El mer­ca­di­llo

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Barbanza - Ali­cia Fer­nán­dez

Va­ya por de­lan­te que a una le gus­ta que se ha­gan even­tos en su pue­blo. Lo di­go por la ten­den­cia de los po­lí­ti­cos a de­mo­ni­zar a aque­llos que rea­li­zan cual­quier crí­ti­ca a su la­bor, sin re­pa­rar en si es cons­truc­ti­va, si apor­ta al­go o si tan so­lo ex­pre­sa, con for­mas ade­cua­das, una opi­nión. Vie­ne a cuen­to por­que des­de ayer y has­ta el do­min­go se ce­le­bra en Boi­ro un Mer­ca­do Cas­tre­xo que, se­gún re­za en el car­tel anun­cia­dor, or­ga­ni­za el Con­ce­llo y ges­tio­na una em­pre­sa. Es­te mer­ca­di­llo —di­cho con res­pe­to, en re­la­ción al to­tum re­vo­lu­tum que re­pre­sen­ta— se ofi­cia­rá en la ca­lle pea­to­nal. En prin­ci­pio su­pon­go que el Con­ce­llo ob­ten­drá un in­gre­so con­si­de­ra­ble por ce­der el es­pa­cio más co­mer­cial del pue­blo a una em­pre­sa con fi­nes lu­cra­ti­vos (na­da que ob­je­tar), en ba­se a una ta­sa mu­ni­ci­pal exis­ten­te de ocu­pa­ción de es­pa­cios pú­bli­cos. Y me­jor que na­da es, no voy a de­cir que no. Me ofre­ce du­das en cuan­to a ren­ta­bi­li­dad o per­jui­cios cau­sa­dos a to­dos los ne­go­cios ubi­ca­dos en esa ex­ten­sa ca­lle que ofre­cen si­mi­la­res pro­duc­tos o ser­vi­cios, aun­que con cos­tes muy di­fe­ren­tes.

Por otra par­te, y ya lo he co­men­ta­do en otras oca­sio­nes, no me atraen es­te ti­po de fies­tas a la car­ta que, sin ri­gor his­tó­ri­co, mez­clan chu­rras con me­ri­nas; y cuan­do se ce­le­bran en una zo­na mo­der­na es­tán tan in­te­gra­das co­mo un pulpo en un ga­ra­je. Por otra par­te no hay ori­gi­na­li­dad, cuan­do se po­dían re­to­mar tra­di­cio­nes o ha­cer co­sas nue­vas.

Fi­nal­men­te de­cir que Boi­ro dis­po­ne de un es­pa­cio inigua­la­ble —to­da la pea­to­nal— que de­be­ría con­tar con un pro­gra­ma lú­di­co y cul­tu­ral du­ran­te to­do el año. ¡Pe­ro con ini­cia­ti­vas un po­co más cu­rra­das que es­ta!.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.