La va­lo­ra­ción del turismo

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión -

CRÓ­NI­CAS DEL TE­RRI­TO­RIO AN­DRÉS PRECEDO LE­DO

To­dos los ma­nua­les de turismo ha­blan de la po­si­bi­li­dad de una in­fle­xión en la cur­va de cre­ci­mien­to cuan­do se ago­ta el ci­clo de vi­da de un pro­duc­to, cuan­do se so­bre­pa­sa la car­ga am­bien­tal o cuan­do sur­gen si­tua­cio­nes de re­cha­zo so­cial ge­ne­ra­li­za­das. En la Es­pa­ña ac­tual el turismo se ha con­ver­ti­do en nues­tra ta­bla de sal­va­ción, por su apor­ta­ción al PIB y a la crea­ción de em­pleo, aún pre­do­mi­nan­do el tra­ba­jo pre­ca­rio. En al­gu­nos ca­sos se ha caí­do en un per­mi­si­vis­mo equi­vo­ca­do, por­que lo que es pan pa­ra hoy pue­de ser ham­bre pa­ra ma­ña­na. Pen­se­mos en el turismo ma­si­fi­ca­do y con­flic­ti­vo de lu­ga­res co­mo Ma­ga­luf o Ibi­za. Tam­bién se ha ge­ne­ra­do un re­cha­zo de mu­chos ciu­da­da­nos a la ma­si­fi­ca­ción de nues­tras ciu­da­des más vi­si­ta­das, y los ca­sos de San Se­bas­tián y Bar­ce­lo­na son bas­tan­te sig­ni­fi­ca­ti­vos, por tra­tar­se de nues­tros des­ti­nos de turismo ur­bano que ocu­pan el pri­mer y cuar­to lu­gar. A to­do ello se ha su­man­do el au­ge de las vi­vien­das va­ca­cio­na­les en el cen­tro de las ciu­da­des que ha da­do lu­gar un una ver­da­de­ra con­fron­ta­ción so­cial. Efec­tos que em­pe­za­mos a de­no­mi­nar «tu­ris­mo­fo­bia», aun­que en reali­dad no sea una fo­bia el turismo en si sino a de­ter­mi­na­das si­tua­cio­nes pro­vo­ca­das por una ma­la po­lí­ti­ca tu­rís­ti­ca. So­lo al­gu­nos gru­pos ra­di­ca­li­za­dos lo han to­ma­do co­mo es­tan­dar­te de una nue­va

1967 HA­CE 50 AÑOS con­fron­ta­ción po­lí­ti­ca. En­tre no­so­tros no se han de­tec­ta­do es­tos pro­ble­mas, sal­vo ca­sos pun­tua­les, co­mo al­gu­nos tra­mos del ca­mino fran­cés, el cas­co vie­jo de San­tia­go en dos o tres me­ses del año, o al­gu­nos lu­ga­res de la cos­ta en pe­río­dos mas cor­tos. La apues­ta de la Xun­ta se orien­ta al turismo de ca­li­dad, a la co­rrien­te slow li­fe, y al des­can­so, pe­ro he­mos de es­tar aten­tos pa­ra que otros in­tere­ses no re­pro­duz­can aquí si­tua­cio­nes in­de­bi­das. Dos son las ame­na­zas: por un la­do, la ma­si­fi­ca­ción me­di­te­rrá­nea que pro­vo­ca­rá se­gu­ra­men­te un re­torno al nor­te, y, por otro, los efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co, que ha­rán de nues­tras comarcas des­ti­nos ape­te­ci­dos pa­ra los ha­bi­tan­tes de la Es­pa­ña me­ri­dio­nal ago­bia­da por las olas de ca­lor, co­mo ya vie­ne ocu­rrien­do, al me­nos en el nor­te de Ga­li­cia. Un di­rec­ti­vo de la prin­ci­pal com­pa­ñía aé­rea del low cost, uno de los fac­to­res cau­san­tes de la ma­si­fi­ca­ción, ya se ha pro­nun­cia­do, su­gi­rien­do la cons­truc­ción de re­sorts en la cos­ta ga­lle­ga. Y no es que sean ma­los si es­tán bien plan­tea­dos, pe­ro no de­ben to­mar­se co­mo la en­tra­da en una vo­rá­gi­ne cuan­ti­ta­ti­va del turismo, en la que so­lo cuen­ta el nú­me­ro y no la ca­li­dad. He­mos lo­gra­do man­te­ner­nos en buen es­ta­do, aun­que el feís­mo no ce­sa de au­men­tar y la hi­gie­ne tam­po­co me­jo­ra, pe­ro he­mos de pro­cu­rar que los pro­ble­mas que es­tán pro­vo­can­do la fo­bia so­cial an­te el turismo ma­si­fi­ca­do y de ba­ja ca­li­dad no se asien­ten en­tre no­so­tros. Sin caer en de­ma­go­gias ni ra­di­ca­lis­mos.

1992 HA­CE 25 AÑOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.