos, ha­gan lo que quie­ren con la bi­ci­cle­ta am­pa­rán­do­se en la im­pu­ni­dad en la que se mue­ven. Igual que me en­co­ra­ji­na que los due­ños de perros no re­co­jan sus ca­cas por­que yo re­co­jo las del mío y sien­to ver­güen­za cuan­do veo las aje­nas de los con­ciu­da­da­nos in­ci­vi­li­za­dos. Que los hay, y a mi­les. MA­RÍA CANOSA

Avan­za­mos en agos­to e a mi­ña ne­na se­gue fa­lan­do do co­le­xio. Ca­da día me sor­pren­de con al­go no­vo que foi ad­qui­rin­do ao lon­go do cur­so e que le­va gar­da­do. Pou­co a pou­co dei­xa ir saín­do o que a es­co­la sig­ni­fi­cou pa­ra ela e os seus com­pa­ñei­ros. «Non me que­ro ba­ñar, ma­má. É me­llor du­char­se. Te­mos que pe­char a bi­lla pa­ra que non se gas­te a au­ga». Mí­roa sor­pren­di­da e xa me ex­pli­ca que llo en­si­nou Ma­ri­sa, a súa pro­fe. Ta­mén que te­mos que com­par­tir. E que non de­be­mos en­fa­dar­nos.

Po­lo me­dio ta­mén pregunta can­do co­me­zan as cla­ses e on­de an­da­rán ca­da día os seus com­pa­ñei­ros.

Ás ve­ces es­cói­toa can­tar can­cións e re­ci­tar os nú­me­ros. Que­re sa­ber que le­tras le­va ca­da pa­la­bra, e vai­nas ano­tan­do nun ca­derno, ou en cal­que­ra pa­pel que ato­pa po­la ca­sa adian­te.

O úl­ti­mo día, can­do os fo­mos re­co­ller, can­tá­ron­nos un­ha can­ción, e ao fi­nal de­la, aper­tá­ron­se to­dos, por­que, di­cían eles, Ma­ri­sa lles ex­pli­ca­ra que «o me­llor de to­do son os ami­gos».

Van pa­san­do os días e ne­la flo­re­ce to­da a apren­di­za­xe des­tes me­ses atrás. Vé­xoo na for­ma de mi­rar e de ra­zoar. Re­pi­te a ca­da pou­co: co­mo di Ma­ri­sa. E a min fai­me so­rrir e sen­tir un in­men­so or­gu­llo.

Se­gu­ro que hai máis Ma­ri­sas, non o du­bi­do. Mes­mo Lu­chi, a pro­fe do mes­mo ni­vel pe­ro do ou­tro gru­po coa que tan­to com­par­ti­ron. E moi­tos ou­tros tan­tos do­cen­tes que fan un­ha labor im­pa­ga­ble, axu­dan­do a me­drar os ca­ti­vos. Ma­ri­sa ta­mén é He­le­na, Pedro, Isa­bel, Mar­cos... Mes­tres que fan que ne­se pri­mei­ro ano, os ne­nos na­mo­ren da es­co­la. Gra­zas a to­dos. Gra­zas a ti, Ma­ri­sa.

PI­LAR CANICOBA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.