Aler­ta na­ran­ja en Por­tu­gal an­te una olea­da de in­cen­dios en el cen­tro del país

Las al­tas tem­pe­ra­tu­ras y los fuer­tes vien­tos dis­pa­ran la ame­na­za es­te fin de se­ma­na

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional - JAVIER CAS­TRO, F. E.

Al­tas tem­pe­ra­tu­ras, se­quía y vien­tos im­pre­de­ci­bles. Una com­bi­na­ción ca­tas­tró­fi­ca pa­ra Por­tu­gal, que ha su­fri­do has­ta 215 in­cen­dios en los úl­ti­mos días. Con la tra­ge­dia de Pe­dro­gão Gran­de en el recuerdo, la si­tua­ción ame­na­za con agra­var­se es­te fin de se­ma­na y po­ne al país en aler­ta na­ran­ja (la ter­ce­ra en una es­ca­la de cua­tro).

El fue­go más gra­ve lo vi­vie­ron los ve­ci­nos de Abran­tes, una lo­ca­li­dad de 40.000 ha­bi­tan­tes del cen­tro del país. Se de­cla­ró en la ma­dru­ga­da del miér­co­les, per­dió el control el jue­ves y ayer de­jó de avan­zar. La al­cal­de­sa del mu­ni­ci­pio, Ma­ria do Céu Al­bu­quer­que, lla­mó a la cal­ma, des­pués de la eva­cua­ción tem­po­ral de va­rios pue­blos co­lin­dan­tes por pre­cau­ción, con el recuerdo de los fa­lle­ci­dos en Pe­dro­gão muy pre­sen­te.

«Afor­tu­na­da­men­te, el vien­to des­pla­za aho­ra las lla­mas ha­cia zo­nas que ya fue­ron con­su­mi­das, lo que fa­ci­li­ta el tra­ba­jo de los bom­be­ros», di­jo la re­gi­do­ra. El fue­go pro­vo­có la des­truc­ción de va­rias ca­sas de ve­ra­neo.

Las den­sas co­lum­nas de hu­mo cu­brie­ron el cie­lo de la re­gión de San­ta­rém. Los ve­ci­nos de Abran­tes y de otros mu­ni­ci­pios, co­mo Braçal, Me­droa y Amo­rei­ra, sa­lie­ron con man­gue­ras y cu­bos de agua pa­ra com­ba­tir el fue­go.

El in­cen­dio, el más im­por­tan­te de los 21 ac­ti­vos en Por­tu­gal, fue el que más efec­ti­vos mo­vi­li­zó. Cer­ca de 700 bom­be­ros, 218 me­dios te­rres­tres y 12 avio­nes, en­tre ellos dos es­pa­ño­les y uno ma­rro­quí, tra­ba­ja­ron des­de la no­che del miér­co­les pa­ra evi­tar su avan­ce. «Dos fo­cos si­guen muy ac­ti­vos pe­ro ce­den te­rreno», co­men­tó la por­ta­voz de Pro­tec­ción Civil, Pa­tri­cia Gas­par, quien sub­ra­yó que man­ten­drían a «to­dos los me­dios so­bre el te­rri­to­rio».

El jue­ves fue una jor­na­da par­ti­cu­lar­men­te con­vul­sa pa­ra Por­tu­gal. Al dra­ma vi­vi­do en Abran­tes se su­mó otro in­cen­dio de gran­des pro­por­cio­nes de­cla­ra­do en Grán­do­la, al sur del país, que arra­só un bos­que de al­cor­no­ques me­di­te­rrá­neos. Las au­to­ri­da­des lu­sas mo­vi­li­za­ron a 210 efec­ti­vos, apo­ya­dos por 67 me­dios te­rres­tres y dos ae­ro­na­ves pa­ra con­tro­lar la si­tua­ción, que se es­ta­bi­li­zó ayer con éxi­to. El in­cen­dio obli­gó a sus­pen­der el trá­fi­co fe­rro­via­rio de la Lí­nea Sur, que une la ca­pi­tal con la po­pu­lar zo­na tu­rís­ti­ca de Al­gar­ve.

Cor­tes de au­to­pis­ta

Los fue­gos pro­vo­ca­ron cor­tes du­ran­te va­rias ho­ras de las au­to­vías A3, que une Opor­to con Ga­li­cia, y A14, que une las ciu­da­des Coím­bra y Fi­guei­ra da Foz. No fue el úni­co im­pre­vis­to pro­vo­ca­do por las lla­mas. Otro fue­go cer­ca de Meal­ha­da, 25 ki­ló­me­tros al nor­te de Coím­bra, obli­gó al Go­bierno a prohi­bir la cir­cu­la­ción en am­bos sen­ti­dos en la au­to­pis­ta A1 que une Opor­to con Lisboa.

Cer­ca de 2.000 bom­be­ros con­ti­núan tra­ba­jan­do en las la­bo­res de ex­tin­ción. Se­gún Pro­tec­ción Civil, Por­tu­gal lle­gó a su­pe­rar el jue­ves los 200 fo­cos ac­ti­vos.

La an­sie­dad por con­tro­lar la si­tua­ción an­tes del fin de se­ma­na obli­gó a las au­to­ri­da­des a de­cre­tar la aler­ta na­ran­ja, la ter­ce­ra más gra­ve de una es­ca­la de cua­tro. Se­gún los pri­me­ros cálcu­los de las au­to­ri­da­des, en los úl­ti­mos días se ha­brían arra­sa­do unas 3.000 hec­tá­reas de bos­que.

El Go­bierno es­pe­ra que el ca­lor ex­tre­mo, que al­can­za los 39 gra­dos en al­gu­nos pun­tos del cen­tro, con­ti­núe has­ta el do­min­go. Se­gún el ins­ti­tu­to me­teo­ro­ló­gi­co, un 80 % del te­rri­to­rio por­tu­gués su­fre una se­quía se­ve­ra o ex­tre­ma des­de fi­na­les de ju­lio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.