La si­nies­tra­li­dad la­bo­ral vuel­ve a re­pun­tar tras una dé­ca­da de caí­da

Los sin­di­ca­tos apun­tan a la pre­ca­rie­dad co­mo prin­ci­pal cau­sa del in­cre­men­to

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Galicia - ÁL­VA­RO SE­VI­LLA

Tras diez años de caí­da, la si­nies­tra­li­dad la­bo­ral ha vuel­to a re­pun­tar en Barbanza. Du­ran­te los sie­te primeros me­ses de es­te año se pro­du­je­ron 556 ac­ci­den­tes, una de­ce­na más que en el mis­mo pe­río­do del ejer­ci­cio an­te­rior. Con es­tas cifras en­ci­ma de la me­sa, des­de los prin­ci­pa­les sin­di­ca­tos apun­tan a dos mo­ti­vos. El pri­me­ro es sim­ple­men­te arit­mé­ti­co: a ma­yor nú­me­ro de con­tra­ta­cio­nes y tra­ba­ja­do­res, más in­ci­den­tes. El se­gun­do, afir­man, es­tá re­la­cio­na­do con la pre­ca­rie­dad la­bo­ral, que co­lo­ca a ope­ra­rios con es­ca­sa for­ma­ción, por lo tan­to más vul­ne­ra­bles, en pues­tos com­pro­me­ti­dos.

Lo que no ha va­ria­do en la úl­ti­ma dé­ca­da son las lo­ca­li­da­des que re­gis­tran más per­can­ces, que son Ri­bei­ra, A Po­bra y Boi­ro, por es­te or­den. La ex­pli­ca­ción es sen­ci­lla, ya que cuen­tan con el ma­yor te­ji­do em­pre­sa­rial de la zo­na bar­ban­za­na. En cam­bio sí han va­ria­do los sec­to­res don­de se pro­du­cen ma­yor can­ti­dad. Des­de el pin­cha­zo de la burbuja in­mo­bi­lia­ria, el sec­tor in­dus­trial se ha eri­gi­do co­mo el nú­me­ro uno, mien­tras que la cons­truc­ción ha caí­do a la cuar­ta po­si­ción, con 57 in­ci­den­tes en lo que va de año.

El se­cre­ta­rio xe­ral de CC.OO. en San­tia­go y Barbanza, Car­los Par­do, apun­ta al fac­tor de la pre­ca­rie­dad co­mo el ma­yor pro­ble­ma de los tra­ba­ja­do­res en estos mo­men­tos: «To­do pro­ce­de das re­for­mas la­bo­rais de PP e PSOE, que de­be­rían de­rro­gar can­to an­tes. An­te a fal­ta de em­pre­go, a xen­te, con tal de non per­der o que ten, fai o que lle to­que. Aín­da que non se cu­bran as mí­ni­mas pre­cau­cións pa­ra desen­vol­ver a fae­na con se­gu­ri­da­de».

In­ten­tar una uto­pía

El re­pre­sen­tan­te sin­di­cal afir­ma que el in­cre­men­to de la con­tra­ta­ción no de­be­ría lle­var pa­re­jo un au­men­to en es­te ti­po de in­ci­den­tes: «Do que se tra­ta é do con­tra­rio, non podemos asumir que por­que ha­xa máis xen­te tra­ba­llan­do té­mo­nos que con­for­mar con que au­men­ten es­tes ca­sos. Hai que in­ten­tar que se­xan o me­nor nú­me­ro po­si­ble. Sa­be­mos que o 0 % é un­ha uto­pía, pe­ro te­mos que in­ten­ta­lo igual­men­te».

Te­re­sa Vidal, de la CIG, re­co­no­ce que la irrup­ción de las agen­cias de trabajo tem­po­ral tie­ne mu­cho que ver: «Ago­ra a xen­te es­tá co­llen­do em­pre­gos de se­ma­nas. Hai moi­ta ro­ta­ción den­tro das em­pre­sas e o ris­co au­men­ta. É ne­ce­sa­rio co­ñe­cer a ma­qui­na­ria coa que se ope­ra».

A su vez, co­lo­ca otro fac­tor en la ecua­ción. Vidal apun­ta que la crisis ha im­pe­di­do que muchas fir­mas cam­bien cier­tos equi­pos, co­mo pue­den ser má­qui­nas pe­sa­das de gran coste, que se man­tie­nen aun­que no es­tán en las me­jo­res con­di­cio­nes. A pe­sar de que en­tien­de que los ries­gos siem­pre exis­ten, la sin­di­ca­lis­ta re­co­no­ce que la se­gu­ri­dad en las fir­mas bar­ban­za­nas ha au­men­ta­do con­si­de­ra­ble­men­te: «Hai un­ha maior con­cien­cia­ción por par­te dos empresarios. Non só po­las san­cións que poi­dan re­ci­bir; nas em­pre­sas gran­des in­clu­so mul­tan aos obrei­ros que non uti­li­zan cas­cos, guan­tes ou bo­tas re­gu­la­men­ta­rias».

Es­ta cues­tión se sos­tie­ne con los da­tos que re­co­ge el Ins­ti­tu­to Ga­le­go de Se­gu­ri­da­de e Saú­de La­bo­ral. En el 2005, el nú­me­ro de in­ci­den­tes re­gis­tra­dos en to­do el año al­can­zó los 1.997. Pa­ra lle­gar a es­ta ci­fra en el 2017, los per­can­ces de­be­rían cua­dru­pli­car­se en lo que que­da de año.

MA­TA­LO­BOS

POR SEC­TO­RES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.