Dum­bría mi­ra al ru­ral con otros ojos

Es­te pe­que­ño con­ce­llo co­ru­ñés mar­ca ten­den­cia en la re­cu­pe­ra­ción de sus al­deas con vis­tas a ge­ne­rar ac­ti­vi­dad

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Galicia - J. V. LA­DO

El nom­bre de Dum­bría (3.085 ha­bi­tan­tes) le di­rá po­co si lee des­de fue­ra de la Cos­ta da Mor­te. Qui­zás bas­tan­te más la cas­ca­da de O Ézaro y las ya cé­le­bres as­cen­sio­nes a su mi­ra­dor du­ran­te la Vuel­ta a Es­pa­ña. Pe­ro es­te pe­que­ño con­ce­llo co­ru­ñés es bas­tan­te más que la es­pec­ta­cu­lar desem­bo­ca­du­ra del Xa­llas di­rec­ta­men­te sobre el mar. Se tra­ta de un mu­ni­ci­pio emi­nen­te­men­te in­te­rior, ru­ral y ga­na­de­ro, que lle­va años uti­li­zan­do es­tos va­lo­res pro­pios co­mo for­ma de re­cu­pe­rar sus nú­cleos y orien­tar­los a la ge­ne­ra­ción de ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca y, en úl­ti­mo tér­mino, em­pleo.

El pun­to de in­fle­xión lo mar­có la cons­truc­ción del al­ber­gue pú­bli­co de pe­re­gri­nos en Ol­vei­roa, al abri­go del Ca­mino de Fisterra, y, a par­tir de ahí, lle­ga­ron ac­tua­cio­nes en las otras pa­rro­quias: por su­pues­to O Ézaro, pe­ro tam­bién Bu­xan­tes, Ber­deo­gas, Ol­vei­ra... que rom­pen con el con­cep­to de ac­tua­cio­nes tí­pi­cas en el área ru­ral de la zo­na, que no sue­len ir mu­cho más allá de po­ner unos tu­bos de desagüe, pa­vi­men­tar lo que an­tes eran la­mei­ras y des­bro­zar la ma­le­za. En Dum­bría se ilu­mi­nan los hó­rreos, las igle­sias; se les da un pa­pel pro­ta­go­nis­ta a los cru­cei­ros, pro­li­fe­ran las jar­di­ne­ras y los ár­bo­les or­na­men­ta­les, ca­da pa­rro­quia tie­ne su Ca­sa da Cul­tu­ra, las lá­pi­das del ce­men­te­rio mu­ni­ci­pal son de co­lo­res, los pa­vi­men­tos, em­pe­dra­dos en mu­chos ca­sos, y los car­te­les de los nú­cleos, gran­des le­tre­ros de di­se­ño en ace­ro o cés­ped ar­ti­fi­cial que le dan iden­ti­dad a los lu­ga­res.

El re­gi­dor, Jo­sé Ma­nuel Pe­que­ño, al­cal­de del PSOE ca­si des­de que se res­tau­ró la de­mo­cra­cia, ni si­quie­ra pre­sen­ta pro­gra­ma elec­to­ral. Lo úl­ti­mo ha si­do una ca­ja con re­crea­cio­nes vir­tua­les de pro­yec­tos a ocho años vis­ta, con as­pec­to más pro­pio de un re­co­pi­la­to­rio mu­si­cal de los Ro­lling Sto­nes que de una pro­pues­ta po­lí­ti­ca. «Nós fir­ma­mos un con­tra­to coa xen­te e mos­trá­mos­llo con ima­xes pa­ra que o poi­dan ver e des­pois di­cir se o cum­pri­mos ou non», di­ce Pe­que­ño, cu­yas pro­pues­tas son ta­cha­das de dis­pa­ra­te de ca­ra a la ga­le­ría en más de una oca­sión. «Si ho, un bu­le­var no medio de Ol­vei­ra pa­ra que pa­sen por el as va­cas e as cis­ter­nas de pu­rín», de­cían los crí­ti­cos sobre una de las úl­ti­mas obras que to­da­vía es­tá aca­ban­do de co­ger for­ma. Pe­ro lo cier­to es que, al fi­nal —tam­bién con al­gún pe­que­ño fra­ca­so que de to­do hay— sus ideas siem­pre aca­ban te­nien­do re­co­no­ci­mien­to den­tro y fue­ra de la lo­ca­li­dad.

Ade­más, hay una ca­rac­te­rís­ti­ca co­mún a to­dos los pro­yec­tos, que es el con­cep­to de uni­dad y con­ti­nui­dad. Por ejem­plo, aho­ra en Ber­deo­gas se aca­ba de ha­bi­li­tar una nue­va zo­na ajar­di­na­da con área de ser­vi­cio pa­ra ca­ra­va­nas, pe­ro es­tá co­nec­ta­da con la pla­ya ya exis­ten­te, un pa­seo has­ta la Car­ba­llei­ra da Lúa, el en­torno de la igle­sia...

La pre­gun­ta es si to­do es­to sir­ve pa­ra al­go. Las gran­des ci­fras di­rían que no por­que el mu­ni­ci­pio si­gue per­dien­do po­bla­ción co­mo el res­to de la zo­na, pe­ro so­lo hay que ver la can­ti­dad de ne­go­cios nue­vos que pro­li­fe­ran en los lu­ga­res in­ter­ve­ni­dos pa­ra ver que da un ren­di­mien­to más allá de lo pu­ra­men­te or­na­men­tal.

JOR­GE PARRI, JO­SÉ MA­NUEL CA­SAL

Arri­ba, ima­gen de la al­dea de Ol­vei­roa, uno de los pri­me­ros pun­tos en los que se ac­tuó y don­de se cons­tru­yó un al­ber­gue de pe­re­gri­nos al abri­go del Ca­mino de Fisterra. Aba­jo, el ce­men­te­rio mu­ni­ci­pal, con sus lá­pi­das de co­lo­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.