Las ba­rre­ras de Bar­ban­za, vis­tas por dos ve­ci­nos con mo­vi­li­dad re­du­ci­da

A sim­ple vis­ta, po­dría pa­re­cer que se ha avan­za­do mu­cho pa­ra fa­ci­li­tar­le la vi­da a las per­so­nas con mo­vi­li­dad re­du­ci­da, pe­ro ram­pas y as­cen­so­res no siem­pre son la so­lu­ción

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Portada - MAR­TA GÓ­MEZ

En los úl­ti­mos tiem­pos, la pa­la­bra ac­ce­si­bi­li­dad es una de las que más se es­cu­chan de bo­ca de los go­ber­nan­tes cuan­do ha­blan de nue­vas ac­tua­cio­nes ur­ba­nís­ti­cas. La ins­ta­la­ción de as­cen­so­res o de otros me­ca­nis­mos que per­mi­tan sal­var un tra­mo de es­ca­le­ras a las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad en edi­fi­cios pú­bli­cos es­tán a la or­den del día, igual que la eje­cu­ción de ram­pas pa­ra per­mi­tir que al­guien en si­lla de rue­das pue­da ba­jar de una ace­ra. Pe­ro, cuan­do se tra­ta de ac­ce­si­bi­li­dad y de com­pro­bar en qué me­di­da ha me­jo­ra­do la si­tua­ción pa­ra ciu­da­da­nos con mo­vi­li­dad re­du­ci­da, lo me­jor es dar­se un pa­seo con al­guien que ten­ga que li­diar día a día con las ba­rre­ras. Por­que las hay, aun­que a ojos de los que ca­mi­nan so­bre dos pier­nas sin ma­yor di­fi­cul­tad sean in­vi­si­bles.

Cual­quier ca­sa con­sis­to­rial de la zo­na cuen­ta con ele­men­tos que, a prio­ri, bas­ta­rían pa­ra alla­nar el ca­mino a las per­so­nas con di­fi­cul­ta­des de mo­vi­li­dad. Sin em­bar­go, so­bre cua­tro rue­das uno des­cu­bre que ram­pas y as­cen­so­res no siem­pre son la so­lu­ción. «O que bus­ca­mos é a au­to­no­mía, se eu ne­ce­si­to dun­ha ter­cei­ra per­soa que me axu­de non te­ño au­to­no­mía». Es­ta ilus­tra­ti­va de­fi­ni­ción de qué de­be ser la ac­ce­si­bi­li­dad la rea­li­za el ri­bei­ren­se Jo­sé Ma­nuel de la Igle­sia a las puer­tas del cen­tro cul­tu­ral Lus­tres Ri­vas, un ejem­plo de que una pa­sa­re­la no bas­ta pa­ra sal­var ba­rre­ras. Hay una pla­ta­for­ma que le per­mi­te sor­tear el es­ca­lón de la en­tra­da, pe­ro no al­can­za el tim­bre pa­ra que le abran; en el in­te­rior del edi­fi­cio hay otra ram­pa, im­po­si­ble pa­ra sus fuer­zas a pe­sar de que rea­li­za ejer­ci­cio con fre­cuen­cia; y su si­lla a du­ras pe­nas ca­be en el as­cen­sor, en el que no en­tra una eléc­tri­ca.

Lis­ta lar­ga

Son mu­chos los ser­vi­cios y es­pa­cios pú­bli­cos que le es­tán ve­da­dos por su dis­ca­pa­ci­dad. Es un asi­duo del pa­seo de Co­ro­so, pe­ro hay un tra­mo jun­to al cám­ping «que ten un­ha pen­den­te abo­mi­na­ble e un pa­vi­men­to es­va­ra­dío. O trei­to que fi­xe­ron no­vo ata Río Azor é ou­tra his­to­ria, es­tá fa­tal, é im­prac­ti­ca­ble». La lis­ta con­ti­núa por la pa­sa­re­la des­de a Pe­dra da Ra has­ta el par­que pe­riur­bano —«eu te­ño que dar vol­ta», acla­ra— y pro­si­gue con las de­pen­den­cias de la Po­li­cía Na­cio­nal, Ha­cien­da o el ISM, don­de otra per­so­na de­be co­lo­car la ram­pa de ma­de­ra pa­ra que él pue­da pa­sar.

