Muy cer­qui­ta de Ga­li­cia exis­ten des­ti­nos que na­da tie­nen que en­vi­diar a los lu­ga­res que uno vi­si­ta tras pasar va­rias ho­ras subido a un avión

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Al Sol - L. G. DEL VA­LLE, T. TA­BOA­DA

Has­ta ha­ce no de­ma­sia­do tiem­po, la pri­me­ra vez que mu­chos ga­lle­gos pi­sa­ban otro país era cuan­do la fa­mi­lia al com­ple­to via­ja­ba has­ta Va­le­nça en un Peu­geot 205 pa­ra com­prar toa­llas. Aho­ra, los vue­los de ba­jo coste han fo­men­ta­do que el co­no­cer mun­do no sea so­lo cosa de pu­dien­tes. Eso sí, las an­sias por echar­nos ho­ras de avión en­ci­ma pro­vo­ca que nos ol­vi­de­mos de des­cu­brir esos lu­ga­res es­pe­cia­les que te­ne­mos a un pa­so de la co­mu­ni­dad. Li­te­ral­men­te.

POR­TU­GAL Mel­gaço.

A so­lo se­sen­ta ki­ló­me­tros de Vi­go, es­ta vi­lla per­te­ne­cien­te a Via­na do Cas­te­lo es­con­de gran­des se­cre­tos, en­tre ellos su parque ter­mal. No obs­tan­te, aun­que dis­fru­tar de un fin de se­ma­na en­tre ma­sa­jes es de lo más ape­te­ci­ble, no hay que de­jar de pa­sear por la zo­na amu­ra­lla­da del cas­co an­ti­guo. El Jar­dim do Cas­te­lo es tam­bién vi­si­ta obli­ga­da por sus mag­ní­fi­cas vis­tas. Los aman­tes del vino no pue­den de­jar de vi­si­tar al­gu­na de las pres­ti­gio­sas bo­de­gas de la lo­ca­li­dad.

Al­go me­nos de 30 ki­ló­me­tros al es­te de Mel­gaço, uno en­cuen­tra otra jo­yi­ta. So­lo es­tá a 34 ki­ló­me­tros de Vi­go, y pro­me­te. Sin ir más le­jos, es­ta lo­ca­li­dad al­ber­ga uno de los cas­ti­llos más im­pre­sio­nan­tes de la re­gión del Min­ho, con unos jar­di­nes que qui­tan el hi­po. Igual que lo ha­ce el mi­ra­dor que se en­cuen­tra en la pla­za Deu-la-Deu, des­de la que se ob­ser­va el río fron­te­ri­zo.

Mo­nçao.

A ti­ro de pie­dra de Xin­zo de Li­mia, en la co­mar­ca de Barroso, se en­cuen­tra es­ta vi­lla de 1.800 ha­bi­tan­tes que cau­ti­va a to­do el que la pi­sa. La al­dea de Pi­to­nes das Ju­nias es una ma­ra­vi­lla sin ma­si­fi­car per­fec­ta pa­ra dar lar­gos pa­seos sin que el rui­do ge­ne­re mo­les­tias. Pa­ra los aman­tes del gó­ti­co, la vi­si­ta al cas­ti­llo es una pa­ra­da obli­ga­to­ria.

Mon­ta­le­gre.

La lla­ve de Por­tu­gal, co­mo mu­chos co­no­cen a es­ta ciu­dad, tie­ne un en­can­to par­ti­cu­lar por sus pin­to­res­cos edi­fi­cios. Ade­más, es co­no­ci­da por la ca­li­dad de su ja­món y los fo­la­res, unas ho­ga­zas de pan re­lle­nas de cho­ri­zo que re­cuer­dan al bo­llo pre­ña­do. Pun­to de in­te­rés ge­ne­ra­li­za­do: la To­rre del Ho­me­na­je y sus vis­tas. Es­tá so­lo a 28 ki­ló­me­tros de Ve­rín.

Cha­ves. LEÓN Las Mé­du­las.

Na­da más cru­zar la fron­te­ra con el Bier­zo, a ape­nas seis ki­ló­me­tros, es­tá el la­go y pue­blo de Ca­ru­ce­do. Es­ta lo­ca­li­dad des­ta­ca por las ex­ca­va­cio­nes ro­ma­nas de Las Mé­du­las, la an­ti­gua mi­na de oro que ha­ce veinte años fue de­cla­ra­da por la Unesco Pa­tri­mo­nio de la Humanidad.

AS­TU­RIAS Ta­ra­mun­di.

Te­rri­to­rio per­fec­to pa­ra ha­cer sen­de­ris­mo. A tan so­lo 38 ki­ló­me­tros de Mon­do­ñe­do, Ta­ra­mun­di ofre­ce ade­más nu­me­ro­sos atrac­ti­vos pa­tri­mo­nia­les, des­ta­can­do la igle­sia pa­rro­quial de San Mar­tín de Ta­ra­mun­di, de es­ti­lo neo­clá­si­co, mo­li­nos y he­rre­rías o el ya­ci­mien­to de Os Cas­tros.

El re­co­rri­do por la Re­ser­va Na­tu­ral de la Ría es per­fec­to pa­ra los aman­tes de la na­tu­ra­le­za. Una ru­ta que se pue­de acom­pa­ñar de una vi­si­ta a la Ca­so­na de Parga, en el ba­rrio de Ferreira. Uno lle­ga a es­te mu­ni­ci­pio as­tu­riano que allí la co­no­cen tam­bién por A Veiga, en un abrir y ce­rrar de ojos, ya que es­tá a so­lo diez ki­ló­me­tros de Ri­ba­deo.

Ve­ga­deo.

Pun­to a fa­vor: el con­jun­to et­no­grá­fi­co del Ma­zo de Me­re­do, en­cla­va­do en una área re­crea­ti­va, acer­ca al tu­ris­ta a la tra­di­ción del apro­ve­cha­mien­to del agua.

El puer­to de Ta­pia de Ca­sa­rie­go es uno de los en­cla­ves más vi­si­ta­dos de es­te pue­blo ma­ri­ne­ro, que se si­túa a 17 ki­ló­me­tros de Ri­ba­deo. De un ta­ma­ño pe­que­ño, sin em­bar­go, es­tá po­bla­do de lo­ca­les pa­ra pi­car al­go. La pla­ya de Pe­na­rron­da, con­si­de­ra­da des­de el 2002 Mo­nu­men­to Na­cio­nal, es un lu­gar per­fec­to pa­ra des­can­sar. Y des­pués, una vez que ha caí­do la tar­de, na­da mejor que acer­car­se al mi­ra­dor prin­ci­pal, cu­yas vis­tas son in­su­pe­ra­bles.

Ta­pia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.