Arran­ca la cam­pa­ña de Mer­kel pa­ra op­tar a su cuar­to man­da­to

La can­ci­ller si­gue sien­do cla­ra fa­vo­ri­ta, an­te la de­ba­cle de Schulz

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional - PA­TRI­CIA BAELO

El SPD, La Iz­quier­da, Los Ver­des y has­ta los ul­tras de AfD. Los par­ti­dos ale­ma­nes co­men­za­ron ha­ce días a col­gar sus car­te­les pa­ra las elec­cio­nes ge­ne­ra­les del pró­xi­mo 24 de sep­tiem­bre. To­dos me­nos la Unión Cris­tia­no­de­mó­cra­ta (CDU) de An­ge­la Mer­kel, que lo ha­rá es­te fin de se­ma­na. Y es que a la da­ma de hie­rro, que se re­in­cor­po­ró ayer tras dis­fru­tar de unas lar­gas va­ca­cio­nes, no le ha­rá fal­ta es­for­zar­se de­ma­sia­do pa­ra lo­grar un cuar­to man­da­to. A pe­sar de que el de hoy en Dort­mund es su pri­mer mi­tin elec­to­ral, la can­ci­ller ale­ma­na y lí­der con­ser­va­do­ra par­te co­mo cla­ra fa­vo­ri­ta fren­te a su des­gas­ta­do ri­val: el je­fe del Par­ti­do So­cial­de­mó­cra­ta (SPD), Mar­tin Schulz.

A seis se­ma­nas de la ci­ta con las ur­nas la úl­ti­ma encuesta de la ca­de­na ZDF, con­si­de­ra­da la más fia­ble, con­ce­de a la CDU y a su her­ma­na bá­va­ra, la CSU, el 40 % de los vo­tos, mien­tras si­túa al SPD en el 24 %. A con­ti­nua­ción, y con el 8 % del res­pal­do, se en­cuen­tran em­pa­ta­dos La Iz­quier­da, Los Ver­des, el Par­ti­do Li­be­ral (FDP) y el ul­tra­de­re­chis­ta AfD.

Por­cen­ta­jes muy si­mi­la­res a los que di­fun­día dos días an­tes la otra te­le­vi­sión pú­bli­ca ale­ma­na, ARD, que au­gu­ran una re­ñi­da lu­cha por el ter­cer pues­to, el úni­co fac­tor emo­cio­nan­te en una cam­pa­ña mar­ca­da por la su­pre­ma­cía de Mer­kel. «Es di­fí­cil ima­gi­nar­se a otra per­so­na que go­bier­ne el país», ad­mi­te el se­ma­na­rio Der Spie­gel.

In­ven­ci­ble

¿Qué ha­ce que la lí­der con­ser­va­do­ra sea in­ven­ci­ble? Su pro­gra­ma se me­te al elec­to­ra­do en el bol­si­llo con la pro­me­sa de pleno em­pleo has­ta el 2025, una li­ge­ra re­ba­ja fis­cal, más po­li­cías pa­ra au­men­tar la se­gu­ri­dad y más sub­ven­cio­nes pa­ra las fa­mi­lias con hi­jos. A po­cos ale­ma­nes pa­re­ce im­por­tar­les que ob­vie asun­tos de pri­mer or­den co­mo la po­bre­za en la ve­jez, la fal­ta de in­ver­sión en infraestructuras o la pro­li­fe­ra­ción del tra­ba­jo pre­ca­rio.

El de­cá­lo­go de me­di­das de la CDU es muy si­mi­lar al pre­sen­ta­do por el SPD. Sin em­bar­go, en el ca­so de Mer­kel fun­cio­na de­bi­do al in­ne­ga­ble gi­ro a la de­re­cha de la po­bla­ción ale­ma­na en los úl­ti­mos años, es­pe­cial­men­te tras la cri­sis mi­gra­to­ria. Ade­más, aho­ra que al país le va me­jor que nun­ca, con un su­pe­rá­vit co­mer­cial que ba­te ré­cords y una ta­sa de pa­ro que ha mar­ca­do su mí­ni­mo en un cuar­to de si­glo, la da­ma de hie­rro re­pre­sen­ta la es­ta­bi­li­dad ne­ce­sa­ria pa­ra afron­tar los po­pu­lis­mos, el bre­xit y la lle­ga­da de Trump al po­der.

Eso sí, su po­pu­la­ri­dad ha des­cen­di­do du­ran­te su re­ce­so es­ti­val. Se­gún el úl­ti­mo son­deo de ARD, el gra­do de sa­tis­fac­ción con la ges­tión de la lí­der de la CDU ha caí­do diez pun­tos des­de el mes de ju­lio y se si­túa en el 59 %. No obs­tan­te, si­gue sien­do muy su­pe­rior al 33 % de Schulz, su ni­vel más bajo has­ta la fe­cha. To­do ello con­fir­ma que pro­ba­ble­men­te la de­ba­cle del SPD en las elec­cio­nes de sep­tiem­bre se­rá his­tó­ri­ca. Pe­ro tam­bién que mu­chos ale­ma­nes tie­nen la ne­ce­si­dad de un cam­bio al fren­te de la can­ci­lle­ría y se de­can­ta­rán por Mer­kel so­lo por fal­ta de op­cio­nes.

W. KUMM AFP

Mer­kel vi­si­tó ayer la an­ti­gua se­de y cár­cel de la Sta­si.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.