La co­ti­za­ción del pulpo si­gue al al­za en las lon­jas, y en los mer­ca­dos el ki­lo cues­ta 14 euros

La co­ti­za­ción del ce­fa­ló­po­do no de­ja de su­bir. En la lon­ja de Li­ra lle­ga a los 12,50 euros y en las pla­zas se ven­de a 14 y 15

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Portada - A. GERPE

So­lo un pulpo ha­bía ayer a me­dia ma­ña­na en la de­ce­na de pues­tos de pes­ca­do del mer­ca­do de Ri­bei­ra. No es que la ele­va­da de­man­da hu­bie­se ago­ta­do las exis­ten­cias, es que nun­ca lle­gó a los mos­tra­do­res por­que, con las ele­va­das co­ti­za­cio­nes que al­can­za en lon­ja, los pla­ce­ros di­cen que ni se atre­ven a com­prar­lo. En es­te mo­men­to, el ce­fa­ló­po­do es­tá a pre­cio de ma­ris­cos co­mo la na­va­ja o al­gu­nas va­rie­da­des de al­me­ja y sa­le po­co más ba­ra­to que el ki­lo de per­ce­be pe­que­ño, que en al­gún pun­to de ven­ta po­día ad­qui­rir­se por 20 euros.

El cos­te del ki­lo­gra­mo de es­te so­li­ta­rio oc­tó­po­do, un ejem­plar gran­de al que, por cier­to, le fal­ta­ba al­gún ten­tácu­lo, era de 14 euros. A su la­do ha­bía unas na­va­jas a 15 y a 14, tam­bién te­nía la du­ra com­pe­ten­cia de la al­me­ja ja­pó­ni­ca, a 12 euros el ki­lo, y de la ro­ja, a 13. Es cier­to que la nécora es­ta­ba un po­co más ca­ra, a unos 25 euros, pe­ro, co­mo apun­tó una clien­ta, «ta­mén é nécora».

Una pla­ce­ra afir­ma­ba que «non va­le a pe­na pa­gar tan­to», a lo que la pes­can­ti­na del pues­to de al la­do, Mó­ni­ca Lu­na, aña­día: «A ese pre­zo é im­po­si­ble co­lle­lo». Más ex­plí­ci­ta fue Bal­bi­na Tri­ña­nes: «A xen­te pí­deo, pe­ro non me atre­vo a co­lle­lo. O ma­ris­co ten saí­da, os clien­tes de fó­ra mér­cano aín­da que es­tea caro. O pol­bo é ou­tra cou­sa, igual co­lles va­rios qui­los e non lle das saí­da nin á me­ta­de, ¿e lo­go que fas?».

Si­tua­ción si­mi­lar

Da igual a que lon­ja se va­ya, el pulpo es­tá caro en to­das y no ba­ja de 6,10 euros. El ré­cord lo mar­ca Li­ra, don­de, al igual que en Por­to do Son, la co­ti­za­ción es se­ma­nal, con un va­lor má­xi­mo de 12,50. Una tra­ba­ja­do­ra de es­ta co­fra­día car­no­ta­na afir­ma: «Eu le­vo 22 anos po­xan­do e nun­ca vin es­tes pre­zos». Es­ta pro­fe­sio­nal aña­de: «Hai moi­tí­si­ma de­man­da, os con­xe­la­do­res dos maio­ris­tas es­tán ba­lei­ros». La bús­que­da del pulpo tam­bién tie­ne otra con­se­cuen­cia: el au­men­to del nú­me­ro de com­pra­do­res en las ru­las. En la de Li­ra, por ejem­plo, se ha pa­sa­do de los tres que ve­nían ha­bi­tual­men­te a sie­te.

En Mu­ros, un tra­ba­ja­dor de la lon­ja ex­pli­ca que la subida se de­be a que «fa­llou o pol­bo de Ma­rro­cos», al tiem­po que pre­ci­sa que «ago­ra ata ten saí­da o pe­queno, dun qui­lo ou pou­co máis, pa­ra fres­co».

El pro­ble­ma es que la can­ti­dad de ce­fa­ló­po­do que lle­ga a tie­rra es pe­que­ña, ca­da bar­co no con­si­gue cap­tu­rar más de vein­te ki­los y ca­da vez es ma­yor el nú­me­ro de los pro­fe­sio­na­les que se de­di­can a otra ac­ti­vi­dad. Co­mo el na­sei­ro ri­bei­ren­se Fran­cis­co Fer­nán­dez, quien apun­ta: «Se­te bar­cos de Ri­bei­ra cam­bia­mos de ofi­cio».

M. CREO

Ángel Ga­briel Cam­pa­ña mues­tra el úni­co pulpo que ha­bía en la pla­za ri­bei­ren­se ayer a me­dia ma­ña­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.