Co­mo lo­cos por el nue­vo Dé­por

Los afi­cio­na­dos es­pe­ra­ron co­las de has­ta sie­te ho­ras pa­ra con­se­guir el abono de es­ta tem­po­ra­da

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Deportes - AN­TÓN LESTÓN, P. A.

El Pa­seo de la Ha­ba­na se con­vir­tió ayer en una pa­sa­re­la en la que el de­por­ti­vis­mo era la úl­ti­ma ten­den­cia. Más de mil afi­cio­na­dos pro­ba­ron suer­te en co­las in­ter­mi­na­bles, aun­que mu­chos sin éxi­to. Las ofi­ci­nas per­ma­ne­cie­ron abier­tas has­ta pa­sa­das las diez de la no­che, pues la re­sis­ten­cia de la mul­ti­tud así lo exi­gía. Con la úl­ti­ma ava­lan­cha, en to­tal 811 per­so­nas se­lla­ron su fi­de­li­dad ayer desafian­do las co­las, el Dé­por ya cuen­ta con 23.786 so­cios. De ellos, 4.077 son re­no­va­cio­nes por in­ter­net y 470 so­cios ami­go. Nú­me­ros to­dos ellos que ha­cen pre­sa­giar que el club fi­na­li­ce la se­ma­na su­peran­do los 24.000 y que pron­to pue­da al­can­zar­se el ob­je­ti­vo de los 26,000, so­bre to­do te­nien­do en cuen­ta que en sie­te días el Ma­drid vi­si­ta Ria­zor.

El club lan­zó una ta­ri­fa re­du­ci­da du­ran­te los pri­me­ros días de la cam­pa­ña de cap­ta­ción de abo­na­dos, lo que ex­pli­ca el alu­vión de se­gui­do­res de los úl­ti­mos días. «El pró­xi­mo miér­co­les, el pre­cio de los abo­nos su­birá un diez por cien­to, por eso hay tan­tí­si­ma gen­te, por­que siem­pre nos ha gus­ta­do ha­cer to­do a úl­ti­ma ho­ra», se­ña­la­ba uno de los de­por­ti­vis­tas de la co­la.

Un her­vi­de­ro des­de las 8

Los más madrugadores lle­ga­ban so­bre las ocho de la ma­ña­na, cons­cien­tes de que iba a ser una jor­na­da di­fí­cil pa­ra los tra­ba­ja­do­res de las ofi­ci­nas de­por­ti­vis­tas. So­bre las diez, ho­ra a la que es­ta­ba pre­vis­to que abrie­sen las ven­ta­nas, aun­que lo hi­cie­ron an­tes, la co­la ya con­ta­ba con más de 200 per­so­nas. Ci­fra que au­men­ta­ría con el pa­so de las ho­ras, lle­gan­do a su má­xi­mo du­ran­te el me­dio­día, cuan­do la fi­la ca­si lle­ga­ba al apar­ca­mien­to del es­ta­dio.

Sin em­bar­go, la ma­yo­ría de la gen­te de­ci­dió per­ma­ne­cer en su si­tio y es­pe­rar su turno pa­ra re­co­ger el car­né, aun­que se­gu­ra­men­te no sa­bían que la de­mo­ra iba a ser de sie­te ho­ras. Por ello, mu­chos son­reían, co­mo si aca­ba­sen de ga­nar un pre­mio, cuan­do re­ci­bie­ron el abono: «Lle­vo al­go más de sie­te ho­ras, así que es­pe­ro que val­ga la pe­na», co­men­ta­ba ali­via­do un nue­vo so­cio. Otros, en cam­bio, sa­lían en­fa­da­dos: «Es­tu­vo fa­tal or­ga­ni­za­do por­que no han pen­sa­do en el sa­cri­fi­cio de la gen­te».

El club blan­quia­zul ha­bi­li­tó ha­ce se­ma­nas un ser­vi­cio de ci­ta pre­via pa­ra que los afi­cio­na­dos no tu­vie­ran que es­pe­rar lar­gas go­las. Al­gu­nos de esos de­por­ti­vis­tas pi­die­ron su turno con dos se­ma­nas de an­te­la­ción y no se vie­ron per­ju­di­ca­dos en cuan­to al tiem­po de es­pe­ra pues, co­mo mu­cho, eran aten­di­dos en 45 mi­nu­tos. Por ello, to­ma­ban su de­ci­sión, de an­ti­ci­par­se a los he­chos, co­mo un acier­to: «La pe­dí ha­ce quin­ce días, lle­vo vein­te mi­nu­tos aquí y ya nos van a aten­der aho­ra», res­pon­día uno de los pri­me­ros de la fi­la.

So­bre las sie­te de la tar­de, el club ad­vir­tió que ya no acep­ta­ba más per­so­nas en la co­la, da­do que no se­ría ca­paz de aten­der­las.

Du­ran­te el me­dio­día, el final de la fi­la lle­ga­ba ca­si al apar­ca­mien­to del es­ta­dio

En to­tal, 811 per­so­nas re­ti­ra­ron ayer su car­né pa­ra ha­cer un to­tal de 23.786 so­cios

ÁNGEL MANSO

Los más madrugadores se acer­ca­ron al pa­seo de La Ha­ba­na a las ocho de la ma­ña­na pa­ra re­ti­rar su abono.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.