Sem­bre­mos to­do de abril

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Barbanza-muros-noia -

sí can­ta de­ses­pe­ra­da y dis­pues­ta a la in­mo­la­ción, Ma­da­ma But­terfly en el ac­to fi­nal de la ópe­ra de Puc­ci­ni. Aban­do­na­da por el amor, But­terfly su­pli­ca que a tra­vés de su ven­ta­na pe­ne­tre el mes de abril y que del te­cho de su al­co­ba llue­van flo­res so­bre su ca­ma. Ese cam­po de ba­ta­lla en el que el de­seo y el amor desata­dos, ha­bían lan­za­do al ta­pe­te de la na­tu­ra­le­za los ar­dien­tes da­dos de la lo­cu­ra de amar so­bre to­das las co­sas. Sem­bre­mos to­do de abril, las al­fom­bras, las cor­ti­nas, las ga­le­rías, los es­pe­jos, los ca­be­llos, las ma­nos... qué en to­do mi mun­do naz­can vio­le­tas, cri­san­te­mos, jaz­mi­nes, al­he­líes, ro­sas. Qué abril do­mi­ne el es­pa­cio, mi me­sa, mis sá­ba­nas, mi pei­ne, mis ojos, mis li­bros. Sem­bre­mos to­do de abril y que los ár­bo­les na­ci­dos so­bre el te­ja­do se aba­rro­ten de jil­gue­ros, de mir­los, de co­li­bríes. Qué to­das sus ra­mas sean bra­zos de oro que sos­ten­gan mi amor, el amor que ja­más vol­ve­rá a can­tar apo­ya­do en mi li­ra, dor­mi­do en mi re­ga­zo, acu­na­do por mi res­pi­ra­ción.

Can­ta But­terfly y el mun­do si­gue gi­ran­do im­pa­si­ble mien­tras apo­ya la da­ga en su gar­gan­ta. To­do el cie­lo se nu­bla y el sol hu­ye a ocul­tar­se tras la lu­na pa­ra no ver los ríos de san­gre que ha­brán de re­gar el jar­dín de las de­li­cias que le re­ga­ló el mes de Abril. Per­di­da to­da es­pe­ran­za, ha­bien­do es­cru­ta­do el fir­ma­men­to por ver si apu­ran­do el pa­so vis­lum­bra­ba a Dios zam­bu­llén­do­se en al­gu­na cons­te­la­ción, But­terfly des­cien­de los úl­ti­mos pel­da­ños de la es­ca­le­ra de dia­man­tes que fue su vi­da mien­tras el amor ali­men­tó su co­ra­zón. Su des­ma­yo, hu­me­de­ci­do por la san­gre que em­pa­pa su tú­ni­ca, des­cien­de es­ca­le­ras aba­jo has­ta la puer­ta que nun­ca más se abri­rá a la lla­ma­da de los be­sos. Aún la­te el úl­ti­mo de­seo de sem­brar el mes de abril y en­tre las cor­ti­nas de sus ojos pue­de adi­vi­nar co­mo la es­tan­cia se lle­na de flo­res. Una llu­via ines­pe­ra­da se des­pren­de de las lám­pa­ras que co­mo su vi­da se apa­gan len­ta­men­te. Es­cu­cho con fre­cuen­cia el can­to úl­ti­mo de But­terfly, la ele­gía que se de­di­ca a sí mis­ma y me pe­ne­tra co­mo su da­ga, el do­lor agri­dul­ce de la ren­di­ción de mis ban­de­ras. Re­cuer­do a los que su­fren, a aque­llos que al cie­lo pi­den ca­da día una llu­via de flo­res que per­fu­me y ale­gre sus ho­ras. Me es­tre­me­ce el áni­mo la vi­sión de la mar de­vo­ran­do via­je­ros for­zo­sos que, des­de su ham­bre mi­se­ra­ble, bus­can en nues­tras cos­tas el re­fu­gio ne­ga­do. Re­cuer­do a los nues­tros tam­bién. Los que ca­ye­ron he­ri­dos por el ra­yo de los po­de­ro­sos en los cam­pos de ba­ta­lla de­fen­dien­do a re­yes de pa­pel, a ge­ne­ra­les de ho­ja­la­ta y a po­lí­ti­cos de ba­ba tó­xi­ca. Tan­tos, tan­tos, tan­tos muer­tos por la au­sen­cia vi­tal del amor, hie­ren una y otra vez el rin­cón inac­ce­si­ble en el que duer­me el ver­bo amar. Pe­ro, co­mo But­terfly, yo si­go lla­man­do a la cor­du­ra lo­ca del res­pe­to y de la en­tre­ga que su­po­ne amar aún a pe­sar del re­cha­zo. Ca­da ma­ña­na es­pe­ro ver los te­ja­dos de mi pue­blo inun­da­dos de flo­res de to­dos los jar­di­nes de es­te mun­do. No pier­do la es­pe­ran­za, no. A pe­sar de los desas­tres co­ti­dia­nos, a pe­sar de la fri­vo­li­dad y de la es­tul­ti­cia que co­mo la ci­za­ña me­dra en­tre los tri­ga­les, sé que al­guien, al­gún día, nos de­vol­ve­rá el mes de abril y que so­bre no­so­tros se de­rra­ma­rá un di­lu­vio de pé­ta­los que anega­rá el lago se­co en el que el amor aho­gó su es­can­da­lo­sa her­mo­su­ra.

ILUS­TRA­CIÓN MATALOBOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.