Co­ra­zón de Galicia

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión -

HEMEROTECA AU­RE­LIO RIBALTA

Los vie­jos pa­la­cios y las ca­sas se­ño­ria­les de San­tia­go son la de­mos­tra­ción de una prin­ci­pa­li­dad se­cu­lar. San­tia­go es aris­to­crá­ti­co; es una ro­bus­ta afir­ma­ción de es­pí­ri­tu aris­to­crá­ti­co. Co­lo­ca­do en el cen­tro de Galicia, Galicia en­te­ra es su «ban­lieue» es­pi­ri­tual y ma­te­rial­men­te. Cen­tro de la cul­tu­ra y de la política de los Rei­nos de León y Cas­ti­lla du­ran­te la Edad Me­dia, los Re­yes Ca­tó­li­cos qui­sie­ron anu­lar el po­de­río de la gran ciu­dad, por­que vie­ron cla­ro que San­tia­go, por lo mis­mo que era el al­ma de Galicia, era un po­der es­pi­ri­tual que ha­ría som­bra a su po­der real, al de ellos. Y por eso qui­sie­ron te­ner­le su­je­to, y por eso le echa­ron en­ci­ma la tri­ple ca­de­na: Ca­pi­ta­nía Ge­ne­ral, Au­dien­cia Real y San­to Tri­bu­nal de la In­qui­si­ción.

A par­tir de los Re­yes Ca­tó­li­cos co­mien­za la de­ca­den­cia de San­tia­go. Pe­ro co­ra­zón de Galicia se­ño­ril, aris­to­crá­ti­co, en sus pa­la­cios hi­cie­ron vi­da re­ti­ra­da, aus­te­ra, sus no­bles mo­ra­do­res, que has­ta fi­nes del si­glo XVIII se man­tu­vie­ron ga­lle­gos de Galicia. Y aun des­pués, cuan­do esa aris­to­cra­cia san­tia­gue­sa se hi­zo un tan­ti­co en­ci­clo­pe­dis­ta y se dio a leer a Di­de­rot y aban­do­nó sus pa­zos de la al­dea y sus pa­zos de la vi­lla, San­tia­go vis­tió y guar­dó su so­le­dad co­mo quien vis­te y guar­da un lu­to, y se re­ple­gó en su pro­pia tris­te­za ba­jo la llu­via que arro­ya­ba so­bre las lo­sas de las gran­des rúas cen­tra­les, y se des­pe­ña­ba «sal­ta­ri­can­do po­los croios da Cos­ta­ve­lla» por el Nor­te y de Sar por el Sur, que es­tos eran por en­ton­ces sus lí­mi­tes geo­grá­fi­cos. Pa­re­cía San­tia­go flor de la His­to­ria, al re­con­cen­trar­se en su pro­pio es­pí­ri­tu, una de esas flo­res que se cie­rran an­te to­da in­fluen­cia ex­tra­ña, re­co­gien­do to­do su aro­ma en el sa­gra­do ca­ma­rín de sus pé­ta­los ce­rra­dos vio­len­ta­men­te a los ai­res abra­sa­dos del de­sier­to.

En los dos pri­me­ros ter­cios del si­glo XIX, so­bre to­do des­de que pa­só —y en Galicia pa­só muy pron­to, en enero de 1809— el tur­bión de la gue­rra na­po­leó­ni­ca con la de­rro­ta del ejér­ci­to fran­cés, San­tia­go vi­vió —aban­do­na­do por su aris­to­cra­cia— del ca­ri­ño de sus «ca­sei­ros» de las al­deas. Es­tos acu­dían a pa­gar ren­tas y fo­ros a los ad­mi­nis­tra­do­res de sus se­ño­res au­sen­tes. In­va­dían to­dos los jue­ves las ca­lles y las pla­zas de la gran ciu­dad, ha­cien­do re­zon­gar en los rin­co­nes y en los se­nos de las fa­cha­das los ecos eter­na­men­te dor­mi­dos, mal­hu­mo­ra­dos co­mo re­pro­ches de una au­gus­ta so­le­dad per­tur­ba­da.

