Tu­ris­mo­fo­bia

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión - LUIS FE­RRER I BALSEBRE

La can­ción que triun­fa­ba en el ve­rano de fi­na­les de los se­sen­ta, can­ta­da por Los Stop o Los Tres Su­da­me­ri­ca­nos —no lo re­cuer­do bien— era El tu­ris­ta un mi­llón no­ve­cien­tos no­ven­ta y nue­ve mil no­ve­cien­tos no­ven­ta y nue­ve, que con­ta­ba la des­di­cha del via­je­ro que, por sa­lir de­pri­sa del avión, per­dió las aten­cio­nes que le brin­da­ron en cam­bio al tu­ris­ta dos mi­llo­nes. La ver­sión ac­tual se­ría la fa­ta­li­dad del tu­ris­ta die­ci­nue­ve mi­llo­nes no­ve­cien­tos no­ven­ta y nue­ve mil. La co­sa cam­bia. Nues­tro país vi­ve del tu­ris­mo y cuan­to más ha­ya, me­jor nos irá a to­dos, es ver­dad. Pe­ro pa­ra se­guir sien­do atrac­ti­vos al mun­do te­ne­mos que man­te­ner nues­tra esen­cia y si la sa­cri­fi­ca­mos a in­va­sio­nes in­con­tro­la­das de tu­ris­tas la aca­ba­re­mos per­dien­do y sien­do un si­tio más, pe­ro con sol, al­cohol ba­ra­to y per­mi­si­vi­dad pa­ra el des­ma­dre.

Mu­cha gen­te ha te­ni­do que huir de ba­rrios de Bar­ce­lo­na to­ma­dos por los apar­ta­men­tos tu­rís­ti­cos, tér­mino eu­fe­mís­ti­co que ocul­ta una cu­ba­ni­za­ción de la hos­te­le­ría y que lle­na el am­bien­te de in­co­mo­di­dad, des­tro­zan­do la tran­qui­li­dad y las ru­ti­nas de los ve­ci­nos. El de­ba­te so­bre có­mo te­ne­mos que ges­tio­nar la ga­lli­na de los hue­vos de oro pa­ra que, sino más lus­tro­sa y ren­ta­ble, al me­nos so­bre­vi­va, es más que per­ti­nen­te y no po­de­mos de­jar­lo al pai­ro de las con­se­cuen­cias que pue­da

Lo de los apar­ta­men­tos tu­rís­ti­cos es un eu­fe­mis­mo que ocul­ta una «cu­ba­ni­za­ción» de la hos­te­le­ría y que lle­na el am­bien­te de in­co­mo­di­dad a los ve­ci­nos

te­ner la fal­ta de pla­ni­fi­ca­ción.

Es evi­den­te que una cues­tión de tan­ta im­por­tan­cia de­be de­ba­tir­se en el Parlamento y se ha­ce tar­de que nin­gún gru­po po­lí­ti­co ha­ya pues­to es­te asun­to en­ci­ma de la me­sa pa­ra le­gis­lar­lo me­jor.

Lo que no es de re­ci­bo es que gru­pos de jó­ve­nes ra­di­ca­les se de­di­quen a es­pan­tar a los tu­ris­tas asal­tan­do bu­ses, puer­tos de­por­ti­vos, co­ches de al­qui­ler y te­rra­zas de ve­rano co­mo si fue­ran ve­lu­ti­nas in­va­si­vas a las que hay que ex­ter­mi­nar.

Es­tos he­chos vie­nen a ser una ex­pre­sión más del in­ten­to pos­mo­derno de cha­va­les aco­mo­da­dos pa­ra es­ca­par del va­cío de una so­cie­dad au­to sa­tis­fe­cha: «Plu­tôt la bar­ba­rie que l’en­nui», afir­ma­ba Théop­hi­le Gau­tier. Es­tos ac­tos de­lic­ti­vos no obe­de­cen a la ló­gi­ca de jó­ve­nes de­ses­pe­ra­dos que bus­can cam­biar una so­cie­dad im­per­fec­ta y re­pre­si­va, sino más bien a unos hi­jos de la cla­se me­dia que se mue­ren de te­dio y en­cuen­tran en el gru­po radical el am­pa­ro pa­ra ex­ci­tar­se con una vio­len­cia con cau­sa pe­ro sin ra­zón.

Y es cuan­do fa­lla la Política, apa­re­ce la política de Twit­ter y la al­ga­ra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.