«La fa­mi­lia di­ce que vol­va­mos a Ga­li­cia, pe­ro quie­ro lu­char»

Es uno de los 14 re­gi­do­res opo­si­to­res a los que Ni­co­lás Ma­du­ro ame­na­za con en­car­ce­lar

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional - PEDRO GAR­CÍA OTE­RO

Los Salias es un pe­que­ño mu­ni­ci­pio a 15 ki­ló­me­tros de Ca­ra­cas. Ha­ce ape­nas 60 años, lle­ga­ron los primeros in­mi­gran­tes ca­na­rios, por­tu­gue­ses y ga­lle­gos a sem­brar en sus fres­cas mon­ta­ñas, hoy ur­ba­ni­za­das, en las que vi­ven pro­fe­sio­na­les de cla­se me­dia. Uno de los hi­jos de esos ga­lle­gos es el al­cal­de, Jo­sé Josy Fernández, na­ci­do en Venezuela pe­ro que vi­vió en­tre los 2 y los 17 años en Chantada, Lu­go, don­de es­tán sus raí­ces fa­mi­lia­res. Es­tá ame­na­za­do por el Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia ve­ne­zo­lano con cár­cel e in­ha­bi­li­ta­ción por «desaca­to» al no im­pe­dir las ma­ni­fes­ta­cio­nes opo­si­to­ras en su mu­ni­ci­pio.

Aún no sa­be qué hará cuan­do la sen­ten­cia lo to­que (ya son cua­tro los al­cal­des en la mis­ma con­di­ción en dos se­ma­nas), ni qué hará cuan­do es­to su­ce­da, pe­ro de al­go es­tá se­gu­ro: Las pro­tes­tas son jus­tas, y él ja­más las re­pri­mi­ría.

—¿Cuál es su si­tua­ción le­gal?

—Soy uno de los 14 al­cal­des impu­tados, de ellos ya cin­co sen­ten­cia­dos, por el Tri­bu­nal Su­pre­mo. De los cin­co que ya han ci­ta­do, cua­tro han si­do de­ja­dos pre­sos e in­ha­bi­li­ta­dos. Nos acha­can ser los cul­pa­bles de que la gen­te es­té pro­tes­tan­do en los mu­ni­ci­pios. Co­mo lo sa­be Ga­li­cia, lo sa­be Es­pa­ña y lo sa­be el mun­do, Ve­ne- zue­la es­tá pro­tes­tan­do por­que no hay co­mi­da, no hay me­di­ci­nas, y por­que se aca­bó la ca­li­dad de vi­da y es­ta­mos en una dic­ta­du­ra. Es­toy a la es­pe­ra de que me lla­men a au­dien­cia pa­ra que, co­mo a to­dos los de­más, me dic­ten el au­to de de­ten­ción y la in­ha­bi­li­ta­ción política por 15 me­ses. Pe­ro las ma­ni­fes­ta­cio­nes son jus­tas y no las voy a re­pri­mir.

—¿Qué di­ce su fa­mi­lia?

— Mis pa­dres y mis dos hi­jos es­tán en Venezuela, con­mi­go. Los de­más fa­mi­lia­res es­tán allá en Ga­li­cia. Ten­go mu­chos tíos y pri­mos en Ga­li­cia. Una bue­na can­ti­dad de ellos es­ta­ban en Venezuela y ya la ma­yo­ría en estos úl­ti­mos tres años se han ido pa­ra allá, pa­ra Vi­lar de Ou­tei­ro, en Chantada, Lu­go. La fa­mi­lia, por su­pues­to, me di­ce «vén­gan­se», pe­ro de ver­dad pa­ra mí es im­por­tan­te lu­char por es­to, por Venezuela. Yo amo es­ta tie­rra, amo es­te país, el mejor del mun­do, aun­que hoy, con es­ta dic­ta­du­ra a la cu­ba­na, es­té to­tal­men­te de­te­rio­ra­do.

—¿Qué hará si el Su­pre­mo le man­da a pri­sión?

—To­ma­ré la de­ci­sión en su mo­men­to. To­dos los al­cal­des es­ta­mos sen­ten­cia­dos. To­da­vía te­ne­mos al­cal­des pre­sos des­de el 2014 con es­te mis­mo mo­dus ope­ran­di, aun­que ini­cial­men­te eran do­ce me­ses. Otros, cuan­do les dic­ta­ron sen­ten­cia, de­ci­die­ron ir­se. Es tan­to el co­pia y pe­ga de la do­cu­men­ta­ción que tie­nen con­tra mí, que me man­dan a res­guar­dar la se­gu­ri­dad… ¡del mu­ni­ci­pio Ba­ru­ta, con el que yo no ten­go na­da que ver! Y la de­man­da con­tra el al­cal­de del mu­ni­ci­pio Ba­ru­ta es exac­ta­men­te igual a la mía.

Josy Fernández, en su des­pa­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.