Trump y Kim ele­van el ries­go de gue­rra

Piong­yang ame­na­za con ata­car Guam mien­tras Was­hing­ton pre­su­me de ar­se­nal nu­clear

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional - SARA R. ESTELLA

Ho­ras des­pués de que Co­rea del Nor­te ame­na­za­ra con un ata­que a la is­la de Guam, Do­nald Trump man­te­nía su pul­so dia­léc­ti­co con Kim Jong-un, ele­van­do va­rios gra­dos el ries­go de una gue­rra. El es­ta­dou­ni­den­se alar­deó en Twit­ter de que una de sus pri­me­ras ór­de­nes co­mo pre­si­den­te fue mo­der­ni­zar su ar­se­nal nu­clear y «aho­ra es mu­cho más fuerte y más po­de­ro­so que nun­ca». Una ad­ver­ten­cia que su­ce­día al men­sa­je in­ti­mi­da­to­rio de que lle­va­rá «una fu­ria y fue­go» sin pre­ce­den­tes con­tra el ré­gi­men nor­co­reano si no ce­san sus pro­vo­ca­cio­nes.

«Es­pe­re­mos que nun­ca ten­ga­mos que usar es­te po­der [nu­clear], pe­ro nun­ca ha ha­bi­do un mo­men­to en que no ha­ya­mos si­do la na­ción más po­de­ro­sa del mun­do», es­cri­bió Trump ayer. Una nueva ame­na­za an­te los con­ti­nuos de­sa­fíos militares de Piong­yang, que en ju­lio pro­bó dos mi­si­les in­ter­con­ti­nen­ta­les que pre­su­mió eran ca­pa­ces de gol­pear Chica­go o Nueva York.

Es­te nue­vo ni­vel en la re­tó­ri­ca de Trump so­bre Piong­yang ha des­per­ta­do crí­ti­cas en las pro­pias fi­las re­pu­bli­ca­nas. En­tre ellas la del ve­te­rano se­na­dor John McCain, que ad­vir­tió que Trump de­be­ría tener cui­da­do con lo que di­ce, por­que «lo úni­co que va a con­se­guir es acer­car­nos a al­gún ti­po de con­fron­ta­ción gra­ve».

El se­cre­ta­rio de Es­ta­do, Rex Ti­ller­son, se en­car­gó de re­ba­jar la ten­sión, an­tes de ha­cer una es­ca­la en Guam. «Creo que los ame­ri­ca­nos pue­den dor­mir tran­qui­los por la no­che» afir­mó al des­car­tar cual­quier «ame­na­za in­mi­nen­te». Tam­bién jus­ti­fi­có las pa­la­bras de Trump al con­si­de­rar­las de «men­sa­je con­tun­den­te en el len­gua­je que Kim Jong-un en­tien­de».

An­te la du­ra re­tó­ri­ca del pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano, Kim Jong-un sa­ca pe­cho y ele­va su tono desafian­te. Así, hi­zo sal­tar to­das las alar­mas en la re­gión cuan­do ame­na­zó con ata­car de for­ma pre­ven­ti­va la es­tra­té­gi­ca is­la de Guam. Es­te en­cla­ve del Pa­cí­fi­co aco­ge ba­jo una mis­ma co­man­dan­cia dos ba­ses claves pa­ra la es­tra­te­gia nor­te­ame­ri­ca­na en Asia, la ba­se na­val Guam y la aé­rea An­der­sen. De es­ta úl­ti­ma des­pe­gan los ca­za bom­bar­de­ros B-1B Lan­cer, con ca­pa­ci­dad nu­clear, que en los úl­ti­mos me­ses Was­hing­ton ha des­ple­ga­do en va­rias oca­sio­nes so­bre la pe­nín­su­la co­rea­na.

En un men­sa­je di­fun­di­do por la agen­cia de no­ti­cias del ré­gi­men (KCNA), un por­ta­voz afir­mó que es­tán «es­tu­dian­do cui­da­do­sa­men­te un plan pa­ra un fue­go en­vol­ven­te en torno a Guam con mi­si­les de al­can­ce me­dio-largo Hwa­song-12», capaz de vo­lar en­tre 3.000 y 6.000 ki­ló­me­tros. Un ata­que pre­ven­ti­vo que se pro­du­ci­ría cua­do el jo­ven dic­ta­dor lo or­de­na­ra.

La raíz de es­ta gue­rra de pa­la­bras es­tá en un in­for­me de la in­te­li­gen­cia es­ta­dou­ni­den­se que ase­gu­ra que Piong­yang ya ha con­se­gui­do mi­nia­tu­ri­zar ca­be­zas nu­clea­res pa­ra in­cor­po­rar­las a sus mi­si­les, se­gún ci­ta The Was­hing­ton Post. Aun­que va­rios ana­lis­tas des­con­fían de es­te lo­gro, to­dos ven con preo­cu­pa­ción los rá­pi­dos avan­ces militares que ha con­se­gui­do el ré­gi­men a pe­sar

de las du­ras sanciones que las Na­cio­nes Uni­das le ha im­pues­to en los úl­ti­mos cin­co años.

Pe­kín lla­ma a la cal­ma

Chi­na, uno de los alia­dos tra­di­cio­na­les de Co­rea del Nor­te, lla­mó nue­va­men­te a la mo­de­ra­ción dada la «muy com­pli­ca­da y de­li­ca­da» si­tua­ción de la pe­nín­su­la de Co­rea, se­gún de­cla­ró un por­ta­voz de Ex­te­rio­res. Pe­ro, po­co des­pués el se­cre­ta­rio de De­fen­sa de EE.UU., Jim Mat­tis, ins­ta­ba a Co­rea del Nor­te a no pro­vo­car si­tua­cio­nes que con­duz­can «al fin de su ré­gi­men y a la des­truc­ción de su pue­blo», ade­más de exi­gir el aban­dono de su pro­gra­ma ar­ma­men­tís­ti­co. Un ase­sor de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal no du­dó en com­pa­rar la ac­tual si­tua­ción con la crisis de los mi­si­les de Cu­ba.

Ti­ller­son re­ba­ja el tono y di­ce que los es­ta­dou­ni­den­ses pue­den «dor­mir tran­qui­los»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.