A Illa, ¿la For­men­te­ra ga­lle­ga?

El pe­que­ño con­ce­llo arou­sano se ha con­ver­ti­do en el des­tino de mo­da

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Al Sol - CAR­LOS CRES­PO

Pun­to uno, nin­gún is­le­ño ha­bla de A Illa. «Iso que­da pa­ra os do con­ti­nen­te», re­prue­ban. Pa­ra ellos la ge­nui­na de­no­mi­na­ción de su te­rri­to­rio es A Arousa. Así, sin más. Cues­tión de ca­rác­ter. Ese que han ido for­jan­do si­glos de ais­la­mien­to has­ta que en 1985 un puen­te de dos ki­ló­me­tros los unió al res­to del mun­do. O al re­vés. Por­que a te­nor de lo su­ce­di­do en es­tos úl­ti­mos años la sen­sa­ción es que es el res­to del mun­do el que es­tá des­cu­brien­do A Illa.

Has­ta el pun­to de con­ver­tir a es­te pe­que­ño te­rri­to­rio de ape­nas sie­te ki­ló­me­tros cua­dra­dos y un cen­so de 5.000 ha­bi­tan­tes en el des­tino de mo­da en Galicia. Los que ya ha­ce tiem­po que se enamo­ra­ron da Arousa has­ta el pun­to de con­ver­tir­la en su re­fu­gio, pri­me­ro, y en su re­si­den­cia, des­pués, no se sor­pren­den del fe­nó­meno. El ac­tor Car­los Blan­co es uno de ellos. «Al­go así non o po­des aga­char por moi­to tem­po. A xen­te ven, ve o que hai e é nor­mal que quei­ra vol­ver», co­men­ta.

Y no es el úni­co. La can­tan­te Uxía, el mú­si­co y es­cri­tor Ma­nuel Sei­xas, el dra­ma­tur­go Cán­di­do Pa­zó o el ar­qui­tec­to Ma­nuel Ga­lle­go han su­cum­bi­do tam­bién al en­can­to is­le­ño. Ejem­plos co­mo es­tos han pro­pi­cia­do un cier­to efec­to lla­ma­da en­tre el tu­ris­mo co­ol al tiem­po que ha fa­vo­re­ci­do que A Illa cuen­te con una ofer­ta cul­tu­ral muy por en­ci­ma de la de cual­quier mu­ni­ci­pio de su ta­ma­ño.

A ello hay que aña­dir la vi­si­bi­li­dad que a A Illa le pro­por­cio­na el he­cho de aco­ger des­de ha­ce tres años la ce­le­bra­ción del Atlan­tic Fest, un fes­ti­val de mú­si­ca que en­ca­ja co­mo ani­llo al de­do en el tar­get del po­ten­cial vi­si­tan­te de la is­la arou­sa­na.

La pre­gun­ta del mi­llón es có­mo es po­si­ble que un mu­ni­ci­pio que cuen­ta tan so­lo con tres ho­te­les, que ofer­tan en to­tal unas cien ca­mas, y dos cam­pings se ha­ya con­ver­ti­do en re­fe­ren­te tu­rís­ti­co. «De día po­de ha­ber moi­ta xen­te de pa­so pe­ro de noi­te non que­dan. Por iso a Arousa non es­tá ma­si­fi­ca­da», co­men­ta Ma­nuel Gui­llán, miem­bro de la aso­cia­ción cul­tu­ral lo­cal Ko­mai­ra.

Tam­bién es cier­to que a es­tas pla­zas «ofi­cia­les» hay que su­mar las ca­si 200 ha­bi­ta­cio­nes que hoy se ofer­tan en A Illa a tra­vés Airbnb, amén de otra arrai­ga­da cos­tum­bre lo­cal. «Aquí en agos­to a xen­te sem­pre al­qui­lou a ca­sa e foi dor­mir ao gal­pón», de­la­ta un ve­cino. Hay quien des­de el mo­men­to mis­mo de cons­ti­tu­ción del con­ce­llo de A Illa tu­vo cla­ro que el boom tu­rís­ti­co iba a ser una reali­dad. Ju­lián Gar­cía fue el pri­mer res­pon­sa­ble de Ur­ba­nis­mo de A Illa tras su desane­xión de Vi­la­no­va en 1997 y por tan­to el en­car­ga­do de ela­bo­rar su pri­mer plan ur­ba­nís­ti­co. «¿Un­ha illa no co­ra­zón da ría de Arousa con máis de 80 praias? Iso era un dia­man­te en bru­to. Por iso re­dac­ta­mos un PXOM moi res­tric­ti­vo que pro­te­xe de edi­fi­ca­ción tres cuar- tas par­tes da su­per­fi­cie do mu­ni­ci­pio e que li­mi­ta a dúas al­tu­ras no res­to. E gra­zas a iso con­se­gui­mos sal­va­la».

«Gra­zas a iso e á pro­tec­ción da no­sa se­ño­ra do Atas­co na Pon­te», apos­ti­lla Car­los Blan­co. Y es que el del tráfico ro­da­do es uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas que es­tá ge­ne­ran­do la abru­ma­do­ra afluen­cia tu­rís­ti­ca. Has­ta 14.000 vehícu­los se han lle­ga­do a con­ta­bi­li­zar en una so­la jor­na­da. Prác­ti­ca­men­te el tri­ple que ha­bi­tan­tes.

A pe­sar de ello en A Illa no aso­ma el con­flic­to que es­te año es­tá bro­tan­do en al­gu­nos des­ti­nos tu­rís­ti­cos res­pec­to a la pre­sión que ejer­cen los vi­si­tan­tes en la zo­na. «Aquí non hai mal ro­llo. Is­to nun­ca vai a ser San­xen­xo. É ou­tro ti­po de tu­ris­mo», apun­ta Víc­tor Ka­ra­lla­da, mú­si­co y res­pon­sa­ble de KSF Stu­dio. Al con­tra­rio, ha­ce unas se­ma­nas se reali­zó una con­vo­ca­to­ria pa­ra lim­piar las pla­yas y acu­die­ron 200 per­so­nas. Me­dio cen­te­nar de ellas no eran is­le­ños.

Pre­ci­sa­men­te esa lim­pie­za, un en­torno na­tu­ral ab­so­lu­ta­men­te pri­vi­le­gia­do, el so­sie­go, la po­si­bi­li­dad de en­con­trar rin­co­nes ca­si vír­ge­nes y de prac­ti­car to­do ti­po de de­por­tes, su par­ti­cu­lar idio­sin­cra­sia y una gas­tro­no­mía que tie­ne su des­pen­sa en el mar que la ro­dea son al­gu­nos de los gran­des atrac­ti­vos de A Illa.

El con­ce­llo aca­ba de po­ner en mar­cha una cam­pa­ña tu­rís­ti­ca ba­jo el le­ma «En­cuen­tra un te­so­ro». En es­ta oca­sión no se­rá ne­ce­sa­rio dis­po­ner de un ma­pa se­cre­to. Bas­ta­rá con mi­rar al cen­tro de la Ría y cons­ta­tar su des­te­llo.

MARTINA MISER

Una mu­jer con un ni­ño pe­que­ño pa­san­do la tar­de en la pla­ya de O Bao.

Ac­ce­sos a las pla­yas to­tal­men­te lle­nos de co­ches

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.