Los con­ce­llos abren 15 ex­pe­dien­tes por pro­ble­mas de­ri­va­dos de la mo­vi­da

Los ayun­ta­mien­tos han abier­to más de quin­ce ex­pe­dien­tes en los úl­ti­mos me­ses

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Portada - A. GER­PE

Aun­que la mo­vi­da en Bar­ban­za ha de­caí­do mu­cho en los úl­ti­mos años y lu­ga­res que ejer­cie­ron gran atrac­ción, co­mo Boi­ro, son «una som­bra de lo que fue­ron», co­mo afir­man quie­nes vi­vie­ron otras épo­cas de apo­geo noc­turno, eso no sig­ni­fi­ca que la ac­ti­vi­dad de ocio ha­ya ce­sa­do, ni tam­po­co que no oca­sio­ne pro­ble­mas. Son bas­tan­tes me­nos que an­ta­ño, pe­ro to­da­vía hay lo­ca­les que abren ca­si has­ta el ama­ne­cer y que cau­san mo­les­tias. Des­de prin­ci­pios de año, un cam­bio en la nor­ma­ti­va au­to­nó­mi­ca de­ja en ma­nos de los ayun­ta­mien­tos el con­trol so­bre el ho­ra­rio de los lo­ca­les, cir­cuns­tan­cia que, uni­da a la exis­ten­cia de que­jas ve­ci­na­les, ha pro­pi­cia­do un ma­yor con­trol, tan­to so­bre el cie­rre co­mo so­bre los rui­dos.

Se­gún la in­for­ma­ción fa­ci­li­ta­da por los con­ce­llos, ac­tual­men­te hay más de quin­ce ex­pe­dien­tes abier­tos y va­rios di­ri­gen­tes lo­ca­les, co­mo el noiés San­tia­go Frei­re, el so­nen­se Luis Ou­jo o la mu­ra­da­na Ma­ría Xo­sé Al­fon­so, re­co­no­cen que el he­cho de que no siem­pre ha­ya guar­dias noc­tur­nas en la Po­li­cía Lo­cal di­fi­cul­ta los con­tro­les.

En Boi­ro, el re­gi­dor, Juan Jo­sé Dies­te, ex­pli­ca que tie­ne un con­tra­to de ser­vi­cio con una em­pre­sa que se en­car­ga de efec­tuar las me­di­cio­nes de so­ni­do en ba­res y ca­sas cuan­do hay que­jas. Tam­bién in­di­ca que se do­tó a los agen­tes de un nue­vo so­nó­me­tro. Pre­ci­sa que es­tán en cur­so cua­tro ex­pe­dien­tes con pro­pues­ta de san­ción. Ade­más, el Con­ce­llo rea­li­za­rá una mo­di­fi­ca­ción en la or­de­nan­za so­bre con­ta­mi­na­ción acús­ti­ca pa­ra adap­tar­la a las nue­vas di­rec­tri­ces de la Xun­ta.

«Hay que to­mar me­di­das»

Ha­ce unos días, el Con­ce­llo de Ribeira or­de­nó el cie­rre de un es­ta­ble­ci­mien­to por fal­ta de in­so­no­ri­za­ción. Sin em­bar­go, en la ca­lle Man­za­na­res se su­ce­den las que­jas ve­ci­na­les y las lla­ma­das a la Po­li­cía Lo­cal, prin­ci­pal­men­te por la mú­si­ca ex­ce­si­va­men­te al­ta de un par de es­ta­ble­ci­mien­tos, por el rui­do de la gen­te en la vía pú­bli­ca, por la su­cie­dad y por al­gún que otro al­ter­ca­do. Ha­ce una se­ma­na, una mu­jer de­nun­ció en co­mi­sa­ría que ha­bían pe­ga­do a su her­ma­na, de 16 años.

El re­gi­dor, Ma­nuel Ruiz, ase­gu­ra que la si­tua­ción es in­to­le­ra­ble y sen­ten­cia: «Hay que to­mar me­di­das». Ma­ni­fies­ta que «en la si­tua­ción ac­tual no pue­de con­ti­nuar» y co­men­ta que «los lo­ca­les tie­nen que adop­tar me­di­das» en as­pec­tos co­mo, por ejem­plo, sa­car be­bi­das fue­ra del es­ta­ble­ci­mien­to. In­sis­te en que tie­ne que ha­ber un ocio res­pe­tuo­so con los ve­ci­nos.

De he­cho, el al­cal­de ha con­vo­ca­do pa­ra el miér­co­les al pre­si­den­te de la en­ti­dad ve­ci­nal de Ban­dao­rrío pa­ra una reunión a la que tam­bién acu­di­rán el con­ce­jal de Se­gu­ri­da­de Ci­da­dá y la Po­li­cía Lo­cal pa­ra abor­dar los pro­ble­mas exis­ten­tes. El man­da­ta­rio se­ña­ló que se in­ten­si­fi­ca­rá la vi­gi­lan­cia po­li­cial.

Tam­bién en Por­to do Son se re­gis­tran pro­ble­mas y el man­da­ta­rio, Luis Ou­jo, se­ña­la que hay me­dia do­ce­na de de­nun­cias: «Hai al­gun­has por ruí­dos na rúa e ta­mén Fer­nan­do Vázquez y Mar­ce­lino Fi­guei­ra tie­nen sus vi­vien­das en la ca­lle Man­za­na­res de Ribeira y am­bos se re­fie­ren a las mo­les­tias que la mo­vi­da noc­tur­na cau­sa du­ran­te los fi­nes de se­ma­na. Am­bos re­la­tan ha­ber si­do ob­je­to de sen­das agre­sio­nes ha­ce ya tiem­po. Ade­más de ha­cer men­ción a los des­tro­zos que se oca­sio­nan, tan­to en bie­nes par­ti­cu­la­res co­mo en es­pa­cios pú­bli­cos, co­mo es el caso del par­que de Pe­dra Pa­tei­ra, men­cio­nan el rui­do de un es­ta­ble­ci­mien­to hos­te­le­ro que es­tá pró­xi­mo a sus ca­sas y que, ma­ni­fies­tan, in­cum­ple ade­más el ho­ra­rio de cie­rre. por­que al­gúns lo­cais pe­chan á ho­ra, pe­ro con­ti­núan coa mú­si­ca den­tro». Co­mo no hay guar­dias noc­tur­nas de los agen­tes lo­ca­les, Ou­jo ex­pli­ca que es la Guar­dia Ci­vil la que, en la me­di­da de sus po­si­bi­li­da­des, rea­li­za con­tro­les. El al­cal­de se mues­tra in­fle­xi­ble: «A lei hai que cum­pri­la».

Los pro­ble­mas oca­sio­na­dos por un par de es­ta­ble­ci­mien­tos mo­ti­va­ron que ve­ci­nos del cas­co ur­bano de A Po­bra re­cu­rrie­sen al Va­le­dor do Po­bo. Al pa­re­cer, des­de ha­ce unos me­ses la si­tua­ción es­tá más con­tro­la­da y no se re­gis­tran los des­ma­nes de an­ta­ño.

Por su par­te, en Mu­ros, la re­gi­do­ra ma­ni­fies­ta que hay un par de ex­pe­dien­tes abier­tos y sub­ra­ya que se re­gis­tran tan­to in­cum­pli­mien­tos de la nor­ma­ti­va co­mo mo­les­tias cau­sa­das por el rui­do en las ca­lles.

Dos afec­ta­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.