El fi­pro­nil, un frau­de que po­ne en guardia a la UE y al con­su­mi­dor

Ha­ría fal­ta in­ge­rir 10.000 uni­da­des con tra­zas del in­sec­ti­ci­da pa­ra que afec­ten a la sa­lud, se­gún ex­per­tos

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Sociedad -

El es­cán­da­lo de los millones de hue­vos con­ta­mi­na­dos por fi­pro­nil con­ti­núa y to­ca ca­da día a más paí­ses. Van ya 16 eu­ro­peos, más Hong Kong. Has­ta el mo­men­to el im­pac­to en las ven­tas es li­mi­ta­do, aun­que al­gu­nos con­su­mi­do­res de es­ta­dos afec­ta­dos ase­gu­ran que re­vi­sa­rán con más de­ta­lle el ori­gen de lo que com­pran. Hay preo­cu­pa­ción, pe­ro no pá­ni­co, por­que ha­bría que con­su­mir mi­les de hue­vos con­ta­mi­na­dos a lo lar­go de la vi­da pa­ra su­frir efec­tos ad­ver­sos.

Es lo que di­jo a Efe el pro­fe­sor de la Universidad de Lo­vai­na, Al­fred Ber­nard, que lla­mó a los con­su­mi­do­res a la cal­ma por­que las me­di­das adop­ta­das has­ta el mo­men­to res­pon­den más a un frau­de que a un «pe­li­gro» real de in­to­xi­ca­ción. Los paí­ses don­de hay más alar­ma son Ho­lan­da y Bél­gi­ca, don­de fue­ron de­tec­ta­das tra­zas de fi­pro­nil en ni­ve­les su­pe­rio­res al lí­mi­te de ries­go que es­ta­ble­ce la Agen­cia Eu­ro­pea de Se­gu­ri­dad Ali­men­ta­ria (0,72 mi­li­gra­mos por ki­lo) .

La Or­ga­ni­za­ción Mundial de la sa­lud (OMS) di­ce de ese in­sec­ti­ci­da es «mo­de­ra­da­men­te tó­xi­co» pa­ra los hu­ma­nos. Ade­más, es­ti­ma que so­lo en can­ti­da­des gran­des pue­de pro­vo­car da­ños he­pá­ti­cos, a ni­vel de ti­roi­des o ri­ño­nes. Se­gún Ber­nard, una per­so­na ten­dría que to­mar 10.000 hue­vos con­ta­mi­na­dos, du­ran­te un cor­to pe­río­do, pa­ra po­ner en ries­go su sa­lud. Eso lo co­rro­bo­ra el ex­per­to en nu­tri­ción ho­lan­dés, Martjn Ka­tan, que di­ce que aun­que hu­bie­ran in­ge­ri­do cua­tro hue­vos dia­rios du­ran­te el úl­ti­mo mes, «no es per­ju­di­cial».

Mien­tras es­tos ex­per­tos lla­man a la cal­ma, el Go­bierno ho­lan­dés, cri­ti­ca­do por sus ve­ci­nos eu­ro­peos, re­co­no­ció que se co­me­tie­ron «erro­res» en la ges­tión del es­cán­da­lo de los hue­vos con­ta­mi­na­dos, pe­ro se ne­gó a ad­mi­tir cual­quier acu­sa­ción de ne­gli­gen­cia. «En cual­quier cri­sis se co­me­ten erro­res. Es ab­so­lu­ta­men­te el ca­so en es­ta», re­co­no­ció Edith Schip­pers, mi­nis­tra de Sa­lud ho­lan­de­sa, en un pro­gra­ma de la te­le­vi­sión di­fun­di­do el jue­ves por la no­che.

¿Qué se sa­be has­ta aho­ra?

Por lo que se sa­be has­ta el mo­men­to, Bél­gi­ca fue aler­ta­da ofi­cial­men­te a co­mien­zos de ju­nio por un cria­dor de que el pro­duc­to ha­lla­do en los hue­vos su­pe­ra­ba los ni­ve­les per­mi­ti­dos.

Al ir tras la pis­ta del tra­ta­mien­to con­tra el áca­ro ro­jo, una agen­cia sa­ni­ta­ria bel­ga es­ta­ble­ció un víncu­lo con Ho­lan­da a tra­vés de una fir­ma lo­cal. Se­gún la pren­sa bel­ga, es­ta em­pre­sa, Chic­kF­riend, com­pró su de­sin­fec­tan­te a otra em­pre­sa bel­ga, Poultry-Vi­sion. El 20 de ju­lio, Bél­gi­ca in­for­mó a la Unión Eu­ro­pea, an­tes de que Ho­lan­da y Ale­ma­nia hi­cie­ran lo pro­pio. El 1 de agos­to pa­sa­do, el Go­bierno de La Ha­ya anun­ció que ha­bía de­tec­ta­do una sus­tan­cia tó­xi­ca en cien­tos de mi­les de hue­vos y que es­ta­ban blo­quea­dos de­ce­nas de cria­de­ros de aves en el país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.