La ma­dre que cui­da al Com­bo

Car­men­ci­ta es el eje que ha­ce gi­rar la or­ques­ta por­que es ella la que les bus­ca el alo­ja­mien­to, los cui­da cuan­do es­tán en­fer­mos e in­clu­so ayu­da a mon­tar el pal­co

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Galicia - ALE­JAN­DRO G. CHOUCIÑO, R. R.

¿Quién es esa mu­jer que co­lo­ca las lu­ces en el pal­co de El Com­bo Do­mi­ni­cano? Es Ma­ría del Car­men Pra­do, Car­men­ci­ta. Es la mu­jer sin la que es­ta or­ques­ta no se­ría lo que es. Por­que es ella la que ha­ce las re­ser­vas de ho­tel, cal­cu­la el nú­me­ro de ha­bi­ta­cio­nes, bus­ca los res­tau­ran­tes pa­ra que mú­si­cos y mon­ta­do­res pue­dan co­mer, ayu­da en el mon­ta­je y siem­pre tie­ne a mano to­do ti­po de me­di­ci­nas pa­ra sus «ni­ños». ¿Quié­nes son? Los chi­cos y chi­cas de la or­ques­ta, esos que les ha­cen bai­lar en la fies­ta.

Cuen­ta la que es la «ma­dre» de to­dos ellos que Juan Car­los, el can­tan­te, siem­pre le di­ce: «Doc­to­ra Car­men­ci­ta, hoy me en­cuen­tro mal». Y allá va ella con su bo­ti­quín car­ga­do de ibu­pro­fe­nos, coul­di­na y cre­ma pa­ra ti­ro­nes mus­cu­la­res. Pa­ra que na­da fa­lle en el es­pec­tácu­lo.

Car­men­ci­ta, su ma­ri­do y el res­to de mon­ta­do­res ha­cen ese trabajo que el pú­bli­co no ve: «O es­ce­na­rio hai que mon­ta­lo, e se nós non es­ta­mos ao 100 % ou 90 % po­la noi­te, os mú­si­cos e can­tan­tes non po­den desem­pe­ñar o seu tra­ba­llo a per­fec­ción».

Son una fa­mi­lia

Tra­ba­jan du­ro. Muchas ho­ras. Pe­ro lo pa­san bien. «So­mos co­mo un­ha fa­mi­lia, aín­da que des­pois ca­da un te­ña a súa pro­pia. Non é por pre­su­mir, pe­ro sem­pre es­ti­ven moi or­gu­llo­sa. Des­de o pri­mei­ro mo­men­to nos en­ten­de­mos to­dos a per­fec­ción. Que ta­mén po­de ha­ber al­gun­ha lior­ta, pe­ro vai­se no mo­men­to», di­ce. Y ese buen am­bien­te se trans­mi­te al pú­bli­co. «Ne­sa es­ca­lei­ra —se­ña­la el ac­ce­so al es­ce­na­rio — pa­sei moi­tas ho­ras. Ago­ra xa non o fa­go tan­to, por­que te­ño 56 anos. Pe­ro an­tes bai­la­ba coa xen­te e cón­tan­che a súa vi­da. E pou­co a pou­co vas fa­cen­do un­ha ami­za­de de ver­be­na con eles. Si es­tou ma­la, xa me es­tán pre­gun­tan­do por What­sapp».

Car­men­ci­ta tra­ba­ja en una profesión do­mi­na­da por hom­bres. «Moi­tas ve­ces, nos cam­pos das fes­tas on­de non me co­ñe­cen, ve­ñen os ra­pa­ces ao ver­me co cha­le­co do Com­bo e pre­gún­tan­me: ‘¿e ti que fas aquí?’ A xen­te chó­ca­lle ver a un­ha mu­ller maior que se de­di­ca a is­to».

Ca­da ini­cio de gi­ra mi­ra que to­do es­té en or­den, des­de los vue­los de los ar­tis­tas has­ta ha­cer que se en­cuen­tren co­mo en ca­sa: «Or­ga­ni­zo os voos, os ho­teis, a on­de imos co­mer. Son un pou­co a nai da plan­ti­lla do Com­bo. Eles pá­sano mal ao ter a fa­mi­lia tan lon­xe e eu in­ten­to que o pa­sen o me­llor po­si­ble». Sa­be, ade­más, que en es­te trabajo es im­por­tan­te tener una bue­na re­la­ción con las em­pre­sas que les pres­tan ser­vi­cios: «¡Te­ño que dar­lle as gra­zas a tan­tos ho­teis! Por­que as or­ques­tras com­pli­cá­mo­lles a vi­da. Al­te­rá­mos­lle a co­ci­ña, ao per­soal de lim­pe­za...».

El ini­cio de la his­to­ria

En on­ce años ha apren­di­do mu­cho de un sec­tor al que lle­gó por ca­sua­li­dad. Cuan­do la or­ques­ta ca­na­ria El Com­bo Do­mi­ni­cano vino a Ga­li­cia, en el 2006, se pu­sie­ron en con­tac­to con un trans­por­tis­ta pa­ra ha­cer la gi­ra. Aquel hom­bre era Jo­sé Ma­nuel, ma­ri­do de Car­men­ci­ta. Ahí co­men­zó una unión que se es­tre­cha­ría to­da­vía más el día que Jo­sé Ma­nuel tu­vo que mar­char pa­ra As­tu­rias y no te­nían per­so­nal pa­ra mon­tar el es­ce­na­rio: «O ra­paz que lles axu­da­ba de­ci­diu non ir con eles can­do fal­ta­ba un­ha ho­ra pa­ra mar­char. Da­que­la ofre­cin­me e xa que­dei pa­ra sem­pre».

Aquel día en que su ma­ri­do se fue a As­tu­rias, la vi­da pro­fe­sio­nal de es­ta mu­jer de Ba­rran­tes, Cam­ba­dos, dio un gi­ro de 360 gra­dos. Fue en el 2009 cuan­do am­bos, ella y su es­po­so, se con­vir­tie­ron en los en­car­ga­dos del mon­ta­je. Aho­ra, ocho años des­pués, Car­men­ci­ta es esa gran mu­jer que es­tá de­trás de una gran or­ques­ta.

EL COM­BO DO­MI­NI­CANO

Car­men­ci­ta, acom­pa­ña­da por al­gu­nos de sus «hi­jos», el per­so­nal de mon­ta­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.