La au­xi­liar, im­pa­si­ble, lo nie­ga to­do

Bea­triz Ló­pez re­ba­te an­te el juez y la po­li­cía to­das las acu­sa­cio­nes y ase­gu­ra, en cam­bio, que fue ella quien aler­tó del em­peo­ra­mien­to de la oc­to­ge­na­ria que fa­lle­ció

La Voz de Galicia (Barbanza) - - España - MELCHOR SAIZ-PARDO

Im­pa­si­ble. Na­da pa­re­ci­do a una con­fe­sión. Ni du­ran­te los in­te­rro­ga­to­rios el pa­sa­do fin de se­ma­na an­te el gru­po VI de ho­mi­ci­dios de la Po­li­cía Na­cio­nal ni en su de­cla­ra­ción el pa­sa­do lu­nes an­te la ma­gis­tra­da de guar­dia del Juz­ga­do de Ins­truc­ción 2 de Al­ca­lá de He­na­res. Bea­triz Ló­pez Don­cel, la au­xi­liar de en­fer­me­ría acu­sa­da de ase­si­nar con una mor­tal in­yec­ción con ai­re a una pa­cien­te en el Hos­pi­tal Prín­ci­pe de As­tu­rias de Al­ca­lá de He­na­res, no se de­rrum­bó en nin­gún mo­men­to y man­tu­vo su ab­so­lu­ta inocen­cia, se­gún re­la­tan los in­for­mes ju­di­cia­les y ates­ta­dos po­li­cia­les.

Ló­pez se re­vol­vió en to­das las pre­gun­tas y re­ba­tió las prue­bas que le re­la­cio­nan con el ase­si­na­to de Con­sue­lo D.F., de 86 años, el pa­sa­do jue­ves 3 de agos­to, cuan­do la oc­to­ge­na­ria es­ta­ba a pun­to de re­ci­bir el al­ta hos­pi­ta­la­ria. La au­xi­liar no pu­do ne­gar las evi­den­cias re­co­gi­das por la cá­ma­ra es­pía que des­de ha­cía dos años gra­ba­ba los pa­si­llos del ala B de la quin­ta plan­ta del cen­tro, pe­ro sí que las re­ba­tió con fir­me­za. En­tre las 14.30 y las 15.45 ho­ras en­tró cua­tro ve­ces a la ha­bi­ta­ción 528 don­de es­ta­ba Con­sue­lo, quien so­bre las 16 ho­ras su­frió el co­lap­so. Se­gún su de­cla­ra­ción, en­tró den­tro de su ho­ra­rio la­bo­ral y «cum­plien­do su tra­ba­jo», tal y co­mo re­co­gen los ates­ta­dos que se ha­cen eco en ter­ce­ra per­so­na de su de­cla­ra­ción. La au­xi­liar ar­gu­men­tó que com­pro­bó que la fa­lle­ci­da te­nía fie­bre y que por eso vol­vió tan­tas ve­ces «pa­ra po­ner los ter­mó­me­tros». Es más, que fue ella la que avi­só a las en­fer­me­ras de es­te su­pues­to epi­so­dio de sú­bi­ta subida de tem­pe­ra­tu­ra.

Cuan­do la po­li­cía le pre­gun­tó por el lar­go es­pa­cio de tiem­po que per­ma­ne­ció en la ha­bi- ta­ción pa­ra una ges­tión tan rá­pi­da co­mo era la de com­pro­bar la tem­pe­ra­tu­ra, Ló­pez tam­bién tu­vo res­pues­ta: «Que se en­tre­tu­vo en la 528 con la se­ño­ra de la com­pa­ñe­ra (sic) —se en­tien­de que era la mu­jer que com­par­tía ha­bi­ta­ción con Con­sue­lo— por­que es­ta­ba más es­pa­bi­la­da».

Le­jos de ad­mi­tir na­da, se pre­sen­tó co­mo una pro­fe­sio­nal. Que ella fue la pri­me­ra que dio el avi­so de que «la abue­la es­ta­ba ma­la» y que lue­go cum­plió a ra­ja­ta­bla las ins­truc­cio­nes de sus su­pe­rio­res cuan­do la pa­cien­te en­tró en es­ta­do crí­ti­co. «Que le di­je­ron que lla­ma­ra a los mé­di­cos por­que la pa­cien­te es­ta­ba ma­la y que lla­ma­ra a los in­ter­nis­tas y los lla­mó».

