El jue­go de Pion­yang

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional - Mi­guel-Anxo Mu­ra­do

¿Qué quie­re Co­rea del Nor­te? Una ne­go­cia­ción «de tú a tú» con Es­ta­dos Uni­dos que, se su­po­ne, le pro­por­cio­na­ría el es­ta­tus de po­ten­cia nu­clear y una ga­ran­tía de que su ré­gi­men no se­rá de­rro­ca­do en el fu­tu­ro. Esa es la teo­ría. En reali­dad, la exi­gen­cia de ne­go­ciar so­la­men­te con Es­ta­dos Uni­dos es una ex­cu­sa de Pion­yang pa­ra pos­po­ner el diá­lo­go has­ta que pue­da man­te­ner­lo des­de una po­si­ción de fuer­za, cuan­do sus mi­si­les pue­dan al­can­zar ob­je­ti­vos en te­rri­to­rio con­ti­nen­tal de Es­ta­dos Uni­dos. Mien­tras tan­to, jue­ga a man­te­ner la ten­sión.

El chan­ta­je de Pion­yang no es nin­gu­na bro­ma: su ame­na­za es na­da me­nos que desatar una gue­rra nu­clear. Sin em­bar­go, se tra­ta de una pers­pec­ti­va im­pro­ba­ble. Lo que es­ta­mos vien­do es­tos días, por ejem­plo, es una es­ca­la­da ver­bal preo­cu­pan­te, pe­ro sin in­ci­den­tes mi­li­ta­res con­cre­tos so­bre el te­rreno. En ese sen­ti­do, he­mos estado en si­tua­cio­nes peo­res en el pa­sa­do re­cien­te.

Las ame­na­zas de Pion­yang se han re­ve­la­do has­ta aho­ra fa­ro­les, y es así co­mo hay que ver de mo­men­to la ad­ver­ten­cia de los nor­co­rea­nos de que po­drían gol­pear Guam, una is­la del Pa­cí­fi­co que es te­rri­to­rio nor­te­ame­ri­cano. En Pion­yang sa­ben que ha­cer­lo no les re­por­ta­ría nin­gún be­ne­fi­cio y su­pon­dría, ca­si con to­tal se­gu­ri­dad, el fin de su ré­gi­men. Pue­de que su­frie­se las con­se­cuen­cias Co­rea del Sur, que es­tá en el pun­to de mi­ra de la ar­ti­lle­ría nor­co­rea­na —más des­truc­ti­va, en reali­dad, que sus es­ca­sas ar­mas nu­clea­res—, pe­ro no Es­ta­dos Uni­dos. La di­sua­sión nu­clear fun­cio­na, pe­ro no fun­cio­na así.

¿Qué se pue­de ha­cer, en­ton­ces? Aun­que la an­ti­pa­tía uni­ver­sal por Do­nald Trump ha­ce que mu­chos crean que es­ta úl­ti­ma es­ca­la­da es cul­pa su­ya, sien­do jus­tos, nin­guno de sus pre­de­ce­so­res ha si­do ca­paz de ma­ne­jar a es­te ré­gi­men im­po­si­ble. Trump ha­bía acep­ta­do el diá­lo­go di­rec­to, lo que, más que es­pe­ran­za­dor era in­tere­san­te por­que no se ha­bía in­ten­ta­do to­da­vía. Aun­que es du­do­so que se pue­da acor­dar na­da con los nor­co­rea­nos, hay quien pien­sa que la ofer­ta de diá­lo­go en sí les pri­va­ría del com­bus­ti­ble de su re­tó­ri­ca, que es la su­pues­ta ob­se­sión del mun­do por des­truir­les. Pe­ro eso sue­na de­ma­sia­do op­ti­mis­ta. Con la mis­ma ló­gi­ca se po­dría de­cir que la nue­va es­ca­la­da de ame­na­zas de Trump tam­bién es in­tere­san­te por­que no se ha in­ten­ta­do an­tes.

Lo que nos de­ja con la pos­tu­ra rea­lis­ta, la que di­ce que lo úni­co que se pue­de ha­cer es con­te­ner al ré­gi­men de Pion­yang en es­pe­ra de su im­plo­sión en al­gún fu­tu­ro más o me­nos le­jano. No es muy po­pu­lar, por­que su­po­ne asu­mir que en po­lí­ti­ca internacional —co­mo en la vi­da— hay pro­ble­mas que no tie­nen so­lu­ción, y que lo úni­co que se pue­de ha­cer es vi­vir con ellos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.