Sin em­bar­go, De la Igle­sia no ol­vi­da que las ba­rre­ras adop­tan mu­chas for­mas: «A ac­ce­si­bi­li­da­de abar­ca moi­to, non só cues­tións ur­ba­nís­ti­cas, ta­mén lin­güís­ti­cas, por exem­plo. No cen­tro de saú­de ou na Po­li­cía Na­cio­nal non hai per­soal for­ma­do na lin­gua­xe de sig­nos. De­be­ría ser obri­ga­to­rio».

La puer­ta de atrás

Otra cues­tión que se re­pi­te es que en los edi­fi­cios pú­bli­cos la en­tra­da pa­ra las per­so­nas que no pue­den su­bir es­ca­le­ras es­tá en la puer­ta de atrás. Ocu­rre en Noia. Pe­pe Ba­rrio se en­cuen­tra a las puer­tas de la ca­sa con­sis­to­rial, don­de tie­ne que ha­cer unas ges­tio­nes por la tra­ve­sía a na­do que es­tá or­ga­ni­zan­do, pe­ro los ser­vi­cios mu­ni­ci­pa­les es­tán a tres in­sal­va­bles pel­da­ños, así que de­be ro­dear el in­mue­ble y en­trar por de­trás. Allí sí hay ram­pa, y sí, cum­ple la nor­ma­ti­va vi­gen­te, aun­que vien­do el es­fuer­zo que de­be rea­li­zar pa­ra em­pu­jar su si­lla de rue­das pa­ra su­bir­la que­da cla­ro que lo que di­ce la ley no siem­pre se adap­ta a las ne­ce­si­da­des de las per­so­nas.

Fi­na­li­za­das las ges­tio­nes, Pe­pe se di­ri­ge a las ca­lles Por­ta da Vi­la y Es­cul­tor Fe­rrei­ro, ape­nas unos me­tros en los que su si­lla avan­za a trom­pi­co­nes so­bre las lo­sas de pie­dra mal en­ca­ja­das des­pués de sal­var el es­co­llo del pa­so de pea­to­nes. Tam­bién tie­nen ram­pa, pe­ro es­tá he­cha de ma­ne­ra que el re­po­sa­piés de la si­lla se fre­na al to­car el sue­lo. Ba­rrio Se mue­ve con pre­cau­ción: «Aquí xa caín e rom­pín un­ha per­na», cuen­ta mien­tras apun­ta otros de­ta­lles de su vi­da co­ti­dia­na, co­mo que, sim­ple y lla­na­men­te, no pue­de com­prar en Noia: «Ou de­pen­do dou­tra per­soa que me axu­de, ou me sa­can a mer­ca­do­ría á por­ta, pe­ro na maio­ría das ten­das non en­tro». Tam­po­co en los ba­res.

Pe­ro lo que más le due­le es que no se ten­gan en cuen­ta los cri­te­rios de ac­ce­si­bi­li­dad en ac­tua­cio­nes ur­ba­nís­ti­cas de nue­vo cu­ño, co­mo la rea­li­za­da ha­ce unos años en es­cul­tor Fe­rrei­ro: «Pro­vó­ca­me un­ha gran im­po­ten­cia que un­ha obra que es­tás es­trean­do te­ña eses de­fec­tos».

Un re­cur­so tan sig­ni­fi­ca­ti­vo co­mo las lau­das gre­mia­les son inac­ce­si­bles pa­ra Ba­rrio.

Los as­cen­so­res no siem­pre son su­fi­cien­tes: al­gu­nas si­llas ape­nas ca­ben en ellos.

El ca­nal que re­co­ge el agua de la llu­via y una ram­pa mal eje­cu­ta­da fre­nan la si­lla en Noia.

FO­TOS: MARCOS CREO

La ram­pa del Lus­tres Ri­vas no per­mi­te a De la Igle­sia al­can­zar el tim­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.