La en­car­ce­la­da tam­bién res­pon­dió con ne­ga­ti­vas a las pre­gun­tas más di­rec­tas. «Que no re­co­no­ce ha­ber su­mi­nis­tra­do ai­re a pre­sión a la pa­cien­te». Se­gún la au­xi­liar, eso es «im­po­si­ble, por­que no to­ca ni agu­jas ni je­rin­gui­llas».

La jue­za, ha­cién­do­se eco de los in­for­mes po­li­cia­les, apun­ta a que el mó­vil de Bea­triz Ló­pez Don­cel era la «ani­mad­ver­sión» que la au­xi­liar sen­tía por los mé­di­cos del Hos­pi­tal Prín­ci­pe de As­tu­rias, pe­ro ella tam­bién des­min­tió ese ex­tre­mo en sus dos de­cla­ra­cio­nes, tan­to en el juz­ga­do co­mo an­te los in­ves­ti­ga­do­res. «Ma­ni­fies­ta que su re­la­ción con sus com­pa­ñe­ras es bue­na. Que con los mé­di­cos no tie­nen re­la­ción por­que ellos se di­ri­gen a las en­fer­me­ras y no a las au­xi­lia­res», se­ña­lan los do­cu­men­tos ofi­cia­les. En los in­te­rro­ga­to­rios in­sis­tió en que el he­cho de que los mé­di­cos no ha­blen di­rec­ta­men­te con las au­xi­lia­res le era in­di­fe­ren­te. Que no sen­tía ce­los ni se sen­tía mal­tra­ta­da. «Ma­ni­fies­ta que a ella eso le da igual», se­ña­lan los ates­ta­dos.

Idén­ti­ca cau­sa

Los in­for­mes el gru­po VI de ho­mi­ci­dios re­mi­ti­dos al Juz­ga­do de Ins­truc­ción 4 de Al­ca­lá de He­na­res (que es quien real­men­te lle­va es­ta in­ves­ti­ga­ción des­de el 2015) con­fir­man que la po­li­cía co­men­zó a in­ves­ti­gar a la au­xi­liar en el ve­rano de ha­ce dos años, tras el fa­lle­ci­mien­to de otra oc­to­ge­na­ria, Luisa, por idén­ti­ca cau­sa de Con­sue­lo, una inex­pli­ca­ble em­bo­lia ga­seo­sa que le pro­vo­có un pa­ro car­dio­rres­pi­ra­to­rio, cuan­do la pa­cien­te es­ta­ba tam­bién cer­ca de re­ci­bir el al­ta.

Los fun­cio­na­rios re­la­tan la exis­ten­cia de otros dos ca­sos sos­pe­cho­sos en la mis­ma uni­dad de me­di­ci­na in­ter­na, que es­tá es­pe­cia­li­za­da en ge­ria­tría, pe­ro que no es un área de cui­da­dos pa­lia­ti­vos ni de en­fer­mos ter­mi­na­les. La muer­te de otro pa­cien­te en el 2015 por cau­sas si­mi­la­res y el de otro en­fer­mo que so­bre­vi­vió a otra em­bo­lia pa­re­ci­da en el 2013. Es­tos tres ca­sos tu­vie­ron lu­gar an­tes de que la au­xi­liar se die­ra de ba­ja por una tor­ce­du­ra en un bra­zo a fi­na­les del 2015. La de­te­ni­da se re­in­cor­po­ró el pa­sa­do ma­yo.

Se­gún fuen­tes de la in­ves­ti­ga­ción, Ló­pez Don­cel ne­gó igual­men­te en se­de po­li­cial cual­quier re­la­ción con esos epi­so­dios de em­bo­lias de pa­cien­tes que es­ta­ban tam­bién a su car­go. Y, en al­gún caso, di­jo no re­cor­dar de­ta­lles de aque­llos fa­lle­ci­mien­tos. An­te los po­li­cías que di­ri­gen las pes­qui­sas, la au­xi­liar in­sis­tió en que es­ta­ban co­me­tien­do un «gra­ve error» con ella y rei­te­ró que no te­nía nin­gún mo­ti­vo pa­ra ma­tar a Con­sue­lo o par­ti­ci­par en las su­pues­tas muer­tes an­te­rio­res.

FER­NAN­DO VILLAR EFE

Bea­triz Ló­pez, la au­xi­liar del hos­pi­tal de Al­ca­lá de He­na­res, en una fo­to de su Twit­ter.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.