Ha­llan el mayor ani­mal que pi­só la tie­rra

El pa­leon­tó­lo­go Jo­sé Car­ba­lli­do, de raí­ces lu­cen­ses, re­cu­pe­ró los res­tos del di­no­sau­rio

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Sociedad - YOHA­NA SIL­VA, R. R.

El ha­llaz­go se pro­du­jo en la pro­vin­cia de Chu­but en ple­na Pa­ta­go­nia ar­gen­ti­na. Des­pués de más de tres años de ex­ca­va­cio­nes, los pa­leon­tó­lo­gos del Co­ni­cet (Con­se­jo Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas y Téc­ni­cas), anun­cia­ron que ha­bían en­con­tra­do res­tos fó­si­les de, al me­nos seis, ejemplares de lo que es el di­no­sau­rio más gran­de ha­lla­do has­ta el mo­men­to.

Lo han bau­ti­za­do co­mo Pa­ta­go­ti­tan Ma­yo­rum, nom­bre que le vie­ne da­do por el te­rri­to­rio, el ta­ma­ño y por quien lo en­con­tró, la fa­mi­lia Ma­yo. Ellos fue­ron los que die­ron avi­so al Mu­seo Pa­leon­to­ló­gi­co Egi­dio Fe­ru­glio (MEF) de que se ha­bían lo­ca­li­za­do unos hue­sos en el sue­lo.

El ta­ma­ño de es­tos ejemplares, per­te­ne­cien­tes a la fa­mi­lia de los sau­ró­po­dos, su­pu­so to­do un hi­to. Ha­bi­ta­ron la tie­rra ha­ce po­co más de 100 mi­llo­nes de años y se es­ti­ma que pu­die­ron lle­gar a me­dir 40 me­tros de lar­go.

Jo­sé Luis Car­ba­lli­do, in­ves­ti­ga­dor ad­jun­to del Co­ni­cet en el MEF y di­rec­tor de la cam­pa­ña que re­cu­pe­ró los res­tos, jun­to al in­ves­ti­ga­dor prin­ci­pal, Die­go Pol, ex­pli­ca que aún no se sa­ben las cau­sas que pro­vo­ca­ron es­te gi­gan­tis­mo, aun­que po­dría de­ber­se a unas con­di­cio­nes cli­má­ti­cas y am­bien­ta­les más fa­vo­ra­bles: «Nun­ca se va a sa­ber con se­gu­ri­dad qué pa­só. Los her­bí­vo­ros —di­ce— au­men­tan de ta­ma­ño te­nien­do en cuen­ta que, a mayor vo­lu­men, me­nos ries­go de ser de­pre­da­do. Pe­ro hay al­go que es se­gu­ro, y es que en Pa­ta­go­nia ha­ce 100 mi­llo­nes de años las con­di­cio­nes am­bien­ta­les eran fa­vo­ra­bles pa­ra que es­tos animales se re­pro­du­je­ran y se man­tu­vie­sen. Y es cier­to que es coin­ci­den­te un cam­bio en la ve­ge­ta­ción con un au­men­to de las temperaturas».

Pe­ro no so­lo el ta­ma­ño ha mar­ca­do la di­fe­ren­cia. Es la pri­me­ra vez que se en­cuen­tran pie­zas su­fi­cien­tes pa­ra es­ti­mar con pre­ci­sión el pe­so de es­tos ejemplares. «Lo im­por­tan­te —apun­ta— es en­ten­der has­ta qué pun­to pue­den cre­cer. Con el des­cu­bri­mien­to del Ar­gen­ti­no­sau­rius, al no te­ner su­fi­cien­tes pie­zas no pu­di­mos es­ti­mar el pe­so con exac­ti­tud. Se es­ti­mó en­tre los 50.000 y los 140.000 ki­los, pe­ro en el fon­do no sa­be­mos na­da. En cam­bio, con el Pa­ta­go­ti­tan sí. Pu­di­mos es­ti­mar su pe­so en 70 to­ne­la­das», se­ña­la Car­ba­lli­do.

Hay tres ni­ve­les di­fe­ren­tes con fó­si­les, lo que se tra­du­ce en tres mo­men­tos di­fe­ren­tes en los que los hue­sos fue­ron se­pul­ta­dos. Es­to in­di­ca que era un lu­gar al que es­tos animales so­lían re­gre­sar. Se­gún Car­ba­lli­do, «ha­bía hue­sos pi­sa­dos, lo que quie­re de­cir que vol­vían a ese área. Es muy pro­ba­ble que ha­yan te­ni­do un lu­gar de ali­men­ta­ción al que re­gre­sa­ban, es un com­por­ta­mien­to muy si­mi­lar al de los ele­fan­tes».

JOSE. M. FARFAGLIA

J. L. Car­ba­lli­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.