Ar­queó­lo­gos y ex­per­tos con­fir­man la exis­ten­cia de un cas­tro en la ci­ma de Co­to do Es­pi­ño

Un in­cen­dio pro­vo­có la des­truc­ción de la mu­ra­lla mi­le­na­ria ha­lla­da en Moi­men­ta

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Barbanza-muros-noia - ANTÓN PA­RA­DA

Aun­que ya se ha ce­rra­do la cam­pa­ña de in­ves­ti­ga­cio­nes en los ya­ci­mien­tos ar­queo­ló­gi­cos de Moi­men­ta y el fo­co de ac­ti­vi­da­des se ha tras­la­da­do a Nei­xón, to­da­vía con­ti­núan sur­gien­do da­tos re­le­van­tes en Co­to do Es­pi­ño y Chan do Cer­quei­ro, con­cre­ta­men­te en el pri­me­ro. Los ex­per­tos del Gru­po de Es­tu­dos pa­ra a Prehis­to­ria do No­roes­te (GEPN) han con­fir­ma­do que es­ta­mos an­te un cas­tro, de en­tre el si­glo IV al II a.C., for­ma­do —has­ta que no se pro­duz­can nue­vos ha­llaz­gos—, por una vi­vien­da cir­cu­lar y otra es- truc­tu­ra ane­xa que po­dría tra­tar­se de un al­ma­cén, una hi­pó­te­sis ba­sa­da en la apa­ri­ción de un mo­lino de ti­po ro­mano. Tam­bién se lo­ca­li­zó un pe­tro­gli­fo en las in­me­dia­cio­nes.

Las evi­den­cias

Por otra par­te, los ex­per­tos han des­cu­bier­to que la mu­ra­lla mi­le­na­ria, que fue en­con­tra­da en una lo­ma na­tu­ral, fue des­trui­da por un fe­roz in­cen­dio. Pa­ra po­der de­ter­mi­nar es­te he­cho, los ar­queó­lo­gos exa­mi­na­ron di­ver­sos pun­tos de es­te pa­ra­pe­to es­ca­lo­na­do, co­mo la ba­se don­de se si­tua­ba el re­fuer­zo de la em­pa­li­za­da y el mu­ro ver­ti­cal que corona la ci­ma con una di­men­sión de un me­tro y me­dio de gro­sor y un al­za­do, de al­tu­ra des­co­no­ci­da, pe­ro que se pre­vé im­por­tan­te por los ni­ve­les de de­rrum­ba­mien­to. Se es­ti­ma que la es­truc­tu­ra amu­ra­lla­da po­dría ha­ber al- can­za­do los tres me­tros.

«O de­rru­be non foi al­go pau­la­tino, de­beu­se a un in­cen­dio e sa­bé­mo­lo po­la ca­pa ne­gra car­bó­ni­ca que cu­bre a su­per­fi­cie do chan», ex­pli­có Car­los Ro­drí­guez Re­llán, apun­tan­do que las al­tas tem­pe­ra­tu­ras in­clu­so vi­tri­fi­ca­ron las pie­dras. Los ves­ti­gios de car­bón se­rá fun­da­men­ta­les pa­ra lo­grar una da­ta­ción tem­po­ral pre­ci­sa, pe­ro se­rá im­po­si­ble re­sol­ver incógnitas so­cio­ló­gi­cas, co­mo si tu­vo lu­gar un con­flic­to bé­li­co, un ac­ci­den­te o se aban­do­nó el asen­ta­mien­to en apli­ca­ción de una tác­ti­ca de tie­rra que­ma­da con­tra el in­va­sor.

El pro­pó­si­to de los in­ves­ti­ga­do­res es res­ca­tar se­di­men­tos del ho­gar don­de se lo­ca­li­za­ba la ho­gue­ra de la vi­vien­da y com­pro­bar si la cronología coin­ci­de con el mo­men­to en que se in­cen­dió la mu­ra­lla.

En­tre Chan do Cer­quei­ro y el área de Co­to do Es­pi­ño hay una di­fe­ren­cia de 2.200 años, la dis­tan­cia cro­no­ló­gi­ca que se­pa­ra a nues­tra so­cie­dad de la que po­bló es­ta zo­na boi­ren­se de Moi­men­ta en el pa­sa­do.

C. QUEIJEIRO

Re­llán se­ña­la una de las vi­vien­das del cas­tro en la co­li­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.