El van­da­lis­mo po­ne en ja­que el fu­tu­ro de los mo­li­nos de Amen­do

Los in­ci­den­tes se acu­mu­lan, mien­tras los pro­pie­ta­rios se ha­cen car­go del gas­to de to­dos los des­tro­zos

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Barbanza-muros-noia - ÁLVARO SEVILLA

Una puer­ta arran­ca­da de cua­jo y arro­ja­da en­tre las zar­zas, una ce­rra­du­ra des­tro­za­da, in­ser­vi­ble, he­rra­mien­tas re­par­ti­das por el sue­lo en pe­da­zos, ma­de­ras re­ven­ta­das, úti­les con dé­ca­das de his­to­ria des­pe­da­za­dos. Esa es la ima­gen que pre­sen­tan los mo­li­nos del río Amen­do que, de ser una au­tén­ti­ca puer­ta al pa­sa­do de Ca­rrei­ra, se han con­ver­ti­do en un epi­cen­tro del van­da­lis­mo. Los gam­be­rros re­gre­sa­ron es­ta se­ma­na y sus ac­tos, le­jos de pa­sar des­aper­ci­bi­dos, po­nen en ja­que el fu­tu­ro del en­cla­ve.

«Xa é a se­gun­da vez nes­te ve­rán que nos ato­pa­mos con es­ta si­tua­ción», afir­ma Án­xe­les Gon­zá­lez, due­ña del mo­lino que más da­ños su­frió en es­ta oca­sión. Con­fie­sa que, ha­ce me­nos de un mes, ya en­tra­ron en la pro­pie­dad, des­tro­zán­do­le, al igual que es­ta úl­ti­ma vez, am­bas puer­tas. La ace­ña, que an­ta­ño vi­si­ta­ban ex­cur­sio­nes de es­co­la­res, con­ser­va la ma­qui­na­ria que se uti­li­za­ba pa­ra mo­ler el grano y ela­bo­rar el pan. Des­pués de la úl­ti­ma in­cur­sión, es­tas he­rra­mien­tas tam­bién aca­ba­ron des­tro­za­das en el sue­lo.

«Ato­pá­mo­nos os me­ca­nis­mos dos muí­ños arran­ca­dos. Xa le­va­mos dous anos des­ta ma­nei­ra», con­fie­sa an­gus­tia­da la pro­pia Gon­zá­lez, que afir­ma que los bo­te­llo­nes de gru­pos de ado­les­cen­tes se re­pi­ten ca­da mes sin que na­die les pon­ga co­to. «Non hai se­gu­ri­da­de na zo­na. Pa­ra a se­ma­na re­uni­rei­me cun dos téc­ni­cos do par­que na­tu­ral pa­ra bus­car­lle un­ha so­lu­ción a es­te pro­ble­ma. Non po­de­mos se­guir así».

Gas­to con­ti­nuo

Las úl­ti­mas re­pa­ra­cio­nes cos­ta­ron unos 500 eu­ros, que sa­lie­ron del bol­si­llo de Án­xe­les Gon­zá­lez. «Non sei canto se­rá des­ta vez, pe­ro xa te­mos un­ha no­va por­ta en­car­ga­da. Eu non po­do asu­mir es­tes cus­tos, co­mo si­ga así pen­sa­rei en ta­pia­lo e dei­xa­lo sen uso».

En el lu­gar, se per­ci­ben a pri­me­ra vis­ta los da­ños que se fue­ron oca­sio­nan­do a lo lar­go del tiem­po. En el ex­te­rior de uno de los mo­li­nos, una su­per­fi­cie de ma­de­ra es­tá com­ple­ta­men­te re­ven­ta­da, al igual que una pla­ca de gra­ni­to, par­ti­da en de­ce­nas de pe­da­zos. Te­jas de la cu­bier­ta han si­do arran­ca­das des­de den­tro a ba­se de gol­pes, mien­tras que en el arro­yo del río se pue­den en­con­trar bo­te­llas, ca­jas y bol­sas.

«Nós dei­xá­mos­llo a quen no­lo pi­de, se­xa pa­ra un­ha chu­rras­ca­da ou pa­ra un ac­to dun­ha aso­cia­ción. Es­tá a dis­po­si­ción de to­dos e po­lo tan­to al­guén de­be­rá fa­cer­se car­go des­tes gas­tos», apun­ta Án­xe­les Gon­zá­lez, quien afir- ma que in­clu­so lle­ga­ron a lle­var­se mo­bi­lia­rio del lu­gar, co­mo un ban­co que se co­lo­có pa­ra los ve­ci­nos que iban has­ta el lu­gar a dar un pa­seo. La Po­li­cía Na­cio­nal, que ya es­tu­vo miér­co­les en el lu­gar, tra­ba­ja pa­ra en­con­trar a los cul­pa­bles de los he­chos.

Los vándalos arran­ca­ron va­rias ma­de­ras de cua­jo.

FOTOS M. CREO

Mo­bi­lia­rio del mo­lino fue des­tro­za­do.

Va­rias te­jas de la cu­bier­ta han si­do arran­ca­das.

Una pla­ca con­me­mo­ra­ti­va apa­re­ció en pe­da­zos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.