El cor­dón sa­ni­ta­rio en torno al PP se reac­ti­va

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Galicia - DO­MIN­GOS SAMPEDRO

Diez años des­pués de la sa­cu­di­da mun­dial ini­cia­da con las hi­po­te­cas ba­su­ra de Es­ta­dos Uni­dos, Bruselas di­fun­dió es­te miér­co­les una pe­cu­liar no­ta en la que cer­ti­fi­ca el fi­nal de una cri­sis eco­nó­mi­ca que de­ja tras de sí un gran re­gue­ro de víc­ti­mas: per­so­nas, ban­cos y mi­les de pe­que­ñas em­pre­sas. Tam­po­co sa­lió in­dem­ne el ma­pa po­lí­ti­co. El cli­ma de desafec­ción cha­mus­có go­bier­nos de los par­ti­dos he­ge­mó­ni­cos y sir­vió de sus­tra­to pa­ra fuer­zas emer­gen­tes co­mo Po­de­mos, Ciu­da­da­nos, En Ma­rea y can­di­da­tu­ras de úl­ti­ma ho­ra que se hi­cie­ron con el man­do en pla­za de las prin­ci­pa­les ciu­da­des.

El bi­par­ti­dis­mo re­pre­sen­ta­do por PP y PSOE que­dó he­ri­do mor­tal­men­te y hu­bo una épo­ca en que los dos gran­des par­ti­dos pa­re­cían con­de­na­dos a en­ten­der­se pa­ra sal­var el sis­te­ma: reforma cons­ti­tu­cio­nal, ajus­tes pa­ra evi­tar el res­ca­te eu­ro­peo, Ca­ta­lu­ña, pac­to con­tra el yiha­dis­mo, go­ber­na­bi­li­dad de Es­pa­ña...

Los so­cia­lis­tas ga­lle­gos, to­da­vía con Bes­tei­ro al fren­te, se apli­ca­ron en es­ta e im­pul­sa­ron pac­tos co­mo nun­ca an­tes con el PP, co­mo la ma­yor reforma del re­gla­men­to del Parlamento en los úl­ti­mos 23 años, o la re­no­va­ción de ór­ga­nos que se hi­zo de una ta­ca­da y que le per­mi­tió a Bes­tei­ro si­tuar al­gu­nos peo­nes o per­so­nas afi­nes en pues­tos bien re­mu­ne­ra­dos del Con­se­llo de Con­tas, el Con­se­llo Con­sul­ti­vo, el Va­le­dor do Po­bo o el con­se­jo de la CRTVG, con­ver­ti­dos aho­ra en co­to ce­rra­do a En Ma­rea y el BNG.

Esa eta­pa la fi­ni­qui­tó Pe­dro Sán­chez al re­to­mar el man­do en Fe­rraz con un dis­cur­so en el que lla­mó a cons­truir un «cor­dón sa­ni­ta­rio» en torno al PP. La ré­pli­ca en Galicia fue in­me­dia­ta. El gru­po par­la­men­ta­rio en O Hó­rreo, co­man­da­do por Fer­nán­dez Lei­cea­ga, re­de­fi­nía la po­si­ción so­bre An­grois, acep­tan­do aho­ra una co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción so­bre el ac­ci­den­te, siem­pre que se crea­ra en el Con­gre­so, una pro­pues­ta que Pi­lar Can­ce­la, pre­si­den­ta de la ges­to­ra del PS­deG, de­fen­dió a ni­vel fe­de­ral.

Y con el PSOE en pleno vi­ra­je es­tra­té­gi­co ha­cia la iz­quier­da, sal­ta a la luz la mo­ción de cen­su­ra de Co­ris­tan­co, que so­cia­lis­tas y po­pu­la­res lle­va­ban seis me­ses co­ci­nan­do a fue­go len­to pa­ra sen­tar en la al­cal­día al úni­co edil del PS­deG, que ade­más no es mi­li­tan­te, con el apo­yo de los seis con­ce­ja­les del PP.

El se­cre­ta­rio pro­vin­cial del PSOE co­ru­ñés, Ju­lio Sa­cris­tán, ha­bía ben­de­ci­do la ope­ra­ción, con la ges­to­ra del PS­deG au­sen­te, cuan­do Lei­cea­ga sal­tó a la pa­les­tra pa­ra de­nun­ciar el «mer­ca­deo» de Co­ris­tan­co y sub­ra­yar que no to­ca­ba go­ber­nar al la­do del PP, sino si­tuar­se en­fren­te.

Has­ta ese mo­men­to, Lei­cea­ga pa­re­cía desahu­cia­do de una com­pe­ti­ción de pri­ma­rias con­ce­bi­das por al­gu­nos co­mo un pa­seí­llo pa­ra el can­di­da­to que pa­re­ce te­ner más apo­yo ins­ti­tu­cio­nal: Vi­llos­la­da. Pe­ro las crí­ti­cas que re­ci­bió Lei­cea­ga de los pro­mo­to­res de la mo­ción de Co­ris­tan­co fue­ron di­rec­ta­men­te pro­por­cio­na­les al res­pal­do que su ges­to ob­tu­vo en­tre la mi­li­tan­cia, de ahí que, con más o me­nos ma­ti­ces, tam­bién Vi­llos­la­da y Gon­za­lo Ca­ba­lle­ro re­pro­ba­ron la mo­ción de cen­su­ra.

El cor­dón sa­ni­ta­rio que Sán­chez in­vo­có en torno al PP que­da res­ta­ble­ci­do. Y con el epi­so­dio pro­ta­go­ni­za­do en Co­ris­tan­co es evi­den­te que las pri­ma­rias so­cia­lis­tas ga­nan vi­ve­za, pe­ro tam­bién que­dan ex­pues­tas a un re­sul­ta­do mu­cho más abier­to.

CÉ­SAR QUIAN

Sa­cris­tán, Sán­chez, Lei­cea­ga y Vi­llos­la­da han te­ni­do pro­ta­go­nis­mo en la po­lé­mi­ca de Co­ris­tan­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.