Qué ha­go si mi ve­cino es oku­pa ¿Có­mo sa­ber que una ca­sa es­tá sien­do vi­gi­la­da pa­ra ser oku­pa­da?

Las co­mu­ni­da­des pue­den ins­tar el des­alo­jo con una de­man­da civil si se re­gis­tran ac­ti­vi­da­des mo­les­tas o ilí­ci­tas

La Voz de Galicia (Barbanza) - - A Fondo - C. PUNZÓN

La oku­pa­ción no es un fe­nó­meno que afecte so­lo al pro­pie­ta­rio que ha vis­to usur­pa­da su pro­pie­dad. Los ve­ci­nos de los se­cues­tra­do­res de vi­vien­das su­fren una drás­ti­ca de­pre­cia­ción del va­lor de sus ho­ga­res des­de el mo­men­to en el que se re­vien­ta la puer­ta de al la­do. Esa pérdida de va­lor es­tá cal­cu­la en Ga­li­cia en­tre el 40 y 60 % del pre­cio de mer­ca­do de los in­mue­bles afec­ta­dos. Y si los pro­pie­ta­rios su­fren un cal­va­rio pa­ra re­cu­pe­rar sus pro­pie­da­des, aún más in­de­fen­sos es­tán sus ve­ci­nos, que son los que con­vi­ven a dia­rio con los oku­pas y los con­flic­tos que, co­mo en el ca­so de Vi­go, sue­len ge­ne­rar. Pe­ro no to­do es­tá per­di­do, aun­que el la­be­rin­to ju­di­cial no ayu­de a una so­lu­ción ni rá­pi­da ni con las su­fi­cien­tes ga­ran­tías co­mo pa­ra po­ner fin a las oku­pa­cio­nes. La in­for­ma­ción so­bre la exis­ten­cia de vi­vien­das de­socu­pa­das, e in­clu­so las lla­ves pa­ra ac­ce­der a ellas, es ob­je­to de ne­go­cio por par­te de ma­fias or­ga­ni­za­das lle­ga­das tam­bién a Ga­li­cia, co­mo ha pues­to de ma­ni­fies­to la pa­tro­nal de las em­pre­sas in­mo­bi­lia­rias de la co­mu­ni­dad. Ba­ti­das por zo­nas con vi­vien­das en ven­ta, en ma­nos de ban­cos o sin ocu­par sue­len de­jar un ras­tro de marcas, fo­lle­tos, pa­li­llos o ad­he­si­vos en las puer­tas que si se man­tie­nen va­rios días evi­den­cian que el in­mue­ble no tie­ne mo­vi­mien­to y su oku­pa­ción es fac­ti­ble. La apa­ri­ción de esas marcas de­be de ser pues­ta en co­no­ci­mien­to de los pro­pie- ta­rios de la vi­vien­da y en úl­ti­ma ins­tan­cia de la pro­pia po­li­cía.

¿Un ve­cino pue­de de­nun­ciar una oku­pa­ción e ins­tar el desahu­cio?

Si la vi­vien­da es el ho­gar ha­bi­tual de al­guien, se tra­ta­ría de un de­li­to de alla­na­mien­to de mo­ra­da, y la in­ter­ven­ción de la po­li­cía po­dría ser in­me­dia­ta pa­ra for­zar el des­alo­jo si es­te se aca­ba de pro­du­cir. En ese ca­so, sí po­dría rea­li­zar­se la de­nun­cia aun­que no fue­se el pro­pie­ta­rio quien la in­ter­pon­ga. Si el in­mue­ble es­tá va­cío, la vía ju­di­cial a se­guir es la civil pa­ra ins­tar una con­de­na y desahu­cio por usur­pa­ción, pe­ro en es­te ca­so es el due­ño de la vi­vien­da quien de­be ha­cer­lo, pues tie­ne que de­mos­trar ser el pro­pie­ta­rio, si­tua­ción que se com­pli­ca cuan­do el oku­pan­te ya ha cam­bia­do las ce­rra­du­ras, se em­pa­dro­na e in­clu­so pa­ga re­ci­bos de ser­vi­cios o co­mu­ni­dad.

¿En qué ca­so pue­den de­nun­ciar los ve­ci­nos?

