El ja­ba­lí echa por tie­rra una co­se­cha de maíz muy pro­me­te­do­ra

Los agri­cul­to­res se que­jan de la fal­ta de ayu­das y de las res­tric­cio­nes pa­ra rea­li­zar ba­ti­das

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Barbanza-muros-noia - X. RA­MÓN ALVITE / A. GER­PE

La que pro­me­tía ser una de las me­jo­res cam­pa­ñas que se re­cuer­dan en la co­mar­ca pa­ra el cul­ti­vo del maíz va ca­mino de con­ver­tir­se en desas­tro­sa y, se­gún pa­re­ce, las pér­di­das se con­ta­rán por mi­les de eu­ros.

Al me­nos ese es el te­mor de mu­chos ga­na­de­ros ma­za­ri­ca­nos de nú­cleos co­mo Abe­lei­ras, La­go o Co­lúns, don­de los ja­ba­líes lle­van va­rios días des­tro­zan­do plan­ta­cio­nes. Pre­ci­sa­men­te en esa úl­ti­ma lo­ca­li­dad se pro­du­jo el ata­que más re­cien­te del que se tie­ne cons­tan­cia, tal y co­mo ex­pli­can Jo­sé Pais y Da­vid Mar­tí­nez, que com­par­ten el cul­ti­vo de una fin­ca de ca­si tres hec­tá­reas pró­xi­ma a la ca­rre­te­ra que une Co­lúns con Ci­ves.

on­te que, den­de o al­to, xa se lle vían moi­tos cla­ros no me­dio da fin­ca. Fun alí e xa vin a des­fei­ta. De mo­men­to ha­be­rá me­dia hec­tá­rea afec­ta­da, aín­da que o peor é que o xa­ba­ril vai volver ata aca­bar con to­do, co­mo xa ten fei­to nou­tras oca­sións», apun­ta Jo­sé mien­tras Da­vid mues­tra su im­po­ten­cia por una si­tua­ción de la que culpa di­rec­ta­men­te a la Ad­mi­nis­tra­ción. «Li­mi­ta­ron tan­to as ba­ti­das que a es­pe­cie criou moi­to e ago­ra é im­po­si­ble con­tro­la­la. No ca­so de Ma­za­ri­cos, tal e co­mo con­tan os ca­za­do­res, hai máis xa­ba­rís que nun­ca e, cla­ro, que­ren co­mer. Nós pou­co podemos fa­cer, sal­vo mi­rar co­mo nos aca­ban con to­do».

Su­fra­gar los da­ños

En es­te sen­ti­do, los agri­cul­to­res tam­bién se que­jan de la fal­ta de ayu­das pú­bli­cas que per­mi­tan su­fra­gar los des­tro­zos cau­sa­dos por estos ani­ma­les sal­va­jes. «Se que­ren te­los no mon­te, que se fa­gan car­go dos da­nos que cau­san. Non podemos ser sem­pre nós os que su­fra­mos as con­se­cuen­cias do ex­ce­so de po­boa­ción de xa­tor ba­rís que hai», apun­ta An­to­nio Ca­rrei­ra, otro de los pro­duc­to­res afec­ta­dos por los ata­ques.

Al pa­re­cer, se da la ca­sua­li­dad de que el mo­men­to de ma­du­ra­ción del maíz, cuan­do for­ma la espiga, coin­ci­de con la épo­ca de ma­yor vo­ra­ci­dad de los cer­dos sal­va­jes por­que las crías ya es­tán des­te­ta­das y em­pie­zan a ali­men­tar­se por sí mis­mas.

Tam­bién los due­ños de te­rre­nos en el parque na­tu­ral de Co­rru­be­do se es­tán vien­do afec­ta­dos de nue­vo por el ja­ba­lí. Al­gu­nos afir­man que «es­te ano vai ser te­rri­ble». El pre­si­den­te de la en­ti­dad de pro­pie­ta­rios, Jo­sé Mar­tí­nez, ase­gu­ra: «O im­por­tan­te é que a xen­te dei­xe cons­tan­cia dos da­nos pa­ra a Ad­mi­nis­tra­ción adop­te me­di­das».

En­tre los afec­ta­dos se en­cuen­tra Car­men Ma­yán, quien ex­pre­sa su im­po­ten­cia pa­ra aca­bar con un pro­ble­ma que se re­pi­te.

Por su par­te, el ga­na­de­ro lou­sa­miano Ma­nuel Cas­tro afir­ma: «Eu non de­nun­ciei aín­da por­que vou ter moi­tos máis da­nos». Co­men­ta que cul­ti­va una fin­ca en Tá­lla­ra «na que xa des­truí­ron a me­ta­de». Ex­pli­ca que un ve­cino co­lo­có una alam­bra­da con pas«Fi­xei­me eléc­tri­co pa­ra evi­tar la en­tra­da de los cer­dos sal­va­jes «e po­la noi­te le­van­tá­ron­lle to­do. Non ser­ve de na­da».

Es­te agri­cul­tor co­men­ta que, en su ca­so, ce­rrar es in­via­ble. Ma­nuel Cas­tro cul­ti­va pro­pie­da­des de otras per­so­nas que de­ja­ron de tra­ba­jar­las: «Po­do ter 14 ou 15 hec­tá­reas, ¿co­mo vou pe­char to­do iso?».

En mu­chos lu­ga­res, la plan­ta­ción de maíz so­lo tie­ne por ob­je­to ga­ran­ti­zar el ali­men­to del ga­na­do y hay la­bra­do­res que han de­ja­do de cul­ti­var­lo por las pér­di­das que su­frían.

ALVITE

Unas tres hec­tá­reas de te­rreno cul­ti­va­do por Jo­sé Pais y Da­vid Mar­tí­nez se han vis­to afec­ta­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.