Tras la pis­ta del ar­zo­bis­po rian­xei­ro

Un gru­po de es­tu­dian­tes ha­lló en Quin­táns la ca­sa na­tal de Álvaro Nú­ñez de Isor­na

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Barbanza - AN­TÓN PA­RA­DA

La his­to­ria acos­tum­bra a ser in­jus­ta con mu­chos de los nom­bres que se es­con­den de­trás del du­ro pro­ce­so de un des­cu­bri­mien­to. Por ejem­plo, gran par­te de la so­cie­dad re­cuer­da la iden­ti­dad del ar­queó­lo­go bri­tá­ni­co Howard Car­ter co­mo la del au­tor del ha­llaz­go de la tum­ba de Tu­tan­ka­mon, mas fue un ni­ño de 10 años, Hu­seín Ab­del Ra­sul, el que se tro­pe­zó sin que­rer con el es­ca­lón que da ac­ce­so a es­ta ne­cró­po­lis en el Va­lle de los Re­yes. Al­go si­mi­lar le ha ocu­rri­do a un gru­po de es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios, a dé­ca­das y ki­ló­me­tros de dis­tan­cia, con la apa­ri­ción del ho­gar na­tal del ar­zo­bis­po Álvaro Nú­ñez de Isor­na en la rian­xei­ra al­dea de Quin­táns.

Los ar­tí­fi­ces de es­ta cu­rio­sa in­ves­ti­ga­ción se co­rres­pon­den con uno de los equi­pos que lle­vó a ca­bo un tra­ba­jo de cam­po en el cur­so so­bre reha­bi­li­ta­ción que se desa­rro­lló en Rian­xo. Se tra­ta de Alba Cas­tri­llón, ar­qui­tec­ta téc­ni­ca por la Uni­ver­si­da­de de A Coruña; Ju­lián Moa­res, es­tu­dian­te de In­ge­nie­ría Na­val en la Es­cue­la Po­li­téc­ni­ca de Fe­rrol; Ana Ma­ría García, alum­na de ar­qui­tec­tu­ra en la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da; e Iria La­do, tam­bién es­tu­dian­te de ar­qui­tec­tu­ra en Coruña.

Su mi­sión era la de ana­li­zar el es­ta­do de con­ser­va­ción del co­no­ci­do co­mo el cru­cei­ro in­cli­na­do de Isor­na, pe­ro es­te equi­po se se­pa­ró de los otros pa­ra es­tu­diar el ur­ba­nis­mo de las cons­truc­cio­nes ane­xas, has­ta lle­gar al co­ra­zón de la al­dea de Quin­táns. Ar­ma­dos con dos ma­pas, uno mi­li­tar del 1947 y otro del pri­mer vue­lo rea­li­za­do por la avia­ción es­ta­dou­ni­den­se, en 1956, hu­bo al­go que les lla­mó la aten­ción en di­chos do­cu­men­tos.

«No ma­pa do 1947 ha­bía dous nú­cleos di­fe­ren­cia­dos, can­do nun po­boa­do adoi­ta a ha­ber un só, o cu­mio do po­bo», ex­pli­có Alba Cas­tri­llón, pre­ci­san­do que ese fue el pun­to de par­ti­da que les hi­zo ubi­car esa lo­ca­li­za­ción so­bre el te­rreno, has­ta en­con­trar­se an­te una an­ti­gua ca­sa re­for­ma­da.

La in­ves­ti­ga­ción

«Cuan­do lle­ga­mos al lu­gar iden­ti­fi­ca­mos un din­tel con for­mas cir­cu­la­res que coin­ci­dían con otra fi­gu­ra so­bre la puer­ta», des­ta­có Ana Ma­ría García, pa­ra apun­tar que ob­tu­vie­ron al mo­men­to el tes­ti­mo­nio de una se­ño­ra que creía re­cor­dar que la ca­sa pu­do ha­ber per­te­ne­ci­do a un obis­po. En ese mo­men­to, con tal cú­mu­lo de pis­tas, co­men­za­ron a rea­li­zar las pes­qui­sas en­tre los ve­ci­nos y por la Red.

Ca­si na­die te­nía cons­tan­cia de que allí hu­bie­ra ha­bi­ta­do una per­so­na­li­dad de tal im­por­tan­cia, sin em­bar­go, la bús­que­da en In­ter­net les lle­vó has­ta el Car­tu­la­rio

de la Uni­ver­si­dad de Sa­la­man­ca —y otros tex­tos his­tó­ri­cos al­ma­ce­na­dos en los Ar­chi­vos Ge­ne­ra­les de Sa­la­man­ca— que des­cri­ben la fi­gu­ra de Álvaro Nú­ñez de Isor­na, un ar­zo­bis­po que se ha­bía tras­la­da­do de San­tia­go a Sa­la­man­ca y que ac­tuó co­mo una es­pe­cie de con­se­je­ro le­gal de la mo­nar­quía de Juan II de Cas­ti­lla, en el si­glo XV. Se creía que fue na­tu­ral de San­tia­go de Foz, aun­que ya se re­co­gía la po­si­bi­li­dad de que exis­tie­se un pa­zo en Quin­táns, cues­tión que ex­pli­ca­ría el to­pó­ni­mo de la pa­rro­quia de Isor­na.

«Ao día se­guin­te pre­gun­ta­mos á pro­pie­ta­ria da ca­sa e co­men­to­unos que na por­ta ha­bía un es­cu­do que re­ti­ra­ron pa­ra am­plia­la e, no in­te­rior, un­ha cú­pu­la que ta­mén foi sa­ca­da», pre­ci­só Ju­lián Moa­res, pa­ra ano­tar que en el pa­sa­do lle­gó a pro­yec­tar­se que pa­sa­ra el fe­rro­ca­rril por es­ta zo­na, otra pis­ta de gran im­por­tan­cia.

De es­ta for­ma, los jó­ve­nes in­ves­ti­ga­do­res con­ti­nua­ron ana­li­zan­do otras es­truc­tu­ras ane­xas, co­mo un an­ti­guo lu­gar de mo­lien­da o el mu­ro que ro­dea la ca­sa, pa­ra con­fir­mar que se tra­ta­ba de un es­ti­lo de­ma­sia­do mo­nu­men­tal «en un en­torno ru­ral de ar­qui­tec­tu­ra po­pu­lar», tal y co­mo de­fi­nió Iria La­do pa­ra sen­ten­ciar que «nos gus­ta­ría que se man­ten­ga al­go del le­ga­do his­tó­ri­co, ya que su­pon­dría un atrac­ti­vo cul­tu­ral pa­ra Rian­xo».

C. QUEIJEIRO

La­do, García, Moa­res y Cas­tri­llón exa­mi­nan un plano de 1947 fren­te a la vi­vien­da del ar­zo­bis­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.