Cual­quier ve­cino pue­de in­ten­tar que la Jus­ti­cia in­ves­ti­gue una oku­pa­ción pre­sen­tan­do una de­nun­cia, pe­ro re­sul­ta com­ple­jo que pros­pe­re. Un ve­cino o la mis­ma co­mu­ni­dad de pro­pie­ta­rios pue­de re­cu­rrir a la vía ju­di­cial y re­cla­mar la ex­pul­sión de los oku­pas si es­tos lle­van a ca­bo ac­ti­vi­da­des mo­les­tas, no­ci­vas, in­sa­lu­bres, pe­li­gro­sas, ilí­ci­tas o prohi­bi­das en los es­ta­tu­tos de la co­mu­ni­dad y si los nue­vos in­qui­li­nos re­cha­zan de­po­ner su ac­ti­tud. Re­pre­sen­ta­dos por el presidente de la pro­pia co­mu­ni­dad de pro­pie­ta­rios, es­tos de­ben de se­cun­dar una de­man­da por la vía civil en la que se de­nun­cien di­chas con­duc­tas y se re­cla­me la ex­pul­sión de los de­nun­cia­dos, ex­tre­mo que en úl­ti­ma ins­tan­cia es aten­di­do o re­cha­za­do por el juez.

¿Qué pa­sos hay que dar pa­ra que la co­mu­ni­dad pre­sen­te una de­man­da?

La Ley de Pro­pie­dad Ho­ri­zon­tal se­ña­la en su ar­tícu­lo 7 que es el presidente, por ini­cia­ti­va pro­pia o por pe­ti­ción de cual­quie­ra de los pro­pie­ta­rios del in­mue­ble quien tie­ne que re­que­rir a los au­to­res de las ac­ti­vi­da­des mo­les­tas a que de­jen de ha­cer­las, ad­vir­tién­do­les que en ca­so con­tra­rio se ini­cia­rán ac­cio­nes ju­di­cia­les. Si los in­frac­to­res per­sis­ten, pre­vio acuer­do de la asam­blea de pro­pie­ta­rios, el presidente pre­sen­ta­rá una de­man­da de ce­sa­ción, que se re­suel­ve en un jui­cio or­di­na­rio. En la pre­sen­ta­ción de la de­man­da hay que apor­tar prue­bas del re­que­ri­mien­to efec­tua­do al in­frac­tor y el ac­ta de la reunión de la co­mu­ni­dad. El juez pue­de, de for­ma cau­te­lar, or­de­nar el ce­se de las ac­ti­vi­da­des mo­les­tas, y des­pués por sen­ten­cia, ins­tar el lan­za­mien­to de los oku­pas.

¿Có­mo ha­cer fren­te a los en­gan­ches ile­ga­les a los ser­vi­cios co­mu­ni­ta­rios?

El en­gan­che a la ins­ta­la­ción eléc­tri­ca o de agua de la co­mu­ni­dad sue­le ser co­mún a la ma­yo­ría de las oku­pa­cio­nes de vi­vien­das, en es­pe­cial de las que es­tán en ma­nos de los ban­cos, des­en­gan­cha­das de los ser­vi­cios de abas­te­ci­mien­to. Ade­más del per­jui­cio eco­nó­mi­co que a los pro­pie­ta­rios de la co­mu­ni­dad pue­den con­lle­var di­chos en­gan­ches, re­pre­sen­tan tam­bién un pe­li­gro de­bi­do a las con­di­cio­nes en las que se lle­van a ca­bo esos pin­cha­zos. Las com­pa­ñías eléc­tri­cas re­co­mien­dan que se les dé avi­so de la exis­ten­cia de di­chos en­gan­ches ile­ga­les, por­que ade­más mu­chos se­gu­ros ex­clu­yen de sus co­ber­tu­ras las in­dem­ni­za­cio­nes si se pro­du­ce un in­ci­den­te por ma­ni­pu­la­ción de las ins­ta­la­cio­nes de su­mi­nis­tro. Las ins­pec­cio­nes de las com­pa­ñías sue­len dar pie a de­nun­cias de di­chas em­pre­sas, que re­fuer­zan cual­quier ac­ción le­gal em­pren­di­da por los pro­pie­ta­rios o la co­mu­ni­dad.

ILUS­TRA­CIÓN PI­LAR CANICOBA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.