Es­pe­ran­za de vi­da

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Barbanza-muros-noia - JUAN OR­DÓ­ÑEZ BUELA

Cuan­do Dios pre­mia a un gallego con una lar­ga vi­da, ge­ne­ral­men­te, lo es­tá cas­ti­gan­do, ya que en nues­tra que­ri­da Ga­li­cia ser vie­jo es si­nó­ni­mo de ser po­bre y es­tar ju­bi­la­do equi­va­le a es­tar pa­ra­si­tan­do. Nues­tros pa­dres, y los pa­dres de nues­tros pa­dres, y así has­ta el in­fi­ni­to, nos di­je­ron que un ami­go ver­da­de­ro lo es cuan­do te acom­pa­ña en la ri­que­za y en la po­bre­za, en la sa­lud y en la en­fer­me­dad. Los pa­dres te han avi­sa­do: Nun­ca te fíes de los ami­gos que so­lo es­tán cuan­do te va bien. Lle­gar a más vie­jo. ¿Y de qué sir­ve? A los ma­yo­res nos tie­nen mar­gi­na­dos; co­mo má­xi­mo, so­mos su­je­tos de cier­ta cu­rio­si­dad me­diá­ti­ca evi­den­te, pe­ro en reali­dad, ape­nas se nos tie­ne en cuen­ta. Lo que nos im­por­ta no es vi­vir más años, sino dar más vi­da a esos años; man­te­ner una ac­ti­vi­dad in­tere­san­te y no ser su­je­tos.

Los fríos da­tos se­ña­lan que hay me­dio mi­llón de ga­lle­gos con más de 65 años; su­pon­ga­mos que tan so­lo un 10 % deseen man­te­ner­se ac­ti­vos: son 500.000 per­so­nas pu­dien­do y que­rien­do me­jo­rar su al­dea, su pue­blo o ciu­dad. No les de­jan ha­cer na­da de pro­ve­cho co­mu­ni­ta­rio, y eso que re­pre­sen­tan una ren­ta pro­me­dio de 5.500 millones de euros al año. Que­dan apar­ca­dos, co­mo au­to­mó­vi­les en desuso. Ten­gan en cuen­ta, au­to­ri­da­des, mi­nis­tros y po­lí­ti­cos, que tam­bién lle­ga­rán a ser ma­yo­res y en­ton­ces to­ma­rán bue­na no­ta de su de­sen­can­to. Con­tar vi­ven­cias es vol­ver a vi­vir. Los mo­men­tos más in­ten­sos de nues­tra vi­da son, des­de lue­go, aque­llos que pro­vo­can esa ne­ce­si­dad de con­tar.

Mien­tras hay vi­da, hay es­pe­ran­za, pe­ro es­te di­cho no pre­vé la mag­ni­tud de es­ta es­pe­ran­za. La lon­ge­vi­dad me­dia de los pri­me­ros ga­lle­gos no su­pe­ra­ba los 30 años y en la edad me­dia, los hom­bres vi­vían de pro­me­dio 44 años y las mu­je­res, 33. El Ins­ti­tu­to Ga­le­go de Es­ta­tís­ti­ca pu­bli­ca que en el 1900, al na­cer, se po­día as­pi­rar a vi­vir has­ta los 35 y en el 2016, has­ta los 86.

En el fu­tu­ro, se mo­ri­rá de otras co­sas, pe­ro no de avan­za­da edad y se ha­bla­rá de no­so­tros co­mo la épo­ca en que los hom­bres se mo­rían de vie­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.