Tres muer­tos tras una vio­len­ta mar­cha de la ul­tra­de­re­cha en Es­ta­dos Uni­dos

Uno fa­lle­ció atro­pe­lla­do y los otros dos al es­tre­llar­se un he­li­cóp­te­ro de vi­gi­lan­cia

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional -

La ma­ni­fes­ta­ción con­vo­ca­da ayer por gru­pos de la ex­tre­ma de­re­cha en Char­lot­tes­vi­lle (Vir­gi­nia) aca­bó en dra­ma, con tres muer­tos y una vein­te­na de he­ri­dos. Los vio­len­tos en­fren­ta­mien­tos re­gis­tra­dos en­tre los su­pre­ma­cis­tas y los con­tra­ma­ni­fes­tan­tes ha­bían obli­ga­do al go­ber­na­dor del es­ta­do a prohi­bir la mar­cha y de­cre­tar el es­ta­do de emer­gen­cia, pe­ro eso no evi­tó la tra­ge­dia.

La pri­me­ra víc­ti­ma mor­tal se pro­du­jo des­pués de que un co­che em­bis­tie­ra a una mul­ti­tud de an­ti­rra­cis­tas, pro­vo­can­do la muer­te a uno de ellos y de­jan­do he­ri­dos a otros 19. «Mar­chá­ba­mos por la ca­lle cuan­do un au­to­mó­vil se nos lan­zó en­ci­ma, gol­peó a to­do el mun­do. Lue­go re­tro­ce­dió y nos vol­vió a em­bes­tir», re­la­tó uno de los tes­ti­gos del ata­que. El con­duc­tor fue de­te­ni­do, se­gún con­fir­ma­ron las au­to­ri­da­des de Vir­gi­nia, que no die­ron más da­tos so­bre su iden­ti­dad.

Ho­ras más tar­de se pro­du­cían dos nue­vas muer­tes, en es­te caso por ac­ci­den­te, al es­tre­llar­se un he­li­cóp­te­ro de la po­li­cía es­ta­tal que vi­gi­la­ba los en­fren­ta­mien­tos.

Los gru­pos de la de­re­cha radical, en­tre los que fi­gu­ra­ba el Ku Klux Klan y neo­na­zis, ha­bían con­vo­ca­do la pro­tes­ta pa- ra opo­ner­se al pro­yec­to del go­bierno lo­cal de re­ti­rar de un es­pa­cio mu­ni­ci­pal la es­ta­tua del ge­ne­ral con­fe­de­ra­do Ro­bert E. Lee, quien lu­chó a fa­vor de la es­cla­vi­tud du­ran­te la Gue­rra Ci­vil es­ta­dou­ni­den­se.

Sin em­bar­go, la pos­tu­ra pa­ra­mi­li­tar adop­ta­da por los ul­tra­de­re­chis­tas, que por­ta­ban fu­si­les se­mi­au­to­má­ti­cos en ban­do­le­ra (la ley en Vir­gi­nia no prohí­be lle­var ar­mas a la vis­ta), y los vio­len­tos en­fren­ta­mien­tos re­gis­tra­dos con los con­tra­ma­ni­fes­tan­tes, con los que in­ter­cam­bian­do gol­pes con pa­los y arro­ja­ron pro­yec­ti­les, lle­vó a las au­to­ri­da­des a prohi­bir el ac­to, an­te el te­mor de que se pro­du­je­ran he­chos más gra­ves.

El pre­si­den­te Do­nald Trump, se pro­nun­ció so­bre es­tos epi­so­dios a tra­vés de Twit­ter, lla­man­do a la uni­dad. «To­dos de­be­mos es­tar uni­dos y con­de­nar to­do lo que el odio re­pre­sen­ta», es­cri­bió. «No hay lu­gar pa­ra es­te ti­po de vio­len­cia en Es­ta­dos Uni­dos. ¡Va­ya­mos jun­tos co­mo uno!». Eso sí, evi­tó res­pon­sa­bi­li­zar a la de­re­cha al­ter­na­ti­va, cla­ve en su vic­to­ria elec­to­ral.

An­te la si­tua­ción de vio­len­cia en la ciu­dad, el go­ber­na­dor de­mó­cra­ta de Vir­gi­nia, Terry McAu­lif­fe, de­cla­ró el es­ta­do de emer­gen­cia, una me­di­da que le per­mi­te mo­vi­li­zar más po­li­cía.

CHIP SOMODEVILLA AFP

Los ser­vi­cios de emer­gen­cias eva­cúan a una de las víc­ti­mas del atro­pe­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.