La cri­sis ca­ta­la­na y la des­cen­tra­li­za­ción au­gu­ran un oto­ño ca­lien­te pa­ra Igle­sias

Los de­ba­tes in­ter­nos en Po­de­mos si­guen vi­vos seis me­ses des­pués de su asam­blea

La Voz de Galicia (Barbanza) - - España - ANDER AZ­PI­ROZ

Vis­ta­le­gre-II de­bía de ser el bál­sa­mo de Fie­ra­brás, la po­ción má­gi­ca pa­ra sa­nar las do­len­cias de una for­ma­ción na­ci­da en enero del 2014. El as­cen­so de Po­de­mos has­ta con­ver­tir­se en la ter­ce­ra fuer­za na­cio­nal fue ful­gu­ran­te. Pe­ro las pri­sas con­lle­va­ron sus­pen­sos, a los que Pa­blo Igle­sias de­be­rá en­fren­tar­se a par­tir de sep­tiem­bre. La asam­blea ciu­da­da­na del pa­sa­do fe­bre­ro te­nía que res­ta­ñar he­ri­das, mu­chas de ellas mal ci­ca­tri­za­das y al­gu­nas otras aún san­gran­tes. Cuan­do se cum­plen seis me­ses de aquel cón­cla­ve, el par­ti­do se mues­tra pa­ci­fi­ca­do, al me­nos de puer­tas a fue­ra. Na­da que ver con los me­ses en los que el pul­so en­tre Pa­blo Igle­sias e Íñi­go Erre­jón es­tu­vo al bor­de de lle­var el pro­yec­to al tras­te. No obs­tan­te, Po­de­mos, con­tro­la­do aho­ra sin cor­ta­pi­sas por Igle­sias, aún tie­ne asig­na­tu­ras pen­dien­tes.

La ten­sión en­tre la di­rec­ción na­cio­nal de Po­de­mos y la de su mar­ca ca­ta­la­na, Po­dem, ha pues­to de ma­ni­fies­to las di­fi­cul­ta­des de Igle­sias pa­ra po­ner en prác­ti­ca lo apro­ba­do en Vis­ta­le­gre-II. Las tres co­rrien­tes que se mi­die­ron en la asam­blea ciu­da­da­na del pa­sa­do fe­bre­ro —pa­blis­tas, erre­jo­nis­tas y an­ti­ca­pi­ta­lis­tas— es­ta­ban de acuer­do en que Madrid de­bía ce­der po­de­res, pe­ro dis­cre­pa­ban de has­ta qué pun­to ha­cer­lo, una di­fe­ren­cia que per­du­ra en el tiem­po. Los an­ti­ca­pi­ta­lis­tas abo­gan por un tras­pa­so de po­der a fon­do que, en la prác­ti­ca, va­cia­ría de fun­cio­nes a la di­rec­ción na­cio­nal. Igle­sias, en cam­bio, no re­nun­cia a man­te­ner el su­fi­cien­te con­trol so­bre el par­ti­do pa­ra en­viar un men­sa­je me­dia­na­men­te uni­for­me al con­jun­to del es­ta­do, im­pres­cin­di­ble en su as­pi­ra­ción a la Mon­cloa.

Cri­sis en Ca­ta­lu­ña y An­da­lu­cía

Los prin­ci­pa­les pun­tos de con­flic­to es­tán en Ca­ta­lu­ña y An­da­lu­cía. En el pri­mer caso, el di­vor­cio es ab­so­lu­to y apun­ta a irre­ver­si­ble. El cho­que de tre­nes se de­be a dos asun­tos con­cre­tos: la ne­ga­ti­va de la eje­cu­ti­va re­gio­nal que li­de­ra Al­bano Dan­te Fa­chín a in­te­grar­se en el nue­vo par­ti­do de Ada Co­lau y el re­fe­ren­do del 1 de oc­tu­bre, en el que el lí­der ca­ta­lán abo­ga por ha­cer cam­pa­ña a fa­vor de la par­ti­ci­pa­ción. An­da­lu­cía es feu­do an­ti­ca­pi­ta­lis­ta. Y su lí­der, Te­re­sa Rodríguez, abo­ga por lle­var la des­cen­tra­li­za­ción a las úl­ti­mas con­se­cuen­cias, has­ta el pun­to de que Po­de­mos An­da­lu­cía se con­ver­ti­ría en un par­ti- do fe­de­ra­do, al es­ti­lo de las con­fluen­cias, so­bre las que Igle­sias ejer­ce mí­ni­mo con­trol.

El pro­ble­ma del PSOE

Hoy por hoy, la úni­ca po­si­bi­li­dad de la iz­quier­da pa­ra re­tor­nar al po­der pa­sa por un acuer­do en­tre so­cia­lis­tas y Po­de­mos. A pe­sar de los des­en­cuen­tros pa­sa­dos, la vic­to­ria de Pe­dro Sán­chez ha abier­to una ven­ta­na al en­ten­di­mien­to, pe­ro aún exis­te mu­cho ca­mino por re­co­rrer. Uno de los prin­ci­pa­les es­co­llos es el es­ca­so cré­di­to que ge­ne­ra Igle­sias en­tre los so­cia­lis­tas, con los que ha man­te­ni­do so­no­ros en­fren­ta­mien­tos en el Con­gre­so y fue­ra de él. A ni­vel in­terno, el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Po­de­mos tam­bién de­be con­ven­cer a los rea­cios a pac­tar con un PSOE pa­ra los que has­ta an­te­ayer era la cas­ta, y en­tre los que se en­cuen­tran los an­ti­ca­pi­ta­lis­tas o Pa­blo Eche­ni­que. La co­rrien­te crí­ti­ca ya ha he­cho cau­sa del pac­to en Cas­ti­lla-La Man­cha.

BA­LLES­TE­ROS EFE

Los obs­tácu­los. La an­da­lu­za Te­re­sa Rodríguez y Mi­guel Ur­bán, de An­ti­ca­pi­ta­lis­tas, son los prin­ci­pa­les ri­va­les de Igle­sias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.