Te­nía en­ton­ces San­tia­go un no sé qué de ma­jes­tad caí­da. En su si­len­cio ha­bía mu­cho del si­len­cio de las rui­nas mo­ra­les; pe­ro la im­pre­sión era de gran­de­za, San­tia­go se­guía sien­do el co­ra­zón de Galicia; un gran­de y ca­lien­te co­ra­zón que se­guía ri­gien­do con rit­mo ca­lla­do, pe­ro siem­pre de ad­mi­ra­ble re­gu­la­ri­dad, la cir­cu­la­ción del es­pí­ri­tu ga­lle­go en la in­te­lec­tua­li­dad de Galicia, San­tia­go man­da­ba a to­da ella los cu­ras sa­li­dos de su es­plén­di­do Se­mi­na­rio y los es­tu­dian­tes de su glo­rio­sa Uni­ver­si­dad. Y el Após­tol San­tia­go pre­si­día, y si­gue pre­si­dien­do, to­da esa ela­bo­ra­ción de ideas des­de el al­tar ma­yor de su Ba­sí­li­ca, sen­ta­do en su trono, os­ten­tan­do co­mo un ce­tro su grue­so bor­dón de pla­ta fi­na, y son­rién­do­nos y mi­rán­do­nos con aque­llos ojos que des­te­llan bon­da­des, e ilu­mi­nan su po­li­cro­ma­do ros­tro de hom­bre sano, bueno y san­to, que mi­ra con amor a sus pa­tro­ci­na­dos.

Su pro­tec­ción no ha si­do es­té­ril. Por­que en los tiem­pos ac­tua­les —de em­pa­la­go­sa de­mo­cra­cia— la vie­ja ciu­dad pu­do con­ser­var su ai­re de no­ble­za ran­cia, al mis­mo tiem­po que en­san­char sus lí­mi­tes geo­grá­fi­cos.

Por­que cie­go se­ra quien no vea que San­tia­go es una vie­ja y no­ble vi­lla que con­fi­na por el Sur con Vi­go y por el Nor­te con La Co­ru­ña. Es­cri­ben de Vi­go: «Hoy, 10 del ac­tual, no han co­bra­do aún sus ha­be­res las cla­ses pa­si­vas en Vi­go, a cu­ya Ad­mi­nis­tra­ción, si bien se re­mi­tie­ron las nó­mi­nas, no se hi­zo lo mis­mo con las cé­du­las per­so­na­les, sin las que se pre­vie­ne a la Ad­mi­nis­tra­ción que no se pa­guen. Y no sir­va de dis­cul­pa el que pre­ci­sen ir los in­tere­sa­dos a re­co­ger es­te one­ro­sí­si­mo do­cu­men­to a pun­to al­guno, no in­di­ca­do por aho­ra, exis­tien­do pen­sio­nis­ta que desean­do re­co­ger­lo en Pon­te­ve­dra, no se le ha fa­ci­li­ta­do».

1967 HA­CE 50 AÑOS Es­pa­ña, se­gún un por­ta­voz de la Or­ga­ni­za­ción Sin­di­cal, abo­na en con­cep­to de pa­go por la uti­li­za­ción de pa­ten­tes ex­tran­je­ras, en ci­fras re­don­das, unos ocho mil mi­llo­nes de pe­se­tas. Des­de 1940 el Mi­nis­te­rio de In­dus­tria ha au­to­ri­za­do unos 3.500 con­tra­tos, de los que el 25 por cien­to, apro­xi­ma­da­men­te, co­rres­pon­den a Fran­cia, se­gui­da de Ale­ma­nia, Es­ta­dos Uni­dos e In­gla­te­rra. El sec­tor si­de­rúr­gi­co se ve afec­ta­do por el 56,5 por cien­to de es­tos con­tra­tos y el de la In­dus­tria Quí­mi­ca, en un 24 por cien­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.