Los cen­tros de sa­lud re­gis­tran pi­cos de has­ta 50 pa­cien­tes al día por mé­di­co

Me­jo­ras co­mo la re­ce­ta elec­tró­ni­ca con­tri­bu­yen a pa­liar la sa­tu­ra­ción pro­pia del ve­rano

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz de Barbanza - MAR­TA GÓ­MEZ

Agos­to es el mes de va­ca­cio­nes por excelencia, y esa má­xi­ma afec­ta tam­bién a los pro­fe­sio­na­les de la sa­ni­dad pú­bli­ca, in­clui­dos los de aten­ción pri­ma­ria. Pa­ra­le­la­men­te, la po­bla­ción de la co­mar­ca se mul­ti­pli­ca, pre­ci­sa­men­te, por la lle­ga­da de vi­si­tan­tes que eli­gen Bar­ban­za pa­ra dis­fru­tar de su des­can­so es­ti­val. La con­jun­ción de es­tos fac­to­res pro­vo­ca una inevitable sa­tu­ra­ción de los ser­vi­cios du­ran­te el ve­rano, que, aun­que en los úl­ti­mos tiem­pos se ha vis­to pa­lia­da por la pues­ta en mar­cha de nue­vas he­rra­mien­tas, si­gue pro­du­cién­do­se, con pi­cos de asis­ten­cia de has­ta medio cen­te­nar de pa­cien­tes al día por mé­di­co.

Es­tas cifras se dan en los cen­tros de sa­lud más gran­des, co­mo los de Ri­bei­ra o A Po­bra, y su­po­nen, se­gún in­di­ca­ron di­ver­sos pro­fe­sio­na­les, un in­cre­men­to de la car­ga de tra­ba­jo que pue­de ron­dar el 30 %. Y eso que una par­te la asu­me di­rec­ta­men­te el hos­pi­tal, ya que hay vi­si­tan­tes que acu­den al complejo de Olei­ros, sin es­ca­las in­ter­me­dias.

El re­pun­te en la ac­ti­vi­dad que se re­gis­tra sin ex­cep­ción en los am­bu­la­to­rios de la co­mar­ca res­pon­de, fun­da­men­tal­men­te, a dos fac­to­res. Por un la­do, el au­men­to de los pa­cien­tes des­pla­za­dos y, por el otro, las va­ca­cio­nes de par­te de los fa­cul­ta­ti­vos, cu­yas ci­tas de­ben ser aten­di­das por el res­to de la plan­ti­lla: «A pro­por­ción apro­xi­ma­da é que hai tres mé­di­cos me­nos e a po­boa­ción mul­ti­plí­ca­se por dous ou por tres, e cla­ro que hai sa­tu­ra­ción», ma- ni­fes­ta­ban des­de Ri­bei­ra.

De for­ma pa­re­ci­da se ex­pre­sa­ban en otros am­bu­la­to­rios bar­ban­za­nos, co­mo el po­bren­se, don­de fal­tan dos mé­di­cos de la plan­ti­lla: «Hay mu­cha gen­te, pe­ro po­cos pro­fe­sio­na­les». Y la si­tua­ción se com­pli­ca cuan­do se pro­du­ce al­gu­na ur­gen­cia: «Se hai al­gun­ha saí­da a un ac­ci­den­te ou a un do­mi­ci­lio si que hai mo­men­tos de aba­fo», in­di­ca­ban tam­bién en Mu­ros, don­de, no obs­tan­te, cons­ta­ta­ban que, pe­se al sen­si­ble au­men­to de la po­bla­ción, «non se es­tán pro­du­cin­do gran­des so­bre­car­gas de ac­ti­vi­da­de».

Mayor agi­li­dad

Es­to res­pon­de en par­te a los avan­ces que se han in­cor­po­ra­do en los úl­ti­mos años, co­mo la re­ce­ta elec­tró­ni­ca o la con­sul­ta te­le­fó­ni­ca, que han per­mi­ti­do agi­li­zar la aten­ción. A ello se re­fe­rían des­de di­ver­sos cen­tros de sa­lud bar­ban­za­nos «Hai dez anos is­to era in­so­por­ta­ble, a re­cei­ta elec­tró­ni­ca foi un an­tes e un des­pois, an­tes igual ti­ña­mos 90 ou 100 pa­cien­tes por mé­di­co».

La me­jo­ra que con­lle­va el dis­po­si­ti­vo no se re­du­ce ex­clu­si­va­men­te al ve­rano, sino que se per­ci­be a lo lar­go de to­do el año, ya que los pa­cien­tes acu­den con me­nor pe­rio­di­ci­dad al am­bu­la­to­rio pa­ra que el fa­cul­ta­ti­vo les pres­cri­ba los fár­ma­cos. Sin em­bar­go, hay una no­ve­dad que se ha he­cho no­tar en el pe­río­do es­ti­val. Otras co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, co­mo Ca­na­rias, Cas­ti­lla La Man­cha o Na­va­rra, cuen­tan tam­bién con la re­ce­ta elec­tró­ni­ca.

Es­to su­po­ne que los tu­ris­tas que pre­ci­sen me­di­car­se ya no tie­nen que acu­dir a los cen­tros de sa­lud de la co­mar­ca an­tes de pa­sar por la far­ma­cia, lo cual ali­via con­si­de­ra­ble­men­te la car­ga de tra­ba­jo por­que «as re­cei­tas da xen­te de fó­ra hai que fa­ce­las ma­nual­men­te e le­va máis tem­po». A es­te he­cho alu­dían pro­fe­sio­na­les tan­to de Mu­ros co­mo de Rian­xo, aun­que en es­te úl­ti­mo ca­so la ven­ta­ja es re­la­ti­va pues­to que «a maio­ría da xen­te que vén aquí pro­ce­de de Ma­drid, País Vas­co ou Ca­ta­lu­ña, on­de non fun­cio­na a re­cei­ta elec­tró­ni­ca».

Las con­sul­tas te­le­fó­ni­cas tam­bién han con­tri­bui­do a agi­li­zar la aten­ción, igual que las e-con­sul­tas con los es­pe­cia­lis­tas, una he­rra­mien­ta que evi­ta des­pla­za­mien­tos a los pa­cien­tes y re­du­ce las es­pe­ras: «É máis efi­cien­te e sér­ve­nos aos mé­di­cos de ca­be­cei­ra pa­ra se­guir apren­den­do, pe­ro ta­mén é máis tra­ba­llo pa­ra nós».

ILUS­TRA­CIÓN MATALOBOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.