Ma­cri po­ne a prue­ba su li­de­raz­go

La eco­no­mía y la co­rrup­ción las­tran la po­pu­la­ri­dad pre­si­den­cial en las pri­ma­rias

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional -

Más de 33,1 mi­llo­nes de ar­gen­ti­nos es­tán lla­ma­dos a vo­tar hoy pa­ra de­fi­nir quié­nes que­dan ha­bi­li­ta­dos pa­ra com­pe­tir en las le­gis­la­ti­vas del 22 de oc­tu­bre, en las que es­tán en jue­go un ter­cio (24) de los es­ca­ños del Se­na­do y 127 de la Cá­ma­ra de Dipu­tados, apro­xi­ma­da­men­te la mi­tad. Es­tas se­rán las cuar­tas pri­ma­rias que ce­le­bra Ar­gen­ti­na des­de la apro­ba­ción de es­te sis­te­ma elec­to­ral, en 2009, y las pri­me­ras que afron­te el Go­bierno del conservador Mau­ri­cio Ma­cri, quien lle­gó a la Pre­si­den­cia ar­gen­ti­na a fi­na­les de 2015, tras ha­ber lo­gra­do un 34,15 % de los vo­tos en la pri­me­ra vuel­ta de las pre­si­den­cia­les de ese año y un 51,34 % en la se­gun­da vuel­ta que le dio ac­ce­so a la Ca­sa Ro­sa­da.

Las Pri­ma­rias Abier­tas, Obli­ga­to­rias y Si­mul­tá­neas (PA­SO), co­mo se lla­ma el pro­ce­so, son en reali­dad un test que per­mi­te me­dir la for­ta­le­za de los dis­tin­tos par­ti­dos y el des­gas­te del Go­bierno. Son es­ca­sas las cir­cuns­crip­cio­nes en las que se ca­da par­ti­do pre­sen­ta más de una lis­ta, por lo que el de­ba­te in­terno es inexis­ten­te. «Las pri­ma­rias se han trans­for­ma­do en la gran en­cues­ta na­cio­nal. Las pri­ma­rias se han des­vir­tua­do, sal­vo en al­gún caso muy ais­la­do, por­que no hay in­ter­nas reales», di­jo a Efe Or­lan­do D’Ada­mo, di­rec­tor del Cen­tro de Opi­nión Pú­bli­ca de la Uni­ver­si­dad de Bel­grano.

Ar­gen­ti­na lle­ga a es­tas elec­cio­nes tras una cam­pa­ña sin de­ba­te de pro­pues­tas en­tre los prin­ci­pa­les lí­de­res y al­ta­men­te po­la­ri­za­da en­tre el go­ber­nan­te fren­te Cam­bie­mos, co­man­da­do por Mau­ri­cio Ma­cri, y el kirch­ne­ris­mo, li­de­ra­do por la ex­pre­si­den­ta Cris­ti­na Fer­nán­dez (2007-2015), aco­sa­da por nu­me­ro­sos es­cán- da­los de co­rrup­ción que bus­ca blin­dar­se an­te los jue­ces ape­lan­do al apo­yo so­cial.

Ma­cri ha su­fri­do un enor­me des­gas­te en las úl­ti­mas se­ma­nas. La re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca, una de sus gran­des ban­de­ras elec­to­ra­les, no aca­ba de al­can­zar a to­do el país. La de­sigual­dad se ha dis­pa­ra­do y los kirch­ne­ris­tas in­ten­tan des­mon­tar la teo­ría del nue­vo cre­ci­mien­to con las ci­fras de la po­bre­za cre­cien­te en el país. «Te­ne­mos que co­la­bo­rar to­dos, so­mos un gran equi­po que ha pues­to es­te país en mar­cha. Y es­to es so­lo el co­mien­zo, es­ta rue­da que la sa­ca­mos del ba­rro y em­pe­zó a gi­rar», di­jo Ma­cri en el cie­rre de cam­pa­ña del fren­te ofi­cia­lis­ta Cam­bie­mos en Cór­do­ba, una de las pro­vin­cias más po­bla­das y ri­cas de Ar­gen­ti­na.

Tam­po­co ha con­se­gui­do el pre­si­den­te es­qui­var el fan­tas­ma de la co­rrup­ción, que le sir­vió pa­ra de­rro­tar a Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner. Se ha visto sal­pi­ca­do por los pa­pe­les de Pa­na­má, por la ven­ta de una ae­ro­lí­nea fa­mi­liar y por la ad­ju­di­ca­ción de al­gu­nas obras po­lé­mi­cas en Bue­nos Ai­res. To­do ello le ha per­mi­ti­do a la ex­pre­si­den­ta elu­dir el de­ba­te so­bre uno de sus pun­tos más dé­bi­les y se­ña­lar al equi­po de Ma­cri co­mo los nue­vos co­rrup­tos.

Con to­do el ar­se­nal

Cris­ti­na no ha es­ca­ti­ma­do es­fuer­zos pa­ra vol­ver por la puer­ta gran­de a la pri­me­ra lí­nea política. Com­pe­ti­rá por la pre­si­den­cia de la re­gión de Bue­nos Ai­res. Es­te dis­tri­to elec­to­ral, el ma­yor del país, con un pe­so so­bre el pa­drón na­cio­nal del 37 %, es un tra­di­cio­nal bas­tión del pe­ro­nis­mo, pe­ro en la elec­ción del 2015 pa­só a es­tar go­ber­na­do por el ma­cris­mo, cuan­do Ma­ría Eu­ge­nia Vidal ac­ce­dió al Eje­cu­ti­vo pro­vin­cial con un 39,89 % de los vo­tos.

Su ri­val no es la ca­ris­má­ti­ca Vidal, que ha lle­va­do el pe­so de la cam­pa­ña elec­to­ral con­tra la ex­pre­si­den­ta. El ofi­cia­lis­mo se ha en­co­men­da­do al ex­mi­nis­tro de Edu­ca­ción, Es­te­ban Bull­rich, y las en­cues­tas dan un in­cier­to re­sul­ta­do.

Cris­ti­na Fer­nán­dez re­pi­tió du­ran­te to­da la cam­pa­ña que se ha per­di­do «el pi­so de dig­ni­dad» lo­gra­do du­ran­te su ges­tión, cuan­do «no ha­bía te­mor a per­der el tra­ba­jo» y «no era un pro­ble­ma, la co­mi­da ni los re­me­dios pa­ra los más vie­jos o las ta­ri­fas de gas y de luz». «Es cier­to que la gen­te es­tá ner­vio­sa pe­ro no es por las elec­cio­nes ni por el dó­lar sino por­que no lle­ga a fin de mes y por­que no sa­be si la van a echar del tra­ba­jo», afir­mó.

SE­BAS­TIÁN PANI EFE

Ma­cri se ha vol­ca­do en la cam­pa­ña pa­ra in­ten­tar re­cu­pe­rar la ini­cia­ti­va política.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.