La Po­li­cía re­vi­sa cen­te­na­res de his­to­ria­les de un hos­pi­tal de Ma­drid tras de­te­ner a una au­xi­liar por la muer­te de una pa­cien­te

La Voz de Galicia (Barbanza) - - España - M. S. P.

La Po­li­cía in­ves­ti­ga cien­tos de ex­pe­dien­tes de fa­lle­ci­mien­tos re­la­cio­na­dos con la ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal de Bea­triz L.D, la en­fer­me­ra y su­pues­ta ase­si­na de una oc­to­ge­na­ria en el hos­pi­tal Prín­ci­pe de As­tu­rias de la lo­ca­li­dad ma­dri­le­ña de Al­ca­lá de He­na­res, que ya es­tu­vo en el pun­to de mi­ra de las fuer­zas de se­gu­ri­dad ha­ce dos años cuan­do se in­ves­ti­gó la muer­te en ex­tra­ñas cir­cuns­tan­cias de otra an­cia­na en esa mis­ma uni­dad de Me­di­ci­na In­ter­na.

Al­gu­nos de sus com­pa­ñe­ros y su­pe­rio­res lle­ga­ron a con­fe­sar a los agen­tes sus sos­pe­chas de que la au­xi­liar de en­fer­me­ría aho­ra en­car­ce­la­da po­dría es­tar de­trás de aquel fa­lle­ci­mien­to de una pa­cien­te que se en­con­tra­ba en buen es­ta­do de sa­lud a pe­sar de su edad. Sin em­bar­go —se­gún re­ve­lan fuen­tes de la in­ves­ti­ga­ción— la bri­ga­da de ho­mi­ci­dios no lo­gró con­se­guir prue­bas con­tra Bea­triz, quien po­co des­pués, tras un ac­ci­den­te la­bo­ral en un bra­zo, co­gió una ba­ja du­ran­te un año y medio, re­in­cor­po­rán­do­se so­lo el pa­sa­do ma­yo.

La au­xi­liar, de 37 años, fue de­te­ni­da la no­che del sá­ba­do, acu­sa­da de ha­ber ase­si­na­do a una pa­cien­te de 86 años, a la que ha­bría in­yec­ta­do el jue­ves por la tar­de una le­tal in­yec­ción de ai­re en las ve­nas que le ha­bría pro­vo­ca­do la muer­te. La de­te­ni­da, de acuer­do con res­pon­sa­bles de la in­ves­ti­ga­ción, no ha­bría te­ni­do pro­ble­ma pa­ra ac­ce­der a su su­pues­ta víc­ti­ma. Tra­ba­ja­do­ra del Prín­ci­pe de As­tu­rias des­de ha­ce una dé­ca­da e in­te­ri­na des­de el 2014, era una de las en­car­ga­das de los cua­tro con­tro­les de Me­di­ci­na In­ter­na.

La oc­to­ge­na­ria fa­lle­ci­da es­ta­ba a pun­to de ser da­da de al­ta tras ha­ber me­jo­ra­do de una do­len­cia le­ve en los úl­ti­mos días. Fue pre­ci­sa­men­te lo inopi­na­do del fa­lle­ci­mien­to de la mu­jer lo que hi­zo que los pro­pios mé­di­cos de la uni­dad abrie­ran una in­ves­ti­ga­ción.

Tras com­pa­re­cer an­te la jue­za, la en­fer­me­ra in­gre­só en pri­sión pro­vi­sio­nal, co­mu­ni­ca­da y sin fian­za. To­dos los in­di­cios, ase­gu­ran los in­ves­ti­ga­do­res del ca­so, apun­tan a que la sa­ni­ta­ria ac­tuó so­la y a es­pal­das de sus com­pa­ñe­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.