La ve­lu­ti­na se ha­ce ur­ba­ni­ta

El pre­si­den­te de los api­cul­to­res ad­vier­te de que el ca­lor la atrae a los nú­cleos po­bla­dos, don­de se ha­ce más pe­li­gro­sa

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Galicia - CAR­MEN GARCÍA DE BUR­GOS

Al prin­ci­pio, pa­re­cía que su pre­fe­ren­cia por las temperaturas cá­li­das las man­ten­dría ale­ja­das de las zo­nas mon­ta­ño­sas de in­te­rior, pe­ro lle­ga­ron a A Fon­sa­gra­da. Aún así, se­guían ale­ja­das de los nú­cleos de po­bla­ción ma­si­fi­ca­dos y so­lían aco­mo­dar­se en pun­tos al­tos de los tron­cos de eu­ca­lip­tos, así que tam­po­co re­sul­ta­ban es­pe­cial­men­te pe­li­gro­sas pa­ra los hu­ma­nos, aun­que sí pa­ra otros in­sec­tos. Pe­ro aho­ra tam­bién lle­gan a las ciu­da­des. Las avis­pas ve­lu­ti­nas es­tán em­pe­zan­do a adop­tar cos­tum­bres que pue­den aca­bar su­po­nien­do un pro­ble­ma con­si­de­ra­ble.

Lo ad­ver­tía ayer el pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Api­cul­to­res de Galicia, Jo­sé Ma­ría Sei­jo, apro­ve­chan­do la pre­sen­ta­ción de la fe­ria de la miel de Pon­te­ve- dra, Me­lei­ra: «Pa­re­ce que o pro­ble­ma da ve­lu­ti­na é dos api­cul­to­res, pe­ro vai ser me­dioam­bien­tal e de pro­tec­ción ci­vil. E vai ser un pro­ble­ma moi gor­do, prin­ci­pal­men­te nas ci­da­des. A ve­lu­ti­na es­ta­se vin­do ca­ra a elas». Así, sin anes­te­sia ni el más mí­ni­mo fer­vor por res­tar im­por­tan­cia a una es­pe­cie que se mul­ti­pli­ca ca­da día que pa­sa, Sei­jo aler­ta­ba del fu­tu­ro que pre­sen­ta una ame­na­za pa­ra la que to­da­vía no se ha en­con­tra­do so­lu­ción.

Pa­ra em­pe­zar, por­que en el há­bi­tat que es­tán con­quis­tan­do po­co a po­co, al no ser el su­yo na­tu­ral, no en­cuen­tran tra­bas: ca­re­cen de de­pre­da­do­res, y el in­gen­te es­fuer­zo que ha­cen las Ad­mi­nis­tra­cio­nes por erra­di­car su expansión por Galicia no lo­gra im­pe­dir que prác­ti­ca­men­te se du­pli­quen ca­da año. Ha­ce cua­tro años, re­cuer­da, ha­bía un ni­do en ca­da ayun­ta­mien­to; hoy se re­ti­ran en­tre 300 y 400 ve­ces más. Y los que no se ven o no se eli­mi­nan.

A seis me­tros de dis­tan­cia

Los api­cul­to­res son, po­si­ble­men­te, unos de los pro­fe­sio­na­les que más han in­ves­ti­ga­do, y su­fri­do, el com­por­ta­mien­to de es­ta es­pe­cie. Por eso se con­si­de­ran res­pon­sa­bles de lan­zar un avi­so a na­ve­gan­tes. Ra­zo­na­do, eso sí: «Nas ci­da­des van a apa­re­cer ni­ños en to­das par­tes. ¿E por que? Por­que as raí­ñas, que no mes de no­vem­bro, de­cem­bro e xa­nei­ro, saen do ni­ño e se ali­men­tan, des­pois fan un­ha es­pe­cie de le­tar­go. Mé­ten­se en ra­nu­ras e fen­das, on­de se pro­te­xen. E saen moi­tí­si­mas. De ca­da ni­ño saen 300 ou 400. (...) Así que es­tas raí­ñas que­dan aí, on­de se re­pro­du­cen me­llor, en am­bien­tes cá­li­dos pa­ra fa­cer­se o pri­mei­ro ni­ño, que é co­mo un­ha es­pe­cie de pe­lo­ta de ping pong. ¿E on­de hai dous graos máis? Nas ci­da­des. Así que elas van­se vin­do á ci­da­de», ase­gu­ra Sei­jo.

En su lu­cha por so­bre­vi­vir, ade­más, han ido adap­tán­do­se a su nue­vo en­torno y han con­se­gui­do en­con­trar ali­men­to en ca­si cual­quier ser vi­vo: to­do ti­po de mos­cas, in­sec­tos, oru­gas, car­ne o pes­ca­do. «Vá­le­lle to­do», re­su­me Jo­sé Ma­ría Sei­jo. De mo­do que, en un ambiente tan pro­pi­cio, con co­mi­da, un ho­gar y ca­lor, co­mien­zan a re­pro­du­cir­se, y es en ese mo­men­to en el que «es­tan­se xe­ran­do os gran­des pro­ble­mas», ad­vier­te.

«Un ni­ño de ve­lu­ti­na nun eu­ca­lip­to non mo­les­ta a nin­guén. Can­do un se me­te ne­se ni­ño, a cin­co me­tros del, coa vi­bra­ción que nós pro­du­ci­mos saen to­das; a pri­mei­ra a raí­ña, que é a que hai que ma­tar por­que é a que pon ovos. Pe­ro esa é a pri­mei­ra que es­ca­pa. E des­pois saen to­das as ves­pas a pro­te­xe­la». Por eso los peligrosos son los que es­tán en la en­tra­da de una ca­sa, pe­ga­dos a una ven­ta­na, en un jar­dín o en un par­que in­fan­til. «Sim­ple­men­te con que se an­de cer­ca de­las ou se lle bo­te un­ha pe­dra, au­to­ma­ti­ca­men­te saen, ao que es­ta a cin­co me­tros vai­lle ata­car. Es­te é un pro­ble­ma xe­ral», di­ce, y aler­ta con cier­ta ur­gen­cia: «Hai que ato­par un an­tí­do­to».

Un ni­do de ve­lu­ti­na en la cor­ni­sa de